Fa­bián Quin­tie­ro, el so­cio cla­ve de Charly Gar­cía

“El Zo­rri­to” re­ve­la la trastienda de un nue­vo re­gre­so del ge­nio roc­ke­ro, que se pro­du­ci­rá hoy en el por­te­ño tea­tro Co­li­seo. Y po­ne la lu­pa en una re­la­ción crea­ti­va que ya su­peró los 30 años.

La Voz del Interior - - Vos - Germán Arras­cae­ta ga­rras­cae­ta@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Charly Gar­cía vuel­ve a to­car. La ci­ta se­rá hoy en el por­te­ño Tea­tro Co­li­seo, con en­tra­das ago­ta­das y el plus de que hay un dis­co pa­ra pre­sen­tar. Se tra­ta de Ran­dom, lan­za­mien­to de 2017 que de­mos­tró que el ge­nio, que fí­si­ca y neu­ro­ló­gi­ca­men­te pa­re­cía aca­ba­do, aún pue­de fro­tar la lám­pa­ra y sor­pren­der.

Por su­pues­to, co­mo ca­da vez que Gar­cía mue­ve las pie­zas, ahí es­tá Fa­bián “Zo­rri­to” Quin­tie­ro co­mo la­de­ro. Pe­ro en la pre­via de es­ta vuel­ta, la pre­sen­cia del te­cla­dis­ta apa­re­ce am­pli­fi­ca­da por­que es­tá sos­pe­cha­do de ser su ins­ti­ga­dor. No só­lo por­que así lo con­sa­gró el pro­duc­tor Jo­sé Pa­laz­zo, sino por­que hace unos días Quin­tie­ro in­vi­tó a Charly a un show que com­par­tió con Ju­lie­ta Ra­da en Pun­ta del Es­te. “El Co­li­seo se hace por­que Charly tie­ne ga­nas. Si él no se en­cien­de, nada pue­de su­ce­der”, se des­mar­ca Zo­rri­to an­te VOS.

“Soy la­de­ro de Charly hace 30 años y ten­go el know how de có­mo to­car te­cla­dos en su mú­si­ca. Soy su apo­yo en el es­ce­na­rio y fue­ra de él man­te­ne­mos una re­la­ción de amis­tad muy di­ver­ti­da y ba­sa­da en la con­fian­za. Lo apo­yo siem­pre y cul­ti­vo nues­tra cer­ca­nía. Sin em­bar­go, no me ad­ju­di­ca­ría al­go así. Des­pués de un año sin to­car, so­bran ga­nas”, aña­de el mú­si­co, pun­tal en una ban­da que se com­ple­ta con Ro­sa­rio Or­te­ga (co­ros) y el trío chi­leno for­ma­do por Kiu­ge Ha­yas­hi­da (gui­ta­rra), Car­los Gon­zá­lez (ba­jo) y Toño Sil­va (ba­te­ría).

“Se es­tá pro­du­cien­do una sin­to­nía to­tal en­tre lo que de­man­da la gen­te y lo que sen­ti­mos quie­nes es­ta­mos cer­ca de Charly. Y es­tá bueno que es­to pa­se cuan­do es tan ne­ce­sa­ria la mú­si­ca de Charly Gar­cía. Por­que es­pi­ri­tual­men­te es muy ne­ce­sa­ria”, com­ple­ta.

–¿Te cos­tó asi­mi­lar el re­per­to­rio de “Ran­dom”?

–En el dis­co no gra­bé, por­que mien­tras él lo ha­cía yo es­ta­ba tra­ba­jan­do en te­le­vi­sión. Por otro la­do, fue un dis­co que él hi­zo ca­si en so­le­dad. Lo es­cu­ché y hoy lo to­co co­mo si lo hu­bie­ra gra­ba­do. Es que por ha­ber acom­pa­ña­do a Charly tan­tos años, ya sé por dón­de irá. Sé has­ta las po­si­cio­nes de sus ma­nos al mo­men­to de la com­po­si­ción. Sé cuan­do vue­la y cuan­do vuel­ve a sí mis­mo.

Dis­pa­ra­dor

El nom­bre del nue­vo show de Charly Gar­cía es “La Torre de Tes­la”, en re­fe­ren­cia a una de las tan­tas in­ven­cio­nes del in­ge­nie­ro de ori­gen ser­bio que, pre­sa de su nar­ci­sis­mo, ter­mi­nó sub­es­ti­ma­do co­mo “cien­tí­fi­co lo­co”, a pe­sar de sus enor­mes con­tri­bu­cio­nes en el cam­po de elec­tro­mag­ne­tis­mo y de la trans­mi­sión de la ener­gía eléc­tri­ca. “Él siem­pre se agru­pa de­trás de un con­cep­to. Aho­ra se co­pó con Tes­la y va­mos con esa. Son dis­pa­ra­do­res pa­ra mo­ti­var­se. To­car por to­car no le va. Le in­tere­sa que la gen­te des­cu­bra e in­ves­ti­gue al per­so­na­je”, apun­ta Quin­tie­ro sin tra­zar pa­ra­le­lis­mos en­tre los ge­nios alu­di­dos.

–Sos el úni­co mú­si­co de la “vie­ja guar­dia” que si­gue con Charly, un ar­tis­ta in­ten­so al que resulta di­fí­cil se­guir­le el tren. ¿Có­mo hi­cis­te pa­ra per­du­rar?

–Hoy no hay una in­ten­si­dad fí­si­ca, sino emo­cio­nal. No hay 20 ho­ras de en­sa­yo; to­do es más agra­da­ble, es­tá más acei­ta­da la for­ma de tra­ba­jar y es me­nos caó­ti­ca. ¿Có­mo hi­ce pa­ra per­du­rar? To­co te­cla­dos, al­go que es­tá en re­la­ción di­rec­ta con lo que él to­ca. Eso ge­ne­ró una conexión es­pe­cial. Pa­sé de ser au­dien­cia de Gar­cía a es­tar en el es­ce­na­rio con él, y por más que lle­va­mos años com­par­tien­do ex­pe­rien­cias, aún me asom­bro y fes­te­jo su mú­si­ca. En se­rio, cuan­do to­co un arre­glo, me asom­bra ima­gi­nar có­mo creó cier­tas ar­mo­nías y me­lo­días. Yo re­pa­so mu­cho esa crea­ción y se la lle­vo a los en­sa­yos pa­ra que la re­cuer­de. Lo obli­go a re­pa­sar su pro­pia obra. Se­gu­ra­men­te, él sien­te que si­go co­nec­ta­do con su le­ga­do, a pe­sar de que ha­go mu­chí­si­mas otras co­sas.

–¿Re­cor­dás la pri­me­ra vez que Charly te di­ri­gió la pa­la­bra?

–Cuan­do era ado­les­cen­te, con mi pri­mo Hoby De­fino lo fui­mos a bus­car a un ho­tel pa­ra co­no­cer­lo, lue­go de que los Se­rú to­ca­ran en la Costa. Años des­pués, yo es­ta­ba en Sué­ter cuan­do él pro­du­jo el dis­co

20 ca­ras bo­ni­tas. No me dio bo­la. Y lle­gó el año en el que se subió a to­car con So­da en La Fal­da, cuan­do yo era el te­cla­dis­ta. Esa vez, él vino co­rrien­do des­de un cos­ta­do y me co­rrió. Era to­tal­men­te ig­no­ra­do has­ta que fui­mos con los So­da a una fies­ta en una man­sión, en la que él es­ta­ba. Lo en­ca­ré y le dije: “Che, quie­ro to­car con vos”. Me mi­ro y me di­jo “OK, yo te avi­so”. Y lle­gó la opor­tu­ni­dad en abril de

1987, pa­ra pre­sen­tar Par­te de la re­li­gión. En fe­bre­ro de 1987 to­qué con So­da por úl­ti­ma vez, en Vi­ña del Mar, y ya se ru­mo­rea­ba que pa­sa­ba a la ban­da de Gar­cía. Ese ru­mor me per­mi­tió apu­rar la sa­li­da. Y que los So­da no qui­sie­ran ofi­cia­li­zar a un cuar­to miem­bro. –¿Qué di­rías de él co­mo je­fe? –No le per­do­na la vi­da a na­die, pe­ro es el me­jor je­fe que po­dés te­ner. Es el que me­jor pa­ga y el más leal.

CHARLY NO LE PER­DO­NA LA VI­DA A NA­DIE, PE­RO ES EL ME­JOR JE­FE QUE PO­DÉS TE­NER. ES EL QUE ME­JOR PA­GA Y EL MÁS LEAL. CO­NOZ­CO EL AM­BIEN­TE, SÉ LO QUE TE DI­GO.

Fa­bián “Zo­rri­to” Quin­tie­ro

Con­fian­za. La re­la­ción en­tre Charly y Quin­tie­ro se cons­tru­yó so­bre la ba­se de una em­pa­tía mu­si­cal y hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.