Un fuer­te olor opa­ca una pos­tal de Em­bal­se

Un he­dor nau­sea­bun­do ema­na des­de el la­go a la al­tu­ra del puen­te so­bre el ver­te­de­ro. El mu­ni­ci­pio lo­cal ya re­cla­mó an­te la Pro­vin­cia, pe­ro sin ob­te­ner res­pues­tas sa­tis­fac­to­rias.

La Voz del Interior - - Ciudadanos - Ca­ri­na Mon­gi Co­rres­pon­sa­lía

La zo­na del puen­te so­bre el ver­te­de­ro de Em­bal­se, uno de los rin­co­nes más em­ble­má­ti­cos del Va­lle de Calamuchita, es­tá afec­ta­da des­de hace ya dos me­ses por fuer­tes olo­res nau­sea­bun­dos que ema­nan des­de el mis­mo la­go.

Es uno de los pa­seos obli­ga­dos pa­ra los turistas, quie­nes sue­len re­co­rrer la torre, el ce­rro o el fren­te del mu­ra­llón por el que, en al­gu­nas oca­sio­nes, cae el re­ma­nen­te de agua del em­bal­se ar­ti­fi­cial.

A ve­ces, la gen­te tam­bién ba­ja a la costa, pe­ro na­die que­da in­mu­ne a los olo­res.

El fe­nó­meno se per­ci­be des­de hace tiem­po: pa­ra al­gu­nos ve­ci­nos ya se tor­nó “nor­mal” y no de­jan de ba­ñar­se o de pa­sear en lan­cha o ka­yak por ahí.

Sin em­bar­go, el he­dor pe­ga fuer­te en los visitantes des­pre­ve­ni­dos, los que lle­gan con en­tu­sias­mo y la idea de to­mar al­gu­na de las clá­si­cas pa­no­rá­mi­cas de uno de los lu­ga­res más lin­dos de la zo­na.

“Sen­ti­mos co­mo un olor­ci­to ra­ro, pe­ro cuan­do más ra­to pa­sas acá, más se sien­te”, apun­tó Mó­ni­ca, tu­ris­ta de Ca­pi­tán Sar­mien­to, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Aca­ba­ba de lle­gar jun­to a su ma­ri­do y a ami­gos, pro­ce­den­tes de Car­los Paz.

Aun­que ase­gu­ran que no es así, la pri­me­ra im­pre­sión re­mi­te a olo­res pro­pios de efluen­tes cloacales sin tra­tar.

“Los días de ca­lor es más fuer­tes”, co­men­tó un ha­bi­tan­te de la zo­na, quien ayer de­bió via­jar a Río Ter­ce­ro y cru­zar por el di­que. Di­jo que las pes­ti­len­cias in­va­die­ron el ha­bi­tácu­lo, sin ne­ce­si­dad de ba­jar las ven­ta­ni­llas. “Con ai­re o sin ai­re acon­di­cio­na­do, con vi­drios al­tos o ba­jos, el olor pe­ne­tra igual”. Los fuer­tes he­do­res se ha­cen sen­tir.

Re­cla­mo for­mal

El in­ten­den­te de la ciu­dad de Em­bal­se, Fe­de­ri­co Ale­san­dri, sos­tu­vo que ya le so­li­ci­ta­ron a la Di­rec­ción de Re­cur­sos Hí­dri­cos ex­pli­ca­cio­nes so­bre las cau­sas del fe­nó­meno, sin ob­te­ner, has­ta aho­ra, res­pues­tas.

“Hace tiem­po que ve­ni­mos re­cla­man­do que ha­gan un co­mu­ni­ca­do res­pec­to de es­to; los téc­ni­cos de Re­cur­sos Hí­dri­cos di­cen que es el olor que pro­vo­can las vál­vu­las de des­car­ga, cuan­do sa­len los se­di­men­tos del la­go, pe­ro no te­ne­mos nada ofi­cial”, dis­pa­ró el fun­cio­na­rio co­mu­nal.

Ale­san­dri se mos­tró mo­les­to por­que la re­par­ti­ción pro­vin­cial no in­ter­vie­ne pa­ra for­mu­lar de ma­ne­ra con­tun­den­te es­tas acla­ra­cio­nes so­bre un te­ma im­por­tan­te pa­ra la lo­ca­li­dad.

La Voz se co­mu­ni­có con el área de Pren­sa del Mi­nis­te­rio de Agua, Am­bien­te y Ser­vi­cios Pú­bli­cos, que tie­ne com­pe­ten­cia so­bre los lagos, sin lo­grar que al­gún fun­cio­na­rio del área brin­de pre­ci­sio­nes so­bre las cau­sas feha­cien­tes que pro­vo­can las pes­ti­len­cias in­di­si­mu­la­bles.

Por lo pron­to, ha­brá que re­co­rrer la zo­na, pe­ro con un bro­che en la na­riz.

TÉC­NI­COS DE LA PRO­VIN­CIA DI­CEN QUE EL OLOR PRO­VIE­NE DE LOS SE­DI­MEN­TOS DEL LA­GO AL PA­SAR POR LAS VÁL­VU­LAS DEL DI­QUE.

(LA VOZ)

Des­agra­da­ble. El feo aro­ma se ad­vier­te in­clu­so al pa­sar con el au­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.