¿A quién le cree­mos?, una pre­gun­ta tram­po­sa

La Voz del Interior - - Buenos Días, Córdoba - Ed­gar­do Lit­vi­noff Pro­se­cre­ta­rio de Redacción

No hay du­das de que es­ta­mos muy mal acos­tum­bra­dos. Du­ran­te mu­chos años –tal vez dé­ca­das– nos ha­bi­tua­mos a no creer en na­da. A des­con­fiar de to­do, sal­vo de lo que nos dic­ta­ra nues­tra per­cep­ción, ba­sa­da en la fe, en pre­jui­cios o en nues­tras con­cep­cio­nes del mun­do. Si to­dos los po­de­res del Es­ta­do ha­cen fi­la pa­ra arro­jar­se dar­dos, ¿por qué un ciu­da­dano co­mún es­ta­ría obli­ga­do a creer en los fa­llos ju­di­cia­les o en las le­yes del Con­gre­so?

Por eso, la co­ber­tu­ra pe­rio­dís­ti­ca de la or­den de de­ten­ción de Cris­ti­na Fer­nán­dez plan­tea el desafío de no de­jar­se arras­trar por las olas a fa­vor y las mareas en con­tra, que po­nen el fo­co en las pa­sio­nes más que en los da­tos que ro­dean a la cau­sa por en­cu­bri­mien­to del aten­ta­do a Amia. Aun con to­das sus lec­tu­ras po­lí­ti­cas.

La pre­gun­ta no es si le cree­mos al juez Da­niel Ra­fe­cas –que ha­bía ar­chi­va­do la cau­sa– o a Clau­dio Bo­na­dio –que pi­de la pri­sión de la expresidenta–, por­que no es un con­cur­so pa­ra ver quién de los dos tie­ne peo­res an­te­ce­den­tes, pe­ro en es­pe­cial por­que la cau­sa si­guió un cur­so le­gal pa­ra lle­gar adon­de es­tá. Y de­be­rá se­guir­lo pa­ra sa­ber si hay o no con­de­na­dos.

Que la Jus­ti­cia se ha­ya acor­da­do aho­ra y no an­tes es una ver­güen­za ins­ti­tu­cio­nal, pe­ro tam­bién la tram­pa pa­ra no dis­cu­tir nun­ca la cues­tión de fon­do.

LA PRE­GUN­TA NO ES SI LE CREE­MOS A RA­FE­CAS O A BO­NA­DIO, POR­QUE NO ES UN CON­CUR­SO PA­RA VER CUÁL TIE­NE PEO­RES AN­TE­CE­DEN­TES.

Es­tá cla­ro, por las po­cas es­cu­chas di­fun­di­das de las cua­tro mil que hay en la cau­sa, que hu­bo una di­plo­ma­cia pa­ra­le­la en­tre fun­cio­na­rios y alle­ga­dos al Go­bierno kirch­ne­ris­ta, des­ti­na­da a acei­tar una re­la­ción co­mer­cial con Irán que de­pen­día de que Ar­gen­ti­na apro­ba­ra el Me­mo­rán­dum con ese país.

No es­tá tan cla­ro el lo­gro real de ese plan, o si la ca­de­na se cor­ta­ba ahí o lle­ga­ba a CFK.

Es­tá cla­ro que Cris­ti­na nun­ca pu­do ex­pli­car –ni en la con­fe­ren­cia de ayer– por qué el Go­bierno se em­pe­ñó en apro­bar ese pac­to am­bi­guo y de du­do­sa tras­cen­den­cia, pa­ra­le­lo al sis­te­ma ju­di­cial.

Co­mo sea, la lu­pa es­tá pues­ta en la se­na­do­ra de Uni­dad Ciudadana des­de to­dos los pun­tos. Eso in­ten­ta re­fle­jar el Pri­mer plano de hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.