El amor, a las dos pun­tas

His­to­rias de víncu­los ju­ve­ni­les y de adul­tos ma­yo­res.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Ale­jan­dra Be­re­sovsky abe­re­sovsky@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Po­cos sen­ti­mien­tos son tan aso­cia­dos a la es­pon­ta­nei­dad y a la in­cons­cien­cia co­mo el amor y, sin em­bar­go, los es­pe­cia­lis­tas ase­gu­ran que los víncu­los ge­ne­ra­dos a par­tir de él es­tán me­dia­dos por ex­pe­rien­cias del pa­sa­do. Des­pués de los 60 años –o de una edad cer­ca­na en la que las per­so­nas es­tén más des­li­ga­das de com­pro­mi­sos la­bo­ra­les o fa­mi­lia­res–, se en­ca­ran las re­la­cio­nes de pa­re­ja de una ma­ne­ra dis­tin­ta, más re­la­ja­da, con me­nos pre­sio­nes y sin el pe­so de las ex­pec­ta­ti­vas.

En­ton­ces, la ilu­sión que des­pier­ta el amor re­apa­re­ce de una for­ma que se ase­me­ja a la de otra épo­ca de la vi­da en la que tam­bién es de­ter­mi­nan­te: la ado­les­cen­cia.

“En ge­ne­ral, los adul­tos ma­yo­res que for­man una nue­va pa­re­ja vi­ven so­los; es de­cir, no tie­nen que com­pa­gi­nar la con­vi­ven­cia con sus hi­jos. Y no se bus­ca tan­to la pa­sión, sino que se prio­ri­za y se le da mu­cha im­por­tan­cia a la com­pa­ñía. Es real­men­te muy va­lio­so pa­ra ellos y por eso esas pa­re­jas sue­len fun­cio­nar muy bien, in­clu­si­ve me­jor que las de per­so­nas más jó­ve­nes que for­man nue­vas pa­re­jas y tie­nen hi­jos chi­cos”, con­si­de­ra Luz Klei­ner­man, quien es psi­quia­tra, tra­ta a per­so­nas con con­flic­tos de pa­re­ja y fue do­cen­te de Ge­ron­to­psi­quia­tría en la Fun­da­ción Mo­rra.

Klei­ner­man afir­ma que el éxi­to de las pa­re­jas for­ma­das por adul­tos ma­yo­res tam­bién es el re­sul­ta­do de que “hay una me­nor ex­pec­ta­ti­va so­bre lo que ca­da uno es­pe­ra del otro. En la ju­ven­tud, uno es­pe­ra que el otro sea ex­ce­len­te aman­te, ma­ri­do, pa­dre, ami­go”.

Sin em­bar­go, el desa­rro­llo del víncu­lo tam­bién tie­ne que ver con cues­tio­nes es­tric­ta­men­te in­di­vi­dua­les y no só­lo re­la­cio­na­das con el mo­de­lo de pa­re­ja. “In­flu­ye mu­cho có­mo se lle­ga a es­ta edad. Es­te nue­vo tiem­po tie­ne mu­cho que ver con có­mo se ha vi­vi­do. Hay per­so­nas que lle­gan muy amar­ga­das, muy frus­tra­das, son las que siem­pre es­tán pro­tes­tan­do. En cam­bio, hay gen­te que lle­ga con la pos­tu­ra de dis­fru­tar de lo que que­da de vi­da”, ex­pli­ca.

La es­pe­cia­lis­ta ase­gu­ra que pa­re­cer­se más a uno o a otro mo­do de ser “tie­ne que ver con có­mo se ha vi­vi­do y con la ima­gen que tie­ne la per­so­na de ser adul­to ma­yor”. “Es­ta­mos en una épo­ca en la que se en­dio­sa a la ju­ven­tud y el que se pren­de de ese pen­sa­mien­to ob­via­men­te no se sien­te bien”, agre­ga. Y con­clu­ye: “Tie­ne que ver con la pro­pia idea y con la idea so­cial de lo que im­pli­ca es­ta eta­pa de la vi­da. El que cae en la tram­pa de pen­sar que es­tá en una eta­pa des­agra­da­ble de la vi­da no po­drá dis­fru­tar de la re­la­ción de la mis­ma ma­ne­ra”, agre­ga.

De acuer­do con la En­cues­ta Na­cio­nal so­bre Ca­li­dad de Vi­da de los Adul­tos Ma­yo­res (En­ca­viam), co­rres­pon­dien­te a 2012, seis de ca­da 10 adul­tos ma­yo­res de 60 años creen que es po­si­ble vol­ver a enamo­rar­se. Es­ta res­pues­ta fue da­da por el 72 por cien­to de los va­ro­nes y por el 68,5 por cien­to de las mu­je­res.

Andrés Urru­tia, doc­tor en Psi­co­lo­gía y di­rec­tor del Cen­tro de Promoción del Adul­to Ma­yor (Ce­pram), sos­tie­ne que el “tiem­po y la épo­ca im­po­nen la idea del amor só­lo pa­ra los jó­ve­nes”. “La fantasía, la for­ma de ex­pe­ri­men­tar las emo­cio­nes vin­cu­la­das al amor son bá­si­ca­men­te las mis­mas, aun­que cam­bien sus expresiones se­gún el mo­men­to vi­tal en que nos en­con­tre­mos”.

El amor de pa­re­ja en la ado­les­cen­cia tam­bién ad­quie­re una di­men­sión sig­ni­fi­ca­ti­va, afir­ma la psi­có­lo­ga Ve­ró­ni­ca Si­po­wicz, ya que se tra­ta de “un pe­río­do crí­ti­co en el desa­rro­llo del ser hu­mano, que con­lle­va im­por­tan­tes cam­bios en las es­fe­ras fí­si­ca, psíquica y so­cial”. Aña­de que la ne­ce­si­dad de di­fe­ren­cia­ción “con­du­ce al jo­ven al aban­dono del ob­je­to y mo­de­lo pa­ren­tal”. “La fa­mi­lia, que has­ta aho­ra era to­do su mun­do, aho­ra se que­da pe­que­ña”, agre­ga. Se­gún Si­po­wicz, los ado­les­cen­tes, en­ton­ces, “ne­ce­si­tan sa­lir al ex­te­rior, es­ta­ble­cer nue­vos con­tac­tos, des­cu­brir el mun­do y su lu­gar en él”.

En es­te pro­ce­so, es­tos víncu­los in­ter­vie­nen en el desa­rro­llo de la per­so­na. “Los enamo­ra­mien­tos ado­les­cen­tes cons­ti­tu­yen el co­mien­zo de un pro­ce­so de so­cia­bi­li­za­ción con el otro se­xo. El te­ner no­vio o no­via es un ob­je­ti­vo en la bús­que­da de la iden­ti­dad y en la acep­ta­ción de sí mis­mo”, des­cri­be. Des­ta­ca que el sen­tir­se que­ri­do y desea­do por el otro gra­ti­fi­ca a quien es­tá aban­do­nan­do la in­fan­cia.

A di­fe­ren­cia del adul­to ma­yor, el ado­les­cen­te de­po­si­ta en la per­so­na que­ri­da gran­des ex­pec­ta­ti­vas. Es ha­bi­tual la idea­li­za­ción de la per­so­na ama­da y la pro­yec­ción en el otro del ideal de pa­re­ja.

Pa­ra que es­tos pri­me­ros víncu­los amo­ro­sos sean sa­lu­da­bles, in­flu­yen mu­chos fac­to­res. “La pri­me­ra acla­ra­ción es que no existe só­lo un mo­de­lo de ado­les­cen­te, sino que, de­pen­dien­do de múl­ti­ples fac­to­res, po­de­mos ha­blar de ‘las ado­les­cen­cias’, afir­ma Mariana Da­puez, li­cen­cia­da en Psi­co­lo­gía y Ma­gís­ter en Gé­ne­ro, So­cie­dad y Políticas Pú­bli­cas.

Da­puez des­cri­be que, pa­ra to­mar de­ci­sio­nes res­pec­to de cues­tio­nes vin­cu­la­res o de en­cuen­tros amo­ro­sos en es­ta eta­pa, “lo óp­ti­mo se­ría que pu­die­ran ele­gir su pa­re­ja (ya sea es­ta­ble u oca­sio­nal), que esa elec­ción no fue­ra coer­ci­ti­va ni vio­len­ta de nin­gu­na de las dos par­tes, que pu­die­ran dis­cri­mi­nar la po­si­bi­li­dad de en­con­trar un es­pa­cio tran­qui­lo que im­pli­ca la di­fe­ren­cia­ción de lo pú­bli­co y lo pri­va­do y que se pu­die­ra con­ver­sar so­bre de­seos y ex­pec­ta­ti­vas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.