Las expresiones inopor­tu­nas y ries­go­sas de Zaf­fa­ro­ni

La Voz del Interior - - Página Delantera -

Es inad­mi­si­ble y a la vez in­quie­tan­te pa­ra la sa­lud de la de­mo­cra­cia que el ex­juez de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia Eu­ge­nio Zaf­fa­ro­ni in­sis­ta en un an­he­lo per­so­nal per­ver­so y de ne­to sen­ti­do des­ti­tu­yen­te: que el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri de­je an­ti­ci­pa­da­men­te el po­der, cu­yo man­da­to cons­ti­tu­cio­nal fi­na­li­za el 10 de di­ciem­bre de 2019.

En po­co me­nos de un mes, Zaf­fa­ro­ni blan­queó en dos oca­sio­nes ese de­seo cons­pi­ra­ti­vo, lo cual de­to­nó po­lé­mi­cas y la ló­gi­ca re­pul­sa de dis­tin­tos sec­to­res po­lí­ti­cos y so­cia­les.

El ju­ris­ta pa­re­ce ha­ber des­de­ña­do sus an­te­ce­den­tes aca­dé­mi­cos y su ac­tual fun­ción co­mo miem­bro de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH), pa­ra hun­dir­se en una con­tro­ver­sia de du­do­so ni­vel, pro­pia de la be­li­ge­ran­cia po­lí­ti­ca ca­lle­je­ra a la que es­ta­mos ha­bi­tua­dos.

Sin em­bar­go, sus di­chos y sus ma­los au­gu­rios co­bran una re­le­van­cia inusual por el car­go que ocu­pa en el tri­bu­nal de­pen­dien­te de la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos, y por sus in­di­si­mu­la­das sim­pa­tías con el an­te­rior go­bierno de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner.

Es com­pli­ca­do co­no­cer con cer­te­za qué hay de­trás de las ma­ni­fes­ta­cio­nes del ex­juez de la Cor­te o qué o quién lo alien­ta a lan­zar se­me­jan­te dis­la­te. Pe­ro lo cier­to es que su de­seo pú­bli­co de un even­tual acor­ta­mien­to del man­da­to de un go­bierno cons­ti­tu­cio­nal ele­gi­do por el vo­to po­pu­lar es de una te­me­ri­dad pal­ma­ria y de­be ser re­pu­dia­do sin gri­ses.

Apo­ca­líp­ti­co, el juez se des­pa­chó con frases des­tem­pla­das que no en­ca­jan en la as­pi­ra­ción co­lec­ti­va de vi­vir en paz y en de­mo­cra­cia: “Si se van an­tes, va­mos a po­der te­ner me­nos deu­da; va­mos a po­der re­sol­ver el pro­ble­ma. Nos es­tán lle­van­do a una ca­tás­tro­fe so­cial. Es­to no ter­mi­na bien”, fue­ron al­gu­nos de los arres­tos ago­re­ros del ju­ris­ta.

Las re­des so­cia­les y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción son por es­tas ho­ras los es­pa­cios ele­gi­dos por fun­cio­na­rios del Go­bierno y di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos de Cam­bie­mos pa­ra re­fu­tar a Zaf­fa­ro­ni y re­cla­mar que se abran las vías ad­mi­nis­tra­ti­vas per­ti­nen­tes a fin de que ce­se co­mo miem­bro de la CIDH.

No se dis­cu­te el de­re­cho a la sa­na opi­nión que les asis­te a los ex­po­nen­tes po­lí­ti­cos, co­mo a los pro­pios ciu­da­da­nos de a pie, pe­ro en es­te ca­so el pro­mo­tor de la po­lé­mi­ca se ex­tra­li­mi­tó a sa­bien­das de que su en­ver­ga­du­ra pú­bli­ca tras­cien­de lo co­ti­diano pa­ra en­trar en un jue­go pe­li­gro­so.

Son acer­ta­das las opi­nio­nes del mi­nis­tro de Jus­ti­cia de la Na­ción, Germán Ga­ra­vano, cuan­do se­ña­la que Zaf­fa­ro­ni de­be­ría de­jar su car­go en la CIDH y de­di­car­se a la mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca en el es­pa­cio que con­si­de­re.

En re­su­men, son in­ne­ga­bles las di­fi­cul­ta­des que afron­ta el Go­bierno pa­ra en­cau­zar un con­tex­to eco­nó­mi­co y so­cial com­ple­jo, pe­ro ello no ha­bi­li­ta a na­die a agi­tar pro­nós­ti­cos cons­pi­ra­ti­vos co­mo los que vie­ne blan­dien­do Zaf­fa­ro­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.