De­ses­ti­man ven­ta de dro­gas en For­ja

No hay prue­bas, por aho­ra, que de­mues­tren la co­mer­cia­li­za­ción de es­tu­pe­fa­cien­tes en For­ja. Los de­te­ni­dos eran con­su­mi­do­res. Un pe­ri­ta­je con­fir­mó que Rie­lo con­su­mió éx­ta­sis. Po­li­cías y mé­di­cos del pre­dio si­guen ba­jo la lu­pa.

La Voz del Interior - - Buenos Días, Córdoba -

Para la Jus­ti­cia no hu­bo ven­ta de dro­gas den­tro del pre­dio de For­ja, don­de se desa­rro­lló la fies­ta elec­tró­ni­ca tras la cual mu­rió Pa­blo Rie­lo, víc­ti­ma de la in­ges­ta de éx­ta­sis. Los úni­cos de­te­ni­dos fue­ron impu­tados por te­nen­cia, y no por trá­fi­co.

Mien­tras se in­ves­ti­ga có­mo y por qué Pa­blo Da­niel Rie­lo (35) es­tu­vo tan­to tiem­po ti­ra­do en la ca­lle sin re­ci­bir aten­ción mé­di­ca a po­co más de una cua­dra del com­ple­jo For­ja de la ciu­dad de Córdoba, el do­min­go úl­ti­mo a la ma­dru­ga­da, la Jus­ti­cia pro­vin­cial no ha de­ter­mi­na­do por aho­ra que en la fies­ta elec­tró­ni­ca se ha­yan ven­di­do dro­gas.

Si bien den­tro del es­ta­ble­ci­mien­to se de­tu­vo a seis hom­bres y se les in­cau­ta­ron “al­gu­nas do­sis” de éx­ta­sis, car­to­nes de LSD (áci­do li­sér­gi­co), co­caí­na y ma­rihua­na, el fis­cal Car­los Cor­ne­jo, del fue­ro an­ti­nar­co­me­nu­deo, pre­ci­só a La Voz que sólo cua­tro que­da­ron de­te­ni­dos y que se tra­ta­ba de “sim­ples con­su­mi­do­res”, impu­tados por te­nen­cia sim­ple de dro­ga.

“No eran dea­lers. No se de­tu­vo a ven­de­do­res de dro­ga. La in­ves­ti­ga­ción ini­cial, por aho­ra, nos demuestra que en el es­ta­ble­ci­mien­to no se ven­dió dro­ga”, in­di­có.

Pa­blo Rie­lo, oriun­do de Rosario, fa­lle­ció pro­duc­to de un fa­llo mul­ti­sis­té­mi­co de­ri­va­do de una in­to­xi­ca­ción con MDMA (me­ti­len­dio­xi­me­tan­fe­ta­mi­na), la sus­tan­cia con la que se ela­bo­ra el éx­ta­sis. Pa­blo ha­bría to­ma­do una so­la pas­ti­lla. Sus amigos de­cla­ra­ron que la ha­bía com­pra­do en Rosario e in­ge­ri­da an­tes de en­trar a la fies­ta elec­tró­ni­ca del sá­ba­do.

El vier­nes an­te­rior, por lo me­nos, una jo­ven re­sul­tó in­to­xi­ca­da con la mis­ma dro­ga y fue in­ter­na­da en el Hos­pi­tal de Ur­gen­cias, don­de le sal­va­ron la vi­da.

El fis­cal Mar­ce­lo Fe­noll, quien in­ves­ti­ga las cir­cuns­tan­cias que ro­dean la muer­te de Rie­lo, pu­do de­ter­mi­nar que el mu­cha­cho ro­sa­rino no pa­só por los pues­tos sa­ni­ta­rios del pre­dio.

Esos pues­tos aten­die­ron a una ci­fra no pre­ci­sa­da de in­to­xi­ca­dos en las dos no­ches. Fe­noll tu­vo ac­ce­sos a los re­gis­tros, pe­ro no con­fir­mó cuán­tos asis­ten­tes fue­ron aten­di­dos.

Al sen­tir­se mal, Rie­lo sa­lió de For­ja por su cuen­ta y ca­mi­nó po­co más de una cua­dra y se des­com­pu­so.

Unos ve­ci­nos y unos “na­ran­ji­tas” lo asis­tie­ron y lla­ma­ron a la Po­li­cía. Acu­die­ron al me­nos dos pa­tru­lle­ros, pe­ro los po­li­cías no lo qui­sie­ron tras­la­dar. Del pre­dio tam­po­co sa­lie­ron nin­guno de los tres mé­di­cos ni los en­fer­me­ros para aten­der­lo.

Al me­nos una ho­ra des­pués lle­gó una am­bu­lan­cia del 107 que fi­nal­men­te lle­vó al mu­cha­cho al Ur­gen­cias. Ya era tar­de.

Ese pun­to es in­ves­ti­ga­do de cer­ca por el fis­cal. Quie­re de­ter­mi­nar si po­li­cías y mé­di­cos in­cu­rrie­ron en al­gu­na con­duc­ta de­lic­ti­va o re­pro­cha­ble de lo mo­ral.

Un de­ta­lle: nin­guno fue ci­ta­do, por aho­ra, para de­cla­rar co­mo tes­ti­go. ¿Ha­brá impu­tacio­nes?

Por lo pron­to, Fe­noll si­gue to­man­do otros tes­ti­mo­nios y man­dó a ana­li­zar las fil­ma­cio­nes de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad del pre­dio y otras que hay en la zona.

Dro­gas sí, dro­gas no “Te­ne­mos un es­ce­na­rio dis­tin­to. No es el mis­mo que tu­vi­mos en el Or­feo”.

La fra­se per­te­ne­ce a una al­ta fuen­te ju­di­cial al opi­nar so­bre si hu­bo ven­ta de dro­gas en las fies­tas de For­ja, don­de ac­tuó el DJ Her­nán Cat­tá­neo.

El even­to fue pro­du­ci­do por la fir­ma Bue­nas No­ches Pro­duc­cio­nes. Sus due­ños es­tán impu­tados por otra muer­ta ocu­rri­da en una fies­ta elec­tró­ni­ca rea­li­za­da en el Or­feo Su­per­do­mo en 2016, don­de fa­lle­ció una de las asis­ten­tes (Ta­nia Abri­le, de 38 años), por con­su­mir éx­ta­sis.

La Jus­ti­cia acu­sa a Héc­tor “To­ri” Bais­troc­chi y a los her­ma­nos Iván “Vam­pi” Aba­llay y Mi­cae­la Aba­llay por ho­mi­ci­dio cul­po­so y fa­ci­li­ta­ción de lu­gar para el con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­tes y dro­gas de di­se­ño.

En el ca­so de Rie­lo, los pes­qui­sas coor­di­na­dos por el fis­cal an­ti­dro­gas Cor­ne­jo con­si­de­ran que hu­bo me­jo­res con­tro­les y ac­ción pre­ven­ti­va para evi­tar la ven­ta y con­su­mo de dro­gas, es­pe­cial­men­te de di­se­ño co­mo se sue­len con­su­mir en fies­tas elec­tró­ni­cas.

Des­de la Fis­ca­lía se des­ta­có, por ca­so, que al­gu­nos de los asis­ten­tes hallados con dro­ga para con­su­mo fue­ron sor­pren­di­dos por los guar­dias.

(FPA)

Pe­rro. Un can del gru­po “K9” re­vi­sa be­bi­das ener­gé­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.