“A Mon­zón no lo con­deno, ni lo de­fien­do”

Irus­ta, au­tor de “Mon­zón, la bio­gra­fía de­fi­ni­ti­va”, ha­bló con Mun­do D so­bre su obra.

La Voz del Interior - - Polideportivo - Hugo Gar­cía hgar­cia@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Cuan­do El Grá­fi­co era El Grá­fi­co y Mon­zón era Mon­zón, Car­los Irus­ta re­pre­sen­ta­ba el puen­te que unía a am­bos fenómenos: al edi­to­rial y al bo­xea­dor.

Al fi­nal, el úni­co que so­bre­vi­vió a los re­cuer­dos y al do­lor de ya no ser fue el pe­rio­dis­ta, quien pu­do se­guir desa­rro­llan­do las his­to­rias que lo lle­va­ron a ser un ícono del ofi­cio y a de­mos­trar que aquel gran bo­xea­dor te­nía de­ma­sia­das his­to­rias co­mo pa­ra que­dar só­lo en los tex­tos de su épo­ca.

El tra­ba­jo so­bre Car­los Mon­zón su­peró a otros que des­cri­bían mo­men­tos cla­ve del gran cam­peón ar­gen­tino de bo­xeo, pe­ro nun­ca abor­da­ron la com­ple­ji­dad del mo­men­to co­mo en Mon­zón, la bio­gra­fía de­fi­ni­ti­va.

“Fue un sue­ño con­cre­ta­do y un desafío muy gran­de. En Mon­zón hay una di­ver­si­dad de his­to­rias muy com­pli­ca­das. Es­tá la par­te lu­mi­no­sa, que es su ejem­plo co­mo bo­xea­dor, co­mo cam­peón del mun­do. Su po­pu­la­ri­dad, su re­la­ción con Su­sa­na Gi­mé­nez. Tam­bién tu­vo sus pro­ble­mas do­més­ti­cos. Pe­ro tam­bién tu­vo su épo­ca de gla­mour, de pe­lí­cu­las. Y to­do eso ter­mi­nó des­en­ca­de­nán­do­se en una do­ble tra­ge­dia. La muer­te de Ali­cia Mu­ñiz, con un Mon­zón cul­pa­ble de ho­mi­ci­dio y pre­so; y su muer­te en sí, en una muer­te ocu­rri­da cuan­do le fal­ta­ba muy po­co pa­ra cum­plir su con­de­na”, re­ve­ló Irus­ta, quien es par­te de una ge­ne­ra­ción de gran­des co­no­ce­do­res de bo­xeo, co­mo Ho­ra­cio Pa­ga­ni, Er­nes­to Cher­quis Bia­lo, Ho­ra­cio Gar­cía Blan­co, el maes­tro Ru­bén To­rri o nues­tro El­bio Iba­rra Pre­ti. El au­tor es­tu­vo ayer en Cór­do­ba, y en La Voz, pa­ra pre­sen­tar es­ta pie­za im­per­di­ble.

–¿Po­dría ha­ber te­ni­do otro fi­nal?

–No. Al­gu­na vez, Jean Clau­de Bout­tier se­ña­ló: “Yo no me ima­gino un Mon­zón mu­rien­do en pan­tu­flas”. Ga­ti­ca, Ga­lín­dez... Vi­vie­ron to­do al lí­mi­te. In­clu­yen­do la muer­te.

–Lle­ga­ron así al bo­xeo y se fue­ron igual.

–No es que el bo­xeo los hi­zo así. Es una ac­ti­vi­dad ries­go­sa, en la que se jue­gan la vi­da en ca­da pe­lea. El bo­xea­dor no tie­ne agen­da. No pien­sa qué va a pa­sar ma­ña­na. Mon­zón fue ex­tre­mo por­que subía a pe­lear, no a bo­xear.

–¿Có­mo era su re­la­ción con Mon­zón?

–Bue­na. Nos tu­teá­ba­mos, pe­ro me de­cía: “Irus­ta”. Qui­zá por­que mi vie­jo era en­tre­na­dor del Lu­na Park y a él sí le de­cía “don Car­los”. Pe­ro no era ami­go de Mon­zón. Lo di­go por­que siem­pre exis­te la ten­ta­ción de caer en la mi­to­ma­nía. Co­mo es­tá muer­to, pue­do de­cir “Car­los, tal co­sa o tal otra...”. Tam­po­co me creía par­te co­mo pa­ra de­cir­le “te­né cui­da­do con la de­re­cha de tal bo­xea­dor”. Pa­ra na­da. Fue cor­dial, pe­ro tam­bién es­tu­vi­mos en­fren­ta­dos. Cuan­do se se­pa­ra de Lec­tou­re, El Grá­fi­co pu­bli­ca la no­ta en la que el em­pre­sa­rio con­ta­ba con qué di­ne­ro lo ha­bía de­ja­do... to­do. Mon­zón se enojó y no nos da­ba no­tas. Ten­go bue­nos re­cuer­dos de él. Por eso fue tam­bién con­flic­ti­vo lo de Ali­cia Mu­ñiz.

–Us­ted le dio un gran ca­pí­tu­lo a ese ca­so. ¿Sin­tió la pre­sión de la­var la ima­gen de Mon­zón so­bre to­do en es­ta era de la vio­len­cia de gé­ne­ro?

–En ese mo­men­to no era tan­to. Pe­ro dis­cu­tí con una per­so­na que me di­jo: “¿Có­mo po­días se­guir apre­cian­do a un ti­po que ha­bía ma­ta­do a la mu­jer?”. El apre­cio por una per­so­na va más allá de cier­tas co­sas. A lo me­jor es­toy di­cien­do al­go po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to. Un pe­rio­dis­ta ami­go, que ya fa­lle­ció, me con­fe­só: “Mon­zón no es más ami­go mío por­que ma­tó a la mu­jer”. Es en­ten­di­ble. Me cos­tó se­pa­rar. En el fon­do, le ro­ga­ba a Dios que eso que se co­no­ció en un pri­mer mo­men­to no fue­ra real. Lo fue. Yo no que­dé de un la­do ni del otro. Yo sim­ple­men­te es­cri­bí una his­to­ria. No lo con­deno, ni lo de­fien­do. Pe­ro ese te­ma me im­pi­dió es­cri­bir el libro an­tes.

–¿Có­mo se en­te­ró de la muer­te de Car­los?

–Yo lo es­cri­bí en El Grá­fi­co en su mo­men­to y en el libro es­tá tam­bién. El co­mien­zo de la no­ta di­ce: “No de­rra­mé una lá­gri­ma por él, era un pro­fe­sio­nal y me hu­bie­se en­ten­di­do”. Te­nía que tra­ba­jar. En el fon­do, y es­to pue­de pa­re­cer muy cruel, sen­tí que ha­bía muer­to en li­ber­tad. Si hu­bie­ra sa­li­do, no hu­bie­se fal­ta­do quien lo fue­ra a pro­vo­car.

LI­GA MUN­DIAL. La se­lec­ción mas­cu­li­na de hoc­key ven­ció 3 a 2 a In­gla­te­rra y se me­tió por pri­me­ra vez en las se­mi­fi­na­les de la Li­ga Mun­dial. A las 11 (en vi­vo por ESPN) en­fren­ta­rá a In­dia, el an­fi­trión del tor­neo, por un lu­gar en la fi­nal. Ale­ma­nia y Aus­tra­lia pro­ta­go­ni­za­rán la otra “se­mi”. MUN­DIAL DE HAND­BALL. La se­lec­ción fe­me­ni­na de hand­ball ca­yó por 38 a 24 fren­te a Sue­cia en una nue­va pre­sen­ta­ción en el Mun­dial que se dispu­ta en Ale­ma­nia y que­dó sin chan­ces de pe­lear por un lu­gar en los oc­ta­vos de fi­nal. La cor­do­be­sa Giu­lia­na Ga­vi­lán in­gre­só co­mo ti­tu­lar y anotó dos go­les.

SE­VEN DE LA RE­PÚ­BLI­CA DE RUGBY. En Pa­ra­ná, Los Do­gos 7s, di­ri­gi­dos por To­más Bon­giorno y Ál­va­ro Gon­zá­lez, de­bu­tan a las 11 fren­te a San­tia­go del Es­te­ro, por la Zo­na 4. A las 17.20 en­fren­tan a San Juan y cie­rran a las 20 con Tu­cu­mán. El se­lec­cio­na­do fe­me­nino es­tá en la Zo­na 8 y ju­ga­rá a las 10 con For­mo­sa y a las

18, con Al­to Va­lle.

“SE­MIS” DE BÉIS­BOL. El club Dolp­hins se­rá es­ce­na­rio de las se­mi­fi­na­les de la Li­ga Ar­gen­ti­na. A las 12, Pam­pas-In­fer­na­les; a las 15, Cón­do­res-Fal­cons. Los cru­ces si­guen ma­ña­na y pa­sa­do. HAND­BALL. Al­ta Gra­cia ven­ció a Uni­ver­si­ta­rio 31-24 y em­pa­re­jó la fi­nal del Tor­neo Clau­su­ra de la Li­ga de Ho­nor Mas­cu­li­na. Ma­ña­na a las

18, en ba­rrio Par­que, se ju­ga­rá el ter­ce­ro y de­ci­si­vo par­ti­do.

(RA­MI­RO PEREYRA)

Un re­la­to fa­bu­lo­so El libro, de la co­lec­ción Un Ca­ño que pu­bli­có Pla­ne­ta, re­pa­sa to­dos los mo­men­tos de la vi­da del cam­peón, de la glo­ria a su muer­te. Car­los Irus­ta. Tra­ba­jan­do pa­ra “El Grá­fi­co” y Ra­dio Con­ti­nen­tal, cu­brió la ca­rre­ra del gran bo­xea­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.