An­des­mar: mu­rió uno de los ac­ci­den­ta­dos

Tras la muer­te de un pa­sa­je­ro, se agra­vó la impu­tación pa­ra el con­duc­tor del óm­ni­bus. Aún no sa­ben por qué vol­có la uni­dad en Cues­ta Blan­ca. El uso del cin­tu­rón, ba­jo la lu­pa ju­di­cial.

La Voz del Interior - - Buenos Días, Córdoba -

La con­fir­ma­ción de la muer­te, ayer, de una de las víc­ti­mas del ac­ci­den­te del óm­ni­bus de An­des­mar en las Al­tas Cum­bres agra­vó la acu­sa­ción que pe­sa so­bre el cho­fer, quien aho­ra ha pa­sa­do a ser ho­mi­ci­dio cul­po­so. El tra­ba­ja­dor con­ti­núa en li­ber­tad.

Lue­go de per­ma­ne­cer in­ter­na­do en gra­ve es­ta­do du­ran­te ocho días y des­pués de su­frir la ampu­tación de un bra­zo y de sal­var­se de dos in­far­tos, su co­ra­zón di­jo bas­ta.

Die­go Ortiz Oroz­co (42), un español que ha­bía re­sul­ta­do gra­ve­men­te he­ri­do tras el vuel­co de un co­lec­ti­vo de lar­ga dis­tan­cia la se­ma­na pa­sa­da en la ru­ta 34, a la al­tu­ra de Cues­ta Blan­ca, en el ca­mino a las Al­tas Cum­bres, fi­nal­men­te, mu­rió ayer.

De es­ta for­ma, se agra­vó la acu­sa­ción ju­di­cial con­tra el cho­fer de la uni­dad de An­des­mar.

San­tia­go Ure­ta Se­de­ño (42) que­dó impu­tado por ho­mi­ci­dio cul­po­so agra­va­do por con­duc­ción de vehícu­lo y le­sio­nes cul­po­sas, por or­den de la fis­cal Jor­ge­li­na Gó­mez, de Vi­lla Car­los Paz, quien dis­pu­so que si­ga en li­ber­tad. El con­duc­tor re­si­de en San Juan.

El dra­ma so­bre­vino en la ma­dru­ga­da del pa­sa­do 6 del co­rrien­te en mo­men­tos cuan­do el óm­ni­bus, pro­ce­den­te de Men­do­za, ya ha­bía atra­ve­sa­do las Al­tas Cum­bres e ini­cia­ba el des­cen­so con des­tino ha­cia Vi­lla Car­los Paz, y lue­go a Cór­do­ba ca­pi­tal.

En un sec­tor de cur­vas, cer­ca de Cues­ta Blan­ca, la uni­dad vol­có.

Ade­más del aho­ra fa­lle­ci­do, hu­bo que la­men­tar una trein­te­na de he­ri­dos, va­rios de ellos con le­sio­nes de re­le­van­cia.

¿Qué su­ce­dió

No es­tá cla­ro. La fis­cal Gó­mez es­pe­ra los re­sul­ta­dos de los pe­ri­ta­jes de téc­ni­cos de la Po­li­cía Ju­di­cial pa­ra con­fir­mar o des­es­ti­mar –se­gún de­nun­cia­ron va­rios pa­sa­je­ros– si el cho­fer Ure­ta cir­cu­la­ba con ex­ce­so de ve­lo­ci­dad.

Ade­más de la te­sis de la su­pues­ta ra­pi­dez en la con­duc­ción, otra hi­pó­te­sis es que el con­duc­tor no ha­bría co­no­ci­do de ma­ne­ra su­fi­cien­te la ru­ta en ese tra­mo.

La fis­cal ya des­car­tó la par­ti­ci­pa­ción de otro vehícu­lo en el aho­ra dra­ma fa­tal.

Mien­tras se es­pe­ran los re­sul­ta­dos pa­ra de­ter­mi­nar si el con­duc­tor iba ba­jo efectos de al­gu­na sus­tan­cia tó­xi­ca, el hom­bre de­cla­ró que “pi­só una man­cha de acei­te” y que eso le hi­zo per­der el con­trol.

El cho­fer, su­pues­ta­men­te, ha­bía si­do de­sig­na­do en re­em­pla­zo de otro que no ha­bría pa­sa­do el con­trol psi­co­fí­si­co de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Re­gu­la­ción del Trans­por­te (CNRT) a la al­tu­ra de Men­do­za. Esa in­for­ma­ción ya es ma­ne­ja­da por la Jus­ti­cia.

Ure­ta Se­de­ño ha­bría te­ni­do que ha­cer­se car­go lue­go de que los con­tro­les de las li­bre­tas de tra­ba­jo (por par­te de la CNRT) de­ter­mi­na­ran que su com­pa­ñe­ro no es­ta­ba en con­di­cio­nes de ma­ne­jar.

Es­te pun­to es ana­li­za­do con aten­ción por los in­ves­ti­ga­do­res.

¿Es­ta­ba pre­pa­ra­do y ca­pa­ci­ta­do pa­ra con­du­cir la uni­dad? La pre­gun­ta aún no tie­ne res­pues­tas.

Cin­tu­ro­nes de se­gu­ri­dad

Que ha­ya exis­ti­do tan­ta can­ti­dad de he­ri­dos al tum­bar la uni­dad ha de­ja­do en evi­den­cia en ám­bi­tos in­ves­ti­ga­ti­vos que, otra vez, gran par­te de los pa­sa­je­ros no via­ja­ba con los cin­tu­ro­nes de se­gu­ri­dad co­lo­ca­dos, co­mo la nor­ma­ti­va exi­ge.

“Só­lo un pa­sa­je­ro re­sul­to ile­so de to­do el pa­sa­je. Esa per­so­na iba bien su­je­ta, con cin­tu­ro­nes”, ex­pre­só una fuen­te de la cau­sa.

Es­te as­pec­to, se­gún tras­cen­dió, es un ele­men­to que no pa­sa inad- ver­ti­do pa­ra la fis­cal Gó­mez, por lo que no se des­car­ta que, pos­te­rior­men­te, pue­da avan­zar en ese sen­ti­do pa­ra de­ter­mi­nar al­gu­na cul­pa.

¿Quién de­be con­tro­lar que un pa­sa­je­ro se pon­ga el cin­tu­rón? ¿La em­pre­sa? ¿La Co­mi­sión Na­cio­nal de Re­gu­la­ción del Trans­por­te? ¿O bien la Po­li­cía Ca­mi­ne­ra, aun­que di­ga que no tie­ne ju­ris­dic­ción?

Tra­ge­dia. El vuel­co del co­lec­ti­vo su­ce­dió el pa­sa­do 6, de ma­dru­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.