Las obras no di­si­pa­ron el te­mor en Sie­rras Chi­cas

A tres años de la inun­da­ción de Sie­rras Chi­cas, la re­cons­truc­ción es­tá com­ple­ta. Sin em­bar­go, los dam­ni­fi­ca­dos no pue­den su­pe­rar los te­mo­res a otro alu­vión fa­tal.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Guillermo Leh­mann Es­pe­cial

Mi­la­gros cum­pli­rá 3 años el pró­xi­mo 10 de mar­zo. Su his­to­ria se­ría una más si no fue­ra por­que es una hi­ja del agua: lle­gó al mun­do cuan­do sus pa­dres eran par­te de los ve­ci­nos eva­cua­dos en el ex-Ho­tel 18 de mar­zo de Río Ce­ba­llos, lue­go de per­der su ca­sa por el alu­vión del 15 de fe­bre­ro de 2015, una fe­cha trá­gi­ca que mar­có a Sie­rras Chi­cas y le cos­tó la vi­da a ocho per­so­nas.

Hoy Mi­la­gros vi­ve jun­to a sus pa­dres y dos her­ma­nos en ba­rrio La Vic­to­ria, en una de las 50 ca­sas que la Pro­vin­cia cons­tru­yó pa­ra los dam­ni­fi­ca­dos de Río Ce­ba­llos. En to­tal, en to­do el co­rre­dor se cons­tru­ye­ron 163 vi­vien­das pa­ra re­em­pla­zar a las que los ríos se lle­va­ron y de­bie­ron ser re­lo­ca­li­za­das le­jos de los cau­ces, en Vi­lla Allen­de (80), Men­dio­la­za (8), Un­qui­llo (15) y 57 en Río Ce­ba­llos.

A tres años de aquel alu­vión la his­to­ria de Mi­la­gros emer­ge co­mo un bál­sa­mo en to­do un pro­ce­so de re­cons­truc­ción de fa­mi­lias en la re­gión.

En su ca­sa de ba­rrio Lo­za, cons­trui­da en una ex­can­te­ra a me­tros y me­dia­ne­ra con el ce­men­te­rio de Río Ce­ba­llos, sus pa­dres Pa­tri­cia y Die­go Le­des­ma, re­cons­tru­ye­ron par­te de lo que vi­vie­ron des­de el 15 de fe­bre­ro de 2015 has­ta co­mien­zos del año pa­sa­do, cuan­do con­si­guie­ron lle­gar a ese lu­gar.

“Fue­ron mo­men­tos muy du­ros, nosotros vi­vía­mos en La Que­bra­da, ha­bía­mos ter­mi­na­do de re­for­mar nues­tra ca­sa, esa cre­ci­da nos des­tru­yó to­do. Es­tu­vi­mos in­co­mu­ni­ca­dos con mi ma­ri­do ca­si dos días, has­ta que lle­gué al cen­tro de eva­cua­dos en el ho­tel”, cuenta Pa­tri­cia.

A su la­do, Die­go, que es pa­ra­mé­di­co y vo­lun­ta­rio, aña­de que ape­nas pu­do lle­gar a la ciu­dad se agre­gó al cuer­po de De­fen­sa Ci­vil, pa­ra ayu­dar por­que no po­día ir a su ca­sa en La Que­bra­da don­de ha­bía que­da­do su fa­mi­lia.

En ese tra­ji­nar le to­có vi­vir una de las si­tua­cio­nes más trau­má­ti­cas de su vi­da; en­con­trar el cuer­po sin vi­da de Nil­ce Au­bery, una de las me­jo­ras ami­gas de su mu­jer, arras­tra­da por la co­rrien­te en una traf­fic des­de La Que­bra­da, en don­de tam­bién mu­rió su hi­ja de 5 años.

“Fue un mo­men­to tre­men­do por­que yo ya es­ta­ba en el ho­tel. To­da­vía no ha­bía po­di­do co­mu­ni­car­me con Die­go. Ade­más de en­te­rar­me que él ha­bía en­con­tra­do el cuer­po sin vi­da de mi me­jor ami­ga; fue un gol­pe muy du­ro, to­dos me de­cían que tra­ta­ra de cal­mar­me por la be­bé”, agre­ga Pa­tri­cia.

A par­tir de ahí fue pa­ra ellos una vi­da atra­ve­sa­da por el do­lor de esa muer­te y la es­pe­ran­za por la nue­va vi­da que ve­nía en ca­mino.

“La es­pe­ra de la be­bé fue co­mo un es­ca­pe pa­ra to­dos los que es­tá­ba­mos eva­cua­dos en el ho­tel. Se vi­vía un cli­ma muy ba­jo­nea­do, pe­ro cuan­do nos acer­cá­ba­mos a la fe­cha del par­to to­dos es­ta­ban pen­dien­tes de ayu­dar­nos pa­ra con­se­guir la cu­na, el moi­sés, el co­che­ci­to, ro­pa. Esa es­pe­ra le le­van­tó el es­pí­ri­tu al gru­po. Una tar­de, mien­tras to­má­ba­mos ma­te, les dije que te­nía­mos que con­se­guir­le el nom­bre al be­bé por­que le íba­mos a po­ner Natalia co­mo a mi abue­la y to­dos se rie­ron. Ahí sur­gió de ma­ne­ra uná­ni­me Mi­la­gros”, cuenta, son­rien­te, Pa­tri­cia.

De­bie­ron es­pe­rar más de dos años pa­ra ac­ce­der a sus vi­vien­das, pa­de­cie­ron con­flic­tos por el re­tra­so en el pa­go de alquileres en ca­sas tran­si­to­rias con ame­na­zas de des­alo­jos, des­com­po­si­cio­nes de nú­cleos fa­mi­lia­res, y en mu­chos ca­sos adap­tar­se a nue­vos ba­rrios y cons­truc­cio­nes de pre­ca­ria ha­bi­ta­bi­li­dad res­pec­to a las ca­sas que te­nían an­tes de la inun­da­ción. Ade­más de no con­se­guir in­te­grar­se con sus nue­vos ve­ci­nos.

“Cuan­do lle­ga es­ta fe­cha sen­ti­mos tris­te­za por la gen­te que se fue y aún no ter­mi­na­mos de su­pe­rar el mie­do de que nos vuel­va pa­sar. Se ar­ma una tor­men­ta y es­ta­mos to­dos pen­san­do si el ve­cino es­tá bien por­que no te­ne­mos la tran­qui­li­dad de que no vuel­va a ocu­rrir otro 15-F. Fal­tan obras de con­ten­ción y de en­tu­ba­do en va­rios sec­to­res, y si bien aho­ra no es­ta­mos a la ori­lla del río, vi­vi­mos en una zo­na en don­de pue­den ocu­rrir inun­da­cio­nes”, cuen­tan Pa­tri­cia y Die­go. Di­cen que por esa ra­zón mu­chas fa­mi­lias quie­ren ir­se a vi­vir a otro lu­gar y po­nen en ven­tas sus ca­sas.

El ma­yor te­mor que ma­ni­fies­tan los ve­ci­nos es que no se han ins­tru­men­ta­do sis­te­mas de alar­ma tem­pra­na.

Las obras

En tér­mi­nos de in­fra­es­truc­tu­ra, la Pro­vin­cia cum­plió. En con­jun­to con los mu­ni­ci­pios que apor­ta­ron las tie­rras, con­cre­tó la en­tre­ga de to­das las ca­sas com­pro­me­ti­das y fi­na­li­zó la ma­yo­ría de los puen­tes, pa­sa­re­las y va­dos. Ade­más, efec­tuó el en­ga­vio­na­do en los tra­mos más pe­li­gro­sos de los re­co­dos de los ríos y en­san­chó el cau­ce de los arro­yos.

En Sal­si­pue­des se re­cons­tru­ye­ron dos puen­tes-va­do, se le­van­tó un mu­ro de pro­tec­ción don­de pa­sa el río por el cen­tro de la ciu­dad y se co­lo­có una pa­sa­re­la nue­va.

En Río Ce­ba­llos se re­cons­tru­ye­ron tres puen­tes y se ins­ta­la­ron cin­co pa­sa­re­las. Tam­bién se re­pa­vi­men­tó un tra­mo de la ca­lle Ri­va­da­via que da a la cos­ta­ne­ra y que­dó pen­dien­te la re­pa­vi­men­ta­ción de ca­lle com­ba­tien­tes de Mal­vi­nas en ba­rrio Ñú Po­rá y un desagüe nue­vo en el cen­tro, a la al­tu­ra del ca­sino.

En Un­qui­llo, se cons­tru­ye­ron, y se ins­ta­la­ron tres pa­sa­re­las y es­tán en obra 53 vi­vien­das, las úl­ti­mas, de­mo­ra­das por fal­ta de dis­po­ni­bi­li­dad de te­rre­nos mu­ni­ci­pa­les.

En Men­dio­la­za se cons­tru­yó un puen­te, se ins­ta­la­ron dos pa­sa­re­las, y que­dó pen­dien­te la cons­truc­ción de un gran desagüe que evi­ta­ría des­bor­des ma­yo­res en el sec­tor del cen­tro cí­vi­co.

En Vi­lla Allen­de se cons­tru­ye­ron dos puen­tes, se de­mo­lió el an­fi­tea­tro mu­ni­ci­pal pa­ra con­ver­tir­lo en un es­pa­cio que ac­tué co­mo la­gu­na de re­tar­do en ca­so de inun­da­cio­nes, y se re­pa­ra­ron tres va­dos en dis­tin­tos sec­to­res del cur­so del arro­yo. Que­dó pen­dien­te la cons­truc­ción de un puen­te en ave­ni­da Del Car­men.

Tam­bién se re­cons­tru­yó el puen­te de la ru­ta que une As­co­chin­ga con Je­sús Ma­ría.

Os­val­do Vot­te­ro, di­rec­tor pro­vin­cial de Via­li­dad y coor­di­na­dor de las obras en Sie­rras Chi­cas, va­lo­ró que se cum­plió “en su to­ta­li­dad con lo com­pro­me­ti­do” y la­men­tó lo úni­co que no pu­do ser res­tau­ra­do: la pér­di­da de vi­das hu­ma­nas. “Es­ta inun­da­ción nos de­jó una gran en­se­ñan­za de lo que es ca­paz el cam­bio cli­má­ti­co y en ma­te­ria de obras via­les nos obli­gó a cam­biar los pa­rá­me­tros de la pla­ni­fi­ca­ción, con 500 años de re­cu­rren­cia co­mo pi­dió el go­ber­na­dor (Juan Schia­ret­ti) en el cie­rre del ani­llo de Cir­cun­va­la­ción”, ex­pli­có.

(RA­MI­RO PE­REY­RA)

La nena del agua. Mi­la­gros, con “Pa­to” y Die­go, sus pa­pás, en la ca­sa nue­va de ba­rrio Lo­za.

(LA VOZ / AR­CHI­VO)

Una ima­gen de­ses­pe­ran­te. Ca­ye­ron 270 mi­lí­me­tros en muy po­cas ho­ras y la cre­ci­da se lle­vó puen­tes y ca­sas ri­be­re­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.