Cam­peo­nes mun­dia­les de en­tre­vis­tas ren­ta­das

La Voz del Interior - - Fútbol - Gus­ta­vo Fa­rías El Ex­pe­dien­te gfa­rias@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Ocu­rre ca­da cua­tro años. Los cam­peo­na­tos mun­dia­les po­nen en mo­vi­mien­to una ma­qui­na­ria pe­rio­dís­ti­ca, que arran­ca va­rios me­ses an­tes del ini­cio del tor­neo. Por es­tos días, una ca­de­na te­le­vi­si­va in­gle­sa des­em­bar­có en el país pa­ra ha­cer un do­cu­men­tal del Mun­dial ’78, lue­go de ha­ber pa­sa­do por Bra­sil, don­de re­crea­ron la his­to­ria de las con­quis­tas de aquel país.

Cla­ro es­tá que to­da pro­duc­ción in­su­me cos­tos, pe­ro los bri­tá­ni­cos que­da­ron es­pan­ta­dos cuan­do co­men­za­ron a son­dear a los “in­vi­ta­dos” a par­ti­ci­par de las en­tre­vis­tas so­bre el pri­mer tí­tu­lo ar­gen­tino. “Son cua­tro mil eu­ros por 15 mi­nu­tos y las pre­gun­tas las eli­jo yo”, fue la res­pues­ta de uno de los in­te­gran­tes del equi­po que con­du­cía César Me­not­ti. Y el ca­chet, con ma­yor o me­nor ni­vel de exi­gen­cia, se re­pi­tió con ca­si to­dos los cam­peo­nes. Así, la pre­vi­sión pre­su­pues­ta­ria de los vi­si­tan­tes, que­dó des­bor­da­da en el pri­mer son­deo.

¿Es­tá bien o mal cobrarle a quien pro­mo­cio­na tu fi­gu­ra o tu con­quis­ta? La res­pues­ta di­vi­de aguas, pe­ro la reali­dad mar­ca que la no­ta ren­ta­da es una prác­ti­ca ha­bi­tual muy ex­ten­di­da en el mun­do del de­por­te.

En el fút­bol, el ale­mán Güt­her Net­zer fue un pio­ne­ro en la ma­te­ria, pe­ro se ex­ten­dió a par­tir de que el ho­lan­dés Johan Cruyff la uti­li­zó de ma­ne­ra in­fle­xi­ble.

En 1972, la re­vis­ta El Grá­fi­co pre­ten­dió en­tre­vis­tar al má­gi­co fut­bo­lis­ta na­ran­ja y se sor­pren­dió cuan­do, a la ho­ra pac­ta­da, el agen­te del ju­ga­dor les quiso co­brar 1.200 dó­la­res por me­dia ho­ra y cin­co fo­tos. “En Ar­gen­ti­na las en­tre­vis­tas no se co­bran, se con­ce­den”, fue la res­pues­ta del pe­rio­dis­ta. “A no­so­tros no nos in­tere­sa la for­ma de ac­tuar de los la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Si les fal­ta vi­ve­za es co­sa de us­te­des”, le co­men­tó an­tes de dar por can­ce­la­da la no­ta.

Ob­via­men­te que los tiem­pos cam­bia­ron. Por eso aho­ra los in­gle­ses cho­can an­te las exi­gen­cias de quie­nes en su épo­ca de fut­bo­lis­tas no exi­gían pa­go al­guno. Pe­ro el mó­vil del pe­di­do de di­ne­ro por par­te de los cam­peo­nes del ’78, ex­ce­de el sen­ti­do co­mer- cial. Y has­ta po­dría de­cir­se que el afán eco­nó­mi­co es se­cun­da­rio.

Quie­nes le­van­ta­ron la pri­me­ra co­pa del mun­do pa­ra Ar­gen­ti­na es­tán can­sa­dos de en­tre­vis­tas don­de se ha­bla más de po­lí­ti­ca que de fút­bol. Es­tán har­tos de que­dar a la de­fen­si­va pa­ra po­der pre­su­mir de su con­quis­ta. Por­que siem­pre se­rá “más ven­di­ble” sos­te­ner que el Mun­dial ’78 es­tu­vo arre­gla­do de an­te­mano por una jun­ta mi­li­tar ca­paz de cual­quier atro­ci­dad, a des­ta­car el es­fuer­zo rea­li­za­do por el plan­tel du­ran­te cua­tro años pa­ra al­can­zar la ci­ma.

Es­tos cam­peo­nes sien­ten que les arre­ba­ta­ron par­te de su glo­ria pa­ra in­te­grar­los ar­bi­tra­ria­men­te al com­bo ma­lé­fi­co de la dic­ta­du­ra ge­no­ci­da. Y an­te esa reali­dad cruel e in­jus­ta, el pe­di­do mo­ne­ta­rio es, so­bre to­das las co­sas, un ejer­ci­cio de re­van­cha.

LOS MUN­DIA­LIS­TAS DEL ‘78 CO­TI­ZAN AL­TO PA­RA EX­PO­NER­SE A UN CUES­TIO­NA­RIO DON­DE LA SOM­BRA DE LA DU­DA ES­TÁ SIEM­PRE PRE­SEN­TE.

1978. Vi­de­la en­tre­gó la co­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.