Ru­sia y Tur­quía acu­san a EE.UU. de ayu­dar al Es­ta­do Is­lá­mi­co

Was­hing­ton ha­bría fa­ci­li­ta­do la hui­da de te­rro­ris­tas en Si­ria. Mos­cú ase­gu­ra que cuen­ta con prue­bas.

La Voz del Interior - - Internacionales -

Ca­da uno por su la­do, Ru­sia y Tur­quía acu­sa­ron ayer a Es­ta­dos Uni­dos de ayu­dar a los te­rro­ris­tas del Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI).

El Mi­nis­te­rio de De­fen­sa de Ru­sia afir­mó te­ner prue­bas de que Es­ta­dos Uni­dos coope­ró con uni­da­des del gru­po yiha­dis­ta en la pro­vin­cia si­ria del Deir al Zur, con el ob­je­ti­vo de im­pe­dir que Da­mas­co to­me el con­trol de la ori­lla orien­tal del río Éu­fra­tes.

“Imá­ge­nes to­ma­das por avio­nes no pi­lo­ta­dos ru­sos el 9 de no­viem­bre mues­tran co­lum­nas ki­lo­mé­tri­cas de mi­li­cias ar­ma­das del EI hu­yen­do de Al­bu­ka­mal ha­cia la fron­te­ra si­rio-ira­quí”, se­ña­la el co­mu­ni­ca­do.

Ru­sia pro­pu­so a la coa­li­ción li­de­ra­da por Es­ta­dos Uni­dos acciones con­jun­tas pa­ra ani­qui­lar a los yiha­dis­tas. “Pe­ro los es­ta­dou­ni­den­ses se ne­ga­ron a bom­bar­dear, con el ar­gu­men­to de que se es­ta­ban rin­dien­do y es­ta­ban pro­te­gi­dos por la Con­ven­ción de Gi­ne­bra”, in­di­có Mos­cú.

“Es­tos he­chos son prue­ba irre­fu­ta­ble de que Es­ta­dos Uni­dos si­mu­la de ca­ra a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal la lu­cha sin tre­gua con­tra el te­rro­ris­mo, mien­tras que en reali­dad cu­bre la re­ti­ra­da de uni­da­des en ac­ti­vo del EI pa­ra su rear­me y re­agru­pa­ción, a fin de usar­las en pro de in­tere­ses es­ta­dou­ni­den­ses en Me­dio Orien­te”, con­clu­ye el co­mu­ni­ca­do.

En tan­to, el pri­mer mi­nis­tro tur­co, Bi­na­li Yil­di­rim, ase­gu­ró que Was­hing­ton ayu­dó a miem­bros del EI a huir de la ciu­dad si­ria de Al Raq­qa, li­be­ra­da el mes pa­sa­do por las Fuer­zas de Si­ria De­mo­crá­ti­ca (FSD), una mi­li­cia apo­ya­da por Was­hing­ton.

“Se su­po­nía que la coa­li­ción de Es­ta­dos Uni­dos con las YPG (mi­li­cia kur­da que li­de­ra las FSD) te­nía que lim­piar Al Raq­qa del Es­ta­do Is­lá­mi­co, pe­ro en lu­gar de lim­piar la ciu­dad, ayu­dan al EI a huir con sus ar­mas”, apun­tó Yil­di­rim.

El pri­mer mi­nis­tro hi­zo re­fe­ren­cia a un re­por­ta­je de la BBC que do­cu­men­ta un su­pues­to acuer­do en­tre la FSD y la coa­li­ción li­de­ra­da por Es­ta­dos Uni­dos pa­ra eva­cuar a los úl­ti­mos com­ba­tien­tes del Es­ta­do Is­lá­mi­co en Al Raq­qa.

“Lu­char con­tra un gru­po te­rro­ris­ta (EI) jun­to con otra or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta (YPG) no es al­go que los es­ta­dos de­ban ha­cer”, aña­dió.

Con mo­vi­li­za­cio­nes y con pro­tes­tas con­vo­ca­das el fin de se­ma­na por los sin­di­ca­tos del país, y huel­gas que des­de el lu­nes pa­ra­li­za­ron dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des y ser­vi­cios en Bra­si­lia y en otras ciu­da­des, el sá­ba­do en­tró en vi­gor la po­lé­mi­ca re­for­ma la­bo­ral im­pul­sa­da por Mi­chel Te­mer.

Prohi­ja­da por un pre­si­den­te cu­ya po­pu­la­ri­dad no lle­ga al cin­co por cien­to de la po­bla­ción que go­bier­na, y apro­ba­da por un Con­gre­so so­bre el que pe­san cien­tos de de­nun­cias y sos­pe­chas con­fir­ma­das de co­rrup­ción, la nueva nor­ma­ti­va con­tó des­de un co­mien­zo con el res­pal­do de los em­pre­sa­rios. De en­tre ellos qui­zá sur­gió la le­tra fina y aca­so más po­lé­mi­ca de un ar­ti­cu­la­do que fle­xi­bi­li­za re­qui­si­tos de con­tra­ta­ción y jor­na­da la­bo­ral, o pre­ca­ri­za con­di­cio­nes de la­bor y for­mas de pa­go pa­ra tra­ba­ja­do­res en re­la­ción de de­pen­den­cia.

Una de­pen­den­cia que em­plea­do­res po­drán ha­cer va­ler con más ri­gor al exi­gir ren­di­mien­to de sus em­plea­dos, pe­ro que se ha­rá di­fu­sa a la ho­ra de asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des an­te ac­ci­den­tes o en­fer­me­da­des de­ri­va­das de am­bien­tes in­sa­lu­bres.

To­do es­te glo­sa­rio de re­tro­ce­sos en ma­te­ria de con­quis­tas so­cia­les se empaqueta con el co­que­to en­vol­to­rio de una mo­der­ni­za­ción ne­ce­sa­ria de le­yes que fue­ron pen­sa­das pa­ra otro si­glo. O se jus­ti­fi­ca en aras de las in­ver­sio­nes que es­pe­ran nue­vas re­glas de jue­go pa­ra sen­tir­se ju­rí­di­ca­men­te “se­gu­ras” de su des­em­bar­co.

Las ar­gu­men­ta­cio­nes en fa­vor de las re­for­mas la­bo­ra­les sue­len re­pe­tir fór­mu­las de ma­nual. En Bra­sil, co­mo en Ar­gen­ti­na o en Fran­cia, don­de Em­ma­nuel Ma­cron quie­re co­mo pre­si­den­te im­po­ner los cam­bios que los sin­di­ca­tos y los tra­ba­ja­do­res mo­vi­li­za­dos no le per­mi­tie­ron cuan­do era mi­nis­tro de Fra­nçois Ho­llan­de.

Las le­yes la­bo­ra­les en el mun­do fue­ron ges­ta­das mu­chas ve­ces con san­gre, su­dor y lá­gri­mas, en el sen­ti­do li­te­ral de la ex­pre­sión. Las lu­chas por jor­na­das li­mi­ta­das y por re­mu­ne­ra­cio­nes ra­zo­na­bles tu­vie­ron hi­tos a fin del si­glo XIX y a co­mien­zos de la pa­sa­da cen­tu­ria.

La pér­di­da de be­ne­fi­cios, en cam­bio, se pac­tó o se im­pu­so en tiem­pos de cri­sis, co­mo re­ce­ta úni­ca o ca­si má­gi­ca pa­ra re­cu­pe­rar o pa­ra ge­ne­rar em­pleos.

Los re­sul­ta­dos de al­gu­nas ex­pe­rien­cias en di­fe­ren­tes par­tes del pla­ne­ta po­drían ayu­dar a no re­pe­tir re­ce­tas que se di­si­mu­lan con cli­chés in­com­pro­ba­bles.

La re­for­ma de Bra­sil y sus as­pec­tos más po­lé­mi­cos, que bo­rra­ron o mo­di­fi­ca­ron un cen­te­nar de pre­cep­tos de la le­gis­la­ción an­te­rior, tie­nen otra di­men­sión en el con­tex­to glo­bal.

Los ma­los es­pí­ri­tus

El he­cho de que mu­je­res em­ba­ra­za­das o con sus be­bés en pe­río­do de lactancia sean ha­bi­li­ta­das pa­ra tra­ba­jar en lu­ga­res in­sa­lu­bres si un mé­di­co –que pue­de ser de­sig­na­do por el em­plea­dor– así lo dis­po­ne es una bue­na sín­te­sis del “es­pí­ri­tu” del nue­vo tex­to.

Ele­var de ocho a 12 ho­ras la jor­na­da dia­ria o de 44 a 60 la can­ti­dad de ho­ras la­bo­ra­les por se­ma­na fue uno de los nú­cleos del pro­yec­to pro­mul­ga­do por un man­da­ta­rio al que na­die vo­tó pa­ra que asu­mie­ra tal de­ter­mi­na­ción.

El te­le­tra­ba­jo en ho­ra­rio noc­turno no va­lo­ra­do co­mo tal, el frac­cio­na­mien­to de las va­ca­cio­nes o la in­cor­po­ra­ción del “tra­ba­jo in­ter­mi­ten­te” (que con­tem­pla ho­ra­rios ro­ta­ti­vos y pre­vé que el em­plea­do só­lo co­bre por las ho­ras tra­ba­ja­das y pue­da ver caer su sa­la­rio por de­ba­jo del mí­ni­mo le­gal) son otros as­pec­tos que ya han ge­ne­ra­do con­tro­ver­sias. Las

TO­DO ES­TE GLO­SA­RIO DE RE­TRO­CE­SOS SE EMPAQUETA CON EL CO­QUE­TO EN­VOL­TO­RIO DE MO­DER­NI­ZA­CIÓN DE LE­YES DE OTRO SI­GLO.

crí­ti­cas han ve­ni­do tan­to des­de los gre­mios co­mo de ju­ris­tas y de es­tu­dio­sos de la le­gis­la­ción la­bo­ral, no só­lo de Bra­sil.

Los lí­mi­tes de in­dem­ni­za­cio­nes, los víncu­los tem­po­ra­rios, la ter­ce­ri­za­ción y otras for­mas de pre­ca­ri­zar la re­la­ción se plan­tean a tra­vés de un re­cur­so: que los acuer­dos co­lec­ti­vos o in­di­vi­dua­les en­tre pa­tro­na­les y em­plea­dos pre­va­lez­can por so­bre lo que ex­pre­sa la le­gis­la­ción vi­gen­te. Una re­ce­ta que ha tras­pa­sa­do fron­te­ras en el mal­tre­cho Mer­co­sur.

A me­nos de un año de una elec­ción pre­si­den­cial que hoy es­tá car­ga­da de in­te­rro­gan­tes y en­mar­ca­da en el des­pres­ti­gio de una cla­se di­ri­gen­te sal­pi­ca­da por la co­rrup­ción, el im­pre­sen­ta­ble Con­gre­so que des­ti­tu­yó a Dil­ma Rous­seff y le per­do­nó la vi­da a Te­mer pue­de em­pe­zar a ver los efec­tos de la ley que apro­bó en ju­lio pa­sa­do. Mien­tras, el Eje­cu­ti­vo con me­nos apro­ba­ción de la his­to­ria de Bra­sil va por su pró­xi­mo le­ga­do: la te­mi­da re­for­ma ju­bi­la­to­ria y pre­vi­sio­nal.

(AP)

To­man un des­can­so. Mi­li­cia­nos de la alian­za que li­de­ra Was­hing­ton.

Re­for­ma­do. Aho­ra los con­ve­nios en­tre par­tes es­tán por so­bre la ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.