Ba­jo la Mu­jer Ur­ba­na

La Voz del Interior - - Opinión - Jo­sé Emi­lio Or­te­ga*

En es­tos días de en­tu­sias­mo, mien­tras un ejér­ci­to de in­ge­nie­ros, ope­ra­rios y má­qui­nas via­les avan­zan ha­cia el an­he­la­do cie­rre de la ave­ni­da Cir­cun­va­la­ción de la ciu­dad de Cór­do­ba, no de­jo de re­cor­dar a una personalidad en­tra­ña­ble.

Ami­gos co­mu­nes, ge­ne­ra­cio­nes dis­tin­tas, una mi­li­tan­cia com­pro­me­ti­da –cla­ro es­tá, con muy dis­tin­ta sig­ni­fi­can­cia– en par­ti­dos po­lí­ti­cos di­fe­ren­tes –lo que ahu­yen­ta­ba cual­quier atis­bo de in­te­rés co­yun­tu­ral en­con­tra­do– me acer­ca­ron a Ru­bén Amé­ri­co Mar­tí.

Ge­ne­ra­mos una re­la­ción pri­me­ro cor­dial y lue­go se­lla­da de mo­do in­fran­quea­ble por el afec­to. Conocí bien a ese hom­bre lú­ci­do, in­tui­ti­vo, ha­ce­dor, ci­clo­tí­mi­co, fi­lo­so y sen­si­ble. Su­pe, sin in­ter­me­dia­rios, de su pa­sión por el mu­ni­ci­pa­lis­mo; ad­mi­ré su ap­ti­tud pa­ra ro­dear­se de fi­gu­ras que pu­die­sen apor­tar gran­des ideas o vías pa­ra su eje­cu­ción, que él es­ti­mu­la­ba pa­ra lue­go ab­sor­ber­las, re­crear­las, con­cre­tar­las e, in­clu­so, con­ver­tir­las en pla­ta­for­ma del pa­so si­guien­te.

Con­ver­sa­mos mu­cho con Ru­bén. Fue un ma­nan­tial de anéc­do­tas y re­fle­xio­nes. Sus opi­nio­nes so­bre la de­mo­cra­cia, la di­ri­gen­cia, el Es­ta­do en cual­quie­ra de sus ni­ve­les; sus ex­pe­rien­cias de go­bierno o le­gis­la­ti­vas; su bi­tá­co­ra de via­je, ad­qui­rían, en su es­ti­lo e im­pron­ta, la den­si­dad de una cla­se ma­gis­tral.

Sa­bía acom­pa­ñar a sus ami­gos con an­ti­ci­pa­dos con­se­jos “de ofi­cio”, tam­bién con alien­to, in­clu­so con re­tos.

Pa­sar­lo a bus­car por su ofi­ci­na y ca­mi­nar has­ta un ca­fé per­mi­tían co­rro­bo­rar la au­to­ri­dad que el doc­tor Mar­tí, in­clu­so mu­chos años des­pués de re­ti­ra­do de la vi­da pú­bli­ca, man­tu­vo fren­te al ciu­da­dano co­mún. Go­ber­nó con sen­sa­tez y fue ca­paz de pro­yec­tar un mo­de­lo de ciu­dad.

En pleno trán­si­to de una so­cie­dad só­li­da a lí­qui­da –en tér­mi­nos de Zyg­munt Bau­man–, Ru­bén tri­bu­tó a las dos ca­nas­tas. Em­plea­ba un cos­ta­do blan­do, so­li­da­rio, ecu­mé­ni­co, tec­no­ló­gi­co y eco­lo­gis­ta, que en­mar­ca­ba en su plan de go­bierno, acer­cán­do­se a la di­ri­gen­cia so­cial de ba­se, las con­gre­ga­cio­nes re­li­gio­sas, los gru­pos am­bien­ta­lis­tas o la di­ri­gen­cia em­pre­sa­rial.

En­he­bró un plan es­tra­té­gi­co de ex­cep­ción, so­por­ta­do por obras pú­bli­cas de mag­ni­tud, que en­san­cha­ron y vin­cu­la­ron a la ciu­dad de di­ver­sas ma­ne­ras. In­fra­es­truc­tu­ra que no só­lo pro­ve­yó bie­nes pú­bli­cos pen­sa­dos con pros­pec­ti­va, sino que sen­tó las ba­ses de una or­ga­ni­za­ción de go­bierno lo­cal más abier­ta y des­cen­tra­li­za­da.

La­men­ta­ba Mar­tí no ha­ber eje­cu­ta­do al­gu­nas obras en su tra­mo fi­nal de go­bierno. De­cía que era muy pro­ba­ble que no las hu­bie­ra ter­mi­na­do, y ello lo mo­ti­vó a con­cen­trar­se en las de se­gu­ra cul­mi­na­ción en su man­da­to; pe­ro el pa­so de los años le de­mos­tró que, pe­se a to­do, de­bió en­ca­rar­las, pues en al­gún mo­men­to se hu­bie­ran con­cre­ta­do. Y esa era la ma­yor re­com­pen­sa de cual­quier di­ri­gen­te con vo­ca­ción de ser­vi­cio y res­pe­to a su co­mu­ni­dad.

Ci­ta­ba con re­cu­rren­cia la con­ti­nua­ción de la Ca­ña­da has­ta la ave­ni­da Cir­cun­va­la­ción, o la re­con­ver­sión de un con­jun­to de in­mue­bles cer­ca­nos a la ac­tual se­de del Go­bierno pro­vin­cial en edi­fi­cios inteligentes ap­tos pa­ra su uso cor­po­ra­ti­vo. Tam­bién se­ña­la­ba una preo­cu­pa­ción que no es­ta­ba en su ór­bi­ta re­sol­ver, pe­ro pa­ra la cual él ha­bía de­ja­do un apor­te cru­cial.

Se pre­gun­ta­ba Ru­bén si, fi­nal­men­te, se desenterraría el subnivel que su go­bierno cons­tru­yó ba­jo el es­pa­cio des­de el cual la Mu­jer Ur­ba­na se al­za, no­ble y di­ná­mi­ca, lo­gran­do el pa­so por una en­ton­ces le­ja­na ave­ni­da Cir­cun­va­la­ción.

Un tra­ba­jo de no­ta­ble fac­tu­ra, he­cho en 1999, so­te­rra­do a mu­chos me­tros de pro­fun­di­dad, un le­ga­do a las pró­xi­mas ca­ma­das de cor­do­be­ses, cu­ya di­ri­gen­cia aún de­bía re­sol­ver có­mo lle­gar has­ta el nu­do vial y lue­go có­mo or­ques­tar el desen­la­ce de la ave­ni­da, ca­sual­men­te, en el sen­ti­do que de for­ma in­tui­ti­va su­gie­re la es­cul­tu­ra de 12 me­tros de al­tu­ra rea­li­za­da ha­ce ca­si dos dé­ca­das por An­to­nio Se­guí. Al­gu­na vez se res­pon­día que ello, por fin, ocu­rri­ría.

Me tien­to a es­ta­blecer al­gún con­tac­to en­tre la obra y esa Cór­do­ba mis­te­rio­sa­men­te sur­ca­da por tú­ne­les o aque­lla des­en­te­rra­da por la ca­sua­li­dad. Pe­ro aquí no hay ex­pli­ca­cio­nes mís­ti­cas por ras­trear o bús­que­da del pa­sa­do por im­pul­sar. Pues el subnivel nos conecta al pa­sa­do, qui­zás, por tan­to que nos cos­tó en­con­trar el fu­tu­ro.

Mien­tras el tra­ba­jo eje­cu­ta­do por el Go­bierno de la Pro­vin­cia gana en vi­si­bi­li­dad, me ilu­siono con su fi­nal. Oja­lá ha­ya es­pa­cio en esos fas­tos pa­ra hon­rar la me­mo­ria del exin­ten­den­te Mar­tí y se de­ci­da, por quie­nes de­ban re­sol­ver­lo, que al­gún tra­mo del re­co­rri­do aún en obras –im­por­tan­te por el es­fuer­zo en con­cre­tar­lo, el en­ten­di­mien­to en­tre ju­ris­dic­cio­nes que con­lle­va, la in­ver­sión que aca­rrea, la pre­ci­sión téc­ni­ca que in­vo­lu­cra y la pres­ta­ción a la mo­vi­li­dad se­gu­ra que brin­da­rá tras su con­cre­ción– lle­ve su nom­bre.

SUS OPI­NIO­NES SO­BRE LA DE­MO­CRA­CIA, LA DI­RI­GEN­CIA, EL ES­TA­DO... AD­QUI­RÍAN EN SU ES­TI­LO LA DEN­SI­DAD DE UNA CLA­SE MA­GIS­TRAL.

SE PRE­GUN­TA­BA RU­BÉN SI SE DESENTERRARÍA EL SUBNIVEL QUE SU GO­BIERNO CONS­TRU­YÓ BA­JO EL ES­PA­CIO DE LA MU­JER UR­BA­NA.

( LA VOZ / ARCHIVO)

Mar­tí. Fue in­ten­den­te de Cór­do­ba en la dé­ca­da del ‘90.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.