Re­for­mas re­tra­sa­das Ed­gar­do Mo­reno

La Voz del Interior - - Página Delantera - Ed­gar­do Mo­reno Do­ble til­de emo­reno@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Con el vien­to a fa­vor de los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, Mau­ri­cio Ma­cri se lan­zó al in­ten­to de trans­for­mar su iden­ti­dad: de ges­tor de la tran­si­ción de sa­li­da del po­pu­lis­mo a re­for­ma­dor de las es­truc­tu­ras eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas del país.

Mien­tras los fes­te­jos de oc­tu­bre eran to­da­vía un res­col­do, con­vo­có a la flor y na­ta de la di­ri­gen­cia ar­gen­ti­na a los sa­lo­nes del Cen­tro Cul­tu­ral Kirch­ner para anun­ciar y com­pro­me­ter su vo­lun­tad re­for­mis­ta.

Des­de en­ton­ces, al me­nos dos cir­cuns­tan­cias im­pre­vis­tas le sa­cu­die­ron con im­pie­dad esos pla­nes: la tra­ge­dia del sub­ma­rino ARA San Juan y el agra­va­mien­to de la in­sur­gen­cia de la Re­sis­ten­cia An­ces­tral Ma­pu­che (RAM).

Al más cer­cano de sus amigos ra­di­ca­les, Os­car Aguad, le to­có en des­gra­cia el ma­ne­jo de la crisis por el sub­ma­rino y la ta­rea más que in­gra­ta de co­mu­ni­car que los 44 tri­pu­lan­tes fa­lle­cie­ron en el mar.

Con­vie­ne ad­ver­tir de que con­tra el do­lor de los fa­mi­lia­res nun­ca ha­brá ca­pi­tal po­lí­ti­co su­fi­cien­te. Cuan­do la Ar­ma­da ex­pli­ca que la bús­que­da ya se en­cuen­tra en una “fa­se crí­ti­ca in­com­pa­ti­ble con la vi­da hu­ma­na”, se po­ne a ti­ro de las crí­ti­cas por su len­gua­je elu­si­vo. Cuan­do Aguad ma­ni­fies­ta con im­pres­cin­di­ble fran­que­za que ya no hay es­pe­ran­zas de vi­da, le cae en­ci­ma una an­da­na­da de ob­je­cio­nes.

La imagen pú­bli­ca de Aguad pa­de­ce las crí­ti­cas que le ases­tan la com­pren­si­ble de­ses­pe­ra­ción de las fa­mi­lias de los tri­pu­lan­tes y la so­li­da­ri­dad de la ciu­da­da­nía con ellas. Pe­ro el mi­nis­tro cor­do­bés es tam­bién el fu­si­ble más va­lio­so con el que Ma­cri cuen­ta para amor­ti­guar los efec­tos en la agen­da pú­bli­ca de he­chos tan in­de­sea­dos co­mo inevi­ta­bles. Al me­nos por el mo­men­to, to­do se­rá cos­to para el Go­bierno en ese es­ce­na­rio.

En cam­bio, es cues­tión de efi­cien­cia en la ope­ra­ción po­lí­ti­ca que el ofi­cia­lis­mo co­mien­ce a re­ver­tir el rit­mo más len­to que co­men­zó a per­ci­bir­se en el Con­gre­so tras la san­ción en el Se­na­do de la re­for­ma pre­vi­sio­nal y el pac­to fis­cal.

Los go­ber­na­do­res jus­ti­cia­lis­tas acor­da­ron en Córdoba la con­for­ma­ción de un blo­que co­mún en Dipu­tados, que por su nú­me­ro en­tra­rá a ta­llar fuer­te en las ne­go­cia­cio­nes con la Ca­sa Ro­sa­da. Mar­tín Llar­yo­ra se be­ne­fi­ció con la no­ve­dad: pa­só de la vi­ce­go­ber­na­ción a la vi­ce­pre­si­den­cia de la Cá­ma­ra jo­ven.

La ban­ca­da de los go­ber­na­do­res de­be­ría por ló­gi­ca re­pli­car el vo­to de los se­na­do­res so­bre el re­cálcu­lo ju­bi­la­to­rio, la dis­ci­pli­na fis­cal de las pro­vin­cias y la pro­gre­si­va eli­mi­na­ción de im­pues­tos dis­tor­si­vos.

La re­for­ma la­bo­ral no cuen­ta con esas se­gu­ri­da­des. Mi­guel Pi­chet­to ad­vir­tió, an­tes de que el Go­bierno en­via­ra sus pro­yec­tos al Par­la­men­to, de que impulsar una re­for­ma la­bo­ral sin un acuer­do con los sin­di­ca­tos se­ría un error inex­cu­sa­ble. El pro­ble­ma para el ma­cris­mo es que el frente gre­mial es­tá dis­per­so y al­gu­nos de sus ac­to­res, co­mo el em­pre­sa­rio Hu­go Moyano, no pa­re­cen dis­pues­tos a ce­der po­si­cio­nes.

Don­de la pér­di­da de im­pul­so ofi­cia­lis­ta es evi­den­te es en los ca­pí­tu­los no eco­nó­mi­cos de la agen­da de re­for­mas. Las mo­di­fi­ca­cio­nes nor­ma­ti­vas para me­jo­rar la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia pa­re­cen ha­ber­se agotado el día en que Ale­jan­dra Gils Car­bó anun­ció su re­nun­cia.

Y, en el cam­po de la po­lí­ti­ca, los cam­bios pro­me­ti­dos so­bre el sis­te­ma elec­to­ral pa­re­cen dor­mir el sue­ño de los jus­tos. Atrás que­da­ron las que­jas por la one­ro­sa inuti­li­dad de las pri­ma­rias no com­pe­ti­ti­vas y la bo­le­ta de pa­pel de­ci­mo­nó­ni­ca. Ni ha­blar de la uto­pía de un pac­to con los go­ber­na­do­res para or­de­nar y uni­fi­car el cro­no­gra­ma de elec­cio­nes.

Des­per­di­cia­da la elec­ción de me­dio tér­mino co­mo opor­tu­ni­dad para el sur­gi­mien­to de nue­vos li­de­raz­gos opo­si­to­res, los jefes pro­vin­cia­les y mu­ni­ci­pa­les ya pre­vén otro fes­ti­val de des­do­bla­mien­tos. En el país po­lí­ti­co, los sui­ci­dios por la im­pru­den­cia de no alam­brar los te­rri­to­rios a tiem­po no son, en ri­gor, una ma­te­ria fre­cuen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.