Je­fe po­li­cial di­ce que los mé­di­cos no qui­sie­ron aten­der a Pa­blo

Aun­que su nom­bre fi­gu­ra en la nó­mi­na de los que tra­ba­ja­ron du­ran­te el even­to en For­ja, aún no fue ci­ta­do a de­cla­rar. Con­tó que pi­dió au­xi­lio den­tro del pre­dio y le res­pon­die­ron que no iban a sa­lir.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Juan Fe­de­ri­co jfe­de­ri­co@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Un al­to je­fe po­li­cial que for­mó par­te del ope­ra­ti­vo de pre­ven­ción, que se dia­gra­mó el fin de se­ma­na úl­ti­mo en re­la­ción con la fies­ta de mú­si­ca elec­tró­ni­ca de For­ja, que cul­mi­nó de ma­ne­ra trá­gi­ca, ade­lan­tó en Je­fa­tu­ra que él en per­so­na avi­só a in­te­gran­tes del ser­vi­cio mé­di­co que ha­bía una per­so­na en gra­ve es­ta­do a unos 150 me­tros del pre­dio, y que na­die sa­lió a so­co­rrer­lo.

El po­li­cía en cues­tión, se­gún los da­tos a los que tu­vo ac­ce­so La Voz, aún no fue lla­ma­do a de­cla­rar por el fis­cal Mar­ce­lo Fe­noll, por lo que su nom­bre se man­ten­drá por el mo­men­to en re­ser­va.

Se­gún lo que es­te uni­for­ma­do le ex­pli­có a sus pa­res, ya en la ma­dru­ga­da del do­min­go, mien­tras en el in­te­rior de For­ja con­ti­nua­ba la fies­ta que era co­man­da­da por el dee jay Hernán Cat­tá­neo, a unos

150 me­tros, so­bre ca­lle Pi­na­gas­ta al 1300, ya ha­bía caí­do a la ve­re­da Pa­blo Da­niel Rie­lo (35), que es­ta­ba en muy mal es­ta­do tras in­ge­rir éx­ta­sis.

Es­te je­fe po­li­cial es­cu­chó por la ra­dio po­li­cial que ve­ci­nos y “na­ran­ji­tas” ha­bían lla­ma­do al ser­vi­cio de emer­gen­cias 107 y al

101 de la Po­li­cía, por lo que fue en per­so­na a ver qué su­ce­día.

Ase­gu­ra que Rie­lo es­ta­ba cons­cien­te, tie­so, con la pan­za muy hin­cha­da (se ha­bía to­ma­do cer­ca de nue­ve li­tros de agua en só­lo unos se­gun­dos) y muy ex­ci­ta­do.

Al ad­ver­tir que no lle­ga­ba nin­gu­na am­bu­lan­cia, el po­li­cía que pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en un tes­ti­go cla­ve re­gre­só al in­te­rior de For­ja, fue has­ta el pues­to de aten­ción sa­ni­ta­ria y pi­dió a una mu­jer (se­ría mé­di­ca o en­fer­me­ra) que por fa­vor sa­lie­ran a so­co­rrer a Rie­lo.

Sin em­bar­go, ase­gu­ra el uni­for­ma­do, le res­pon­die­ron que só­lo iban a aten­der a aque­llos que lo re­qui­rie­ran den­tro del pre­dio, ya que no iban a sa­lir de For­ja por nin­gu­na even­tua­li­dad. An­te es­to, el po­li­cía ofre­ció bus­car­lo con otros agen­tes y tras­la­dar­lo has­ta allí, pe­ro tam­bién le res­pon­die­ron de ma­ne­ra ne­ga­ti­va, siem­pre de acuer­do a lo que él con­tó den­tro de Je­fa­tu­ra.

Am­plio ope­ra­ti­vo

Es­te je­fe po­li­cial di­ce que no re­tu­vo el nom­bre de la mé­di­ca o en­fer­me­ra a la que le so­li­ci­tó ayu­da, pe­ro apun­ta a que no se olvida pa­ra na­da de su ros­tro.

En la cau­sa ya hay un lis­ta­do con los nom­bres de to­das las per­so­nas que es­tu­vie­ron abo­ca­das a la or­ga­ni­za­ción del even­to en sus dis­tin­tos ro­les (se­gu­ri­dad pú­bli­ca, se­gu­ri­dad pri­va­da, mé­di­cos, so­co­rris­tas, et­cé­te­ra).

De acuer­do a la au­to­ri­za­ción que brin­dó la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Cór­do­ba a la fir­ma Bue­nas No­ches Pro­duc­cio­nes, or­ga­ni­za­do­ra del even­to, pa­ra las dos no­ches con­se­cu­ti­vas en la que se pre­sen­tó Cat­tá­neo en For­ja se or­de­nó un ser­vi­cio con 50 po­li­cías que te­nían que cu­brir un turno de 0.30 a 4.30, otros

15 agen­tes que tu­vie­ron que es­tar de 22 a 6, dos je­fes po­li­cia­les en igual ho­ra­rio, 60 guar­dias pri­va­dos de la fir­ma Wash y otros 19 pa­to­vi­cas de la fir­ma Mi­ra 19.

Ade­más, se ar­mó un cordón sa­ni­ta­rio que in­vo­lu­cró a seis mé­di­cos, seis en­fer­me­ros, 12 res­ca­tis­tas, tres am­bu­lan­cias y más de

50 pues­tos de hi­dra­ta­ción.

El je­fe po­li­cial que ase­gu­ra ha­ber pe­di­do au­xi­lio sin éxi­to rei­te­ró que esa ma­dru­ga­da, al ad­ver­tir que el 107 no lle­ga­ba a au­xi­liar a Rie­lo, unos agen­tes in­ten­ta­ron su­bir­lo a un pa­tru­lle­ro, pe­ro no lo lo­gra­ron ya que es­ta­ba muy tie­so.

Es­ta ver­sión es­tá en el ojo de la in­ves­ti­ga­ción, ya que el fis­cal Fe­noll ana­li­za so­bre to­do el rol de los po­li­cías de ca­lle y de los mé­di­cos del ser­vi­cio de emer­gen­cia por­que en­tien­de que pu­do exis­tir al­gu­na ne­gli­gen­cia en torno a la aten­ción in­me­dia­ta de Rie­lo.

En ese sen­ti­do, Fe­noll ya con­fir­mó que la am­bu­lan­cia del 107 de­mo­ró una ho­ra des­de que fue con­vo­ca­da por un po­li­cía del 101.

Has­ta aho­ra, los tes­ti­mo­nios coin­ci­den en que Rie­lo es­tu­vo cer­ca de una ho­ra en la ve­re­da sin que na­die lo tras­la­da­ra al hos­pi­tal de Ur­gen­cias.

Cuan­do lle­gó la pri­me­ra am­bu­lan­cia del ser­vi­cio 107, el hom­bre es­ta­ba cons­cien­te, aun­que ya se ad­ver­tía un mar­ca­do de­te­rio­ro en su sa­lud. Ja­más se re­cu­pe­ró. El lu­nes a la no­che mu­rió.

(BUE­NAS NO­CHES PRO­DUC­CIO­NES)

Cau­sa ju­di­cial. La muer­te de un asis­ten­te a la fies­ta elec­tró­ni­ca del sá­ba­do a la no­che en For­ja, en ba­rrio Ta­lle­res Oes­te, pu­so a es­te even­to ba­jo la lu­pa de la Jus­ti­cia cor­do­be­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.