Un ar­me­nio suel­to en la “B”

Mau­ro Guev­geo­zian lle­gó pa­ra ser el ata­can­te de área del Pi­ra­ta en la Su­per­li­ga. Ju­gó en la se­lec­ción de Ar­me­nia, lo que to­ma co­mo una ex­pe­rien­cia inigua­la­ble en su ca­rre­ra.

La Voz del Interior - - Mundo D - Pa­blo Ocam­po po­cam­po@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Du­ran­te el mer­ca­do de pa­ses Belgrano sa­lió a bus­car de mo­vi­da un de­lan­te­ro de área. Hu­bo al­gu­nos nom­bres en car­pe­ta y des­pués de va­rias jor­na­das de ne­go­cia­cio­nes se con­tra­tó a Mau­ro Guev­geo­zian, quien se des­vin­cu­ló de Ne­well’s y se vino pa­ra Al­ber­di.

“El Tan­que”, co­mo le di­cen sus com­pa­ñe­ros o “el Ar­me­nio” co­mo se lo co­no­ce tam­bién, ase­gu­ró ayer: “Me es­toy adap­tan­do a lo que el en­tre­na­dor me pi­de. Jue­go de ‘9’ y es lo que sé ha­cer”.

Pe­ro en el pa­sa­do del de­lan­te­ro uru­gua­yo de 31 años hay un mo­men­to es­pe­cial y fue cuan­do le to­có ju­gar con la se­lec­ción del país de sus abue­los: Ar­me­nia. Allí dis­pu­tó una gi­ra eu­ro­pea en la que en­fren­tó equi­pos que iban a ju­gar el Mun­dial 2014.

“Fue una ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal muy lin­da y es al­go que te ayu­da a cre­cer. To­dos sa­be­mos que el fút­bol de Ar­me­nia en su li­ga es de ni­vel ba­jo, pe­ro en aque­lla gi­ra en­fren­ta­mos a equi­pos im­por­tan­tes con ju­ga­do­res de una gran je­rar­quía. Fi­ja­te que en mi ca­so me to­có en­fren­tar a fut­bo­lis­tas co­mo (Mi­ros­lav) Klo­se, To­ni Kroos o (Bas­tian) Sch­weins­tei­ger y en mi vi­da los voy a vol­ver a en­fren­tar (se son­ríe). Per­so­nal­men­te, me sir­vió co­mo ex­pe­rien­cia y en lo fut­bo­lís­ti­co tam­bién”, sos­tu­vo.

En aquel par­ti­do con Ale­ma­nia, el equi­po ar­me­nio per­dió 6 a 1, pe­ro ade­más en esa gi­ra ca­yó con Ar­ge­lia 3 a 1 y ven­ció a Emi­ra­tos Ára­bes 4 a 3.

El ata­can­te con más de 100 go­les en su ca­rre­ra sa­be que vol­ver a la se­lec­ción de sus abue­los hoy se pre­sen­ta co­mo un sue­ño: “Ya es­tá... fui, me sir­vió co­mo ex­pe­rien­cia, no me vol­vie­ron a lla­mar así que no creo que se re­pi­ta a es­ta al­tu­ra. Ade­más es un via­je com­pli­ca­do por­que son 24 ho­ras pa­ra ir, ju­gar y 24 ho­ras de re­gre­so, y uno de­be ren­dir en el equi­po en el que es­tá con­tra­ta­do”.

El ma­te lo acom­pa­ña a to­dos la­dos, por­que no se es uru­gua­yo si no se lle­va el ter­mo y el ma­te co­mo “alia­dos”. Pe­ro ase­gu­ra que una de las cos­tum­bres ar­me­nias que no pue­de de­jar es “la comida de la abue­la”, la que lo acom­pa­ña siem­pre que pue­de.

Tam­bién con­tó que “el idio­ma lo ma­ne­jo un po­co, pe­ro aho­ra no me acuer­do nada”.

Las cos­tum­bres de Ar­gen­ti­na y de Uru­guay son bas­tan­tes si­mi­la­res, así que no hay mu­cho pa­ra que se le pe­gue, pe­ro en Cór­do­ba el pa­no­ra­ma cam­bia, por­que el cuar­te­to es­tá presente en to­dos la­dos: “Aquí, en el ves­tua­rio le me­ten to­dos los días al cuar­te­to, así que en cual­quier mo­men­to me aprendo al­gu­na de las le­tras”.

Guev­geo­zian lle­gó pa­ra ha­cer go­les, pe­ro ase­gu­ra que “no hay fes­te­jo es­pe­cial ni nada”. “Los go­les se gri­tan, sa­len de aden­tro y nada más. Res­pe­to a los que les gus­ta ha­cer co­sas ra­ras, pe­ro en reali­dad no soy así”, con­tó.

El presente

To­do Belgrano de­be adap­tar­se a la pre­sen­cia del ata­can­te, pe­ro pa­ra él es dis­tin­to: “Soy yo el que me de­bo adap­tar a mis nue­vos com­pa­ñe­ros, por­que soy el que re­cién ha lle­ga­do”.

El ata­can­te in­ten­ta aco­mo­dar­se con sus nue­vos com­pa­ñe­ros, pe­ro no de­ses­pe­ra por no ha­ber te­ni­do en los tres par­ti­dos des­de el reini­cio de la Su­per­li­ga gran­des chan­ces de mar­car: “Sé que cuan­do uno hace las co­sas bien y jue­ga pa­ra el equi­po, el gol lle­ga, por eso lo peor que po­de­mos ha­cer los de­lan­te­ros es de­ses­pe­rar­nos. Es cier­to que por allí de­be­ría sa­lir a ju­gar un po­co y ge­ne­rar es­pa­cios pa­ra los pun­tas”.

So­bre el par­ti­do con Vé­lez, de ma­ña­na a las 21.15 en el Gi­gan­te de Al­ber­di, sos­tu­vo: “Sa­be­mos que es un par­ti­do com­pli­ca­do y que co­mo la ma­yo­ría de los par­ti­dos se pue­de de­fi­nir por de­ta­lles. Por ello hay que es­tar con­cen­tra­dos, re­cu­pe­rar­se, por­que ve­ni­mos de un en­cuen­tro du­ro y con un via­je al me­dio. Aho­ra, lo de Men­do­za fue al­go ra­ro, por­que la sen­sa­ción es que era un em­pa­te cla­va­do y ellos se en­con­tra­ron con un re­bo­te y nos ga­na­ron”.

“Nosotros va­mos a ha­cer nues­tro jue­go, más de lo­ca­les don­de es­ta­mos fuer­tes. Así que es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra lle­var­nos los tres pun­tos. Sa­be­mos que te­ne­mos que ga­nar y pa­ra ha­cer­lo hay que ha­cer las co­sas que se hi­cie­ron en Olim­po o an­te La­nús”, fi­na­li­zó.

El equi­po. Ayer, en el en­sa­yo tác­ti­co, el DT La­va­llén arran­có el tra­ba­jo con dos va­rian­tes: Bru­net­ta por Guev­geo­zian y Lér­to­ra por Mar­tí­nez. For­mó con Acos­ta; Gui­da­ra, Go­doy, Le­ma y Be­ní­tez; Se­quei­ra, Lér­to­ra, Ortiz y Ra­mis; Bru­net­ta y Suá­rez. Hoy se­rá el úl­ti­mo en­sa­yo an­tes del jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.