El de­re­cho a des­con­fiar

La Voz del Interior - - Opinión -

La re­co­lec­ción de da­tos pa­ra una fu­tu­ra au­di­to­ría –en­car­ga­da por el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra de la Na­ción– arro­jó un da­to que, más que preo­cu­pa­ción, cau­sa alar­ma: ca­si el 50 por cien­to de las in­ves­ti­ga­cio­nes por su­pues­tos he­chos de co­rrup­ción es­tán de­mo­ra­das.

El es­tu­dio se en­fo­ca en la ac­tua­ción de los jue­ces de Co­mo­do­ro Py, en la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res (Ca­ba), pe­ro los ca­sos ba­jo aná­li­sis tras­cien­den, sin du­das, la es­fe­ra de la ca­pi­tal del país.

Por esa se­de ju­di­cial des­fi­la una gran can­ti­dad de ex­fun­cio­na­rios na­cio­na­les, em­pre­sa­rios y per­so­na­jes re­co­no­ci­dos, y el es­tan­ca­mien­to de las cau­sas se con­vier­te en un ele­men­to que cons­pi­ra con­tra la cre­di­bi­li­dad de la Jus­ti­cia.

En nues­tra pro­vin­cia, los ca­sos de co­rrup­ción de­nun­cia­dos co­rren un ca­mino si­mi­lar.

Exis­ten grue­sas crí­ti­cas al fue­ro An­ti­co­rrup­ción por su inac­ción o fal­ta de re­fle­jos a la ho­ra de avan­zar en las cau­sas que es­tán ba­jo su ór­bi­ta.

En el ca­so cor­do­bés, se dan fuer­tes cues­tio­na­mien­tos por par­te de re­pre­sen­tan­tes de par­ti­dos o fren­tes po­lí­ti­cos de la opo­si­ción an­te la fal­ta de ac­ción de los ma­gis­tra­dos de ese fue­ro, crea­do du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción del ex­go­ber­na­dor

Jo­sé Ma­nuel de la So­ta.

En el ca­so de la au­di­to­ría en­car­ga­da por el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra na­cio­nal, esa de­mo­ra se de­be a la abu­lia, la im­pe­ri­cia o al trá­fi­co de in­fluen­cias y la ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca, se­gún in­di­ca­ron fuen­tes ju­di­cia­les al dia­rio La Na­ción.

En la se­de ju­di­cial de Co­mo­do­ro Py, se abrie­ron más de mil ex­pe­dien­tes por ca­sos de co­rrup­ción.

Son ca­sos en los que es­tán in­vo­lu­cra­dos fun­cio­na­rios, ex­fun­cio­na­rios y em­pre­sa­rios que, en la ma­yo­ría de los ca­sos, pres­ta­ron de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria, pre­vio a ha­ber si­do impu­tados. Sin em­bar­go, el 46 por cien­to de es­tos su­ma­rios es­tán pen­dien­tes de re­so­lu­ción.

Los ca­sos se ele­van de mo­do drás­ti­co, al 77 por cien­to, cuan­do se ana­li­zan los ex­pe­dien­tes cu­yos impu­tados o de­nun­cia­dos no fue­ron ci­ta­dos a de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria. Es­to quie­re de­cir que en es­ta si­tua­ción se da un he­cho ca­si ver­gon­zan­te: el juez ni si­quie­ra con­vo­có a los in­vo­lu­cra­dos. No hi­zo na­da.

Un juez es la garantía fi­nal de li­ber­tad y de pro­tec­ción de los de­re­chos de un ciu­da­dano. Y si ese juez es mo­ro­so pa­ra re­sol­ver es­te ti­po de cau­sas, a ese ciu­da­dano de a pie le asis­te el de­re­cho a des­con­fiar.

Es­te ti­po de in­for­mes gol­pean con ra­zón el pres­ti­gio del Po­der Ju­di­cial. Hoy la in­de­pen­den­cia de los ma­gis­tra­dos es­tá ba­jo la lu­pa de la so­cie­dad, pe­ro los sos­pe­cha­dos pa­re­cen ni si­quie­ra to­mar no­ta de una si­tua­ción que aten­ta con­tra la in­de­pen­den­cia de los po­de­res del Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.