El jue­go, pe­ga­men­to uni­ver­sal

La Voz del Interior - - Fútbol - Natalia Laz­za­ri­ni nlaz­za­ri­ni@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La ins­tan­cia de jue­go en­tre pa­dres e hi­jos –cuan­do es pla­cen­te­ra y no im­pues­ta– me­jo­ra los víncu­los fa­mi­lia­res y pro­pi­cia un cli­ma dis­ten­di­do pa­ra el diá­lo­go. Así lo afir­man dis­tin­tos es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos por La Voz, quie­nes re­co­mien­dan a los adul­tos ha­cer­se un tiem­po pa­ra com­par­tir un dis­fru­te con sus “lo­cos ba­ji­tos”.

En los ni­ños, el jue­go fa­vo­re­ce el bie­nes­tar y el desa­rro­llo de sus ca­pa­ci­da­des. Luis Fur­lan, in­ves­ti­ga­dor de la Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba, ex­pli­ca que en esas ac­ti­vi­da­des com­par­ti­das se abre una opor­tu­ni­dad pa­ra co­nec­tar­se con la sa­na com­pe­ten­cia y con la re­so­lu­ción de pro­ble­mas en con­jun­to.

“A di­fe­ren­cia de una pan­ta­lla, que con­tem­pla­mos co­mo es­pec­tácu­lo, en el jue­go se desa­rro­lla una ta­rea com­par­ti­da. Los adul­tos ele­gi­mos de­di­car­nos a nues­tros hi­jos, mien­tras que ellos se sien­ten va­lio­sos e im­por­tan­tes”, in­di­ca el es­pe­cia­lis­ta.

En el ca­so de los jó­ve­nes, es­tos en­cuen­tros pro­mue­ven un es­pa­cio de diá­lo­go, ta­rea en la cual mu­chos adul­tos se sien­ten frus­tra- dos.

Gri­sel­da Car­do­zo, es­pe­cia­lis­ta en ado­les­cen­cia y do­cen­te de Pis­co­lo­gía de las uni­ver­si­da­des Ca­tó­li­ca y Na­cio­nal de Cór­do­ba, acla­ra que esos es­par­ci­mien­tos de­ben par­tir de las ne­ce­si­da­des de los hi­jos.

“No po­de­mos exi­gir­les que prac­ti­quen un de­por­te si ellos tie­nen otras afi­ni­da­des, qui­zás ar­tís­ti­cas o ma­nua­les. Las ac­ti­vi­da­des de­ben ser pla­cen­te­ras. No de­ben con­ver­tir­se en obli­ga­ción”, in­di­ca.

Cuan­do esas puer­tas se abren, co­mo te­so­ros es­con­di­dos, de­ben ser apro­ve­cha­dos. Pa­ra eso, Car­do­zo acon­se­ja acor­tar las dis­tan­cias ge­ne­ra­cio­na­les, evi­tar los pre­jui­cios –al es­ti­lo de: “Mi hi­jo es va­go, no se in­tere­sa por nada”– y com­pren­der que tie­nen pau­tas di­fe­ren­tes de co­mu­ni­ca­ción.

“Aun­que los ado­les­cen­tes se mues­tren au­tó­no­mos si­guen ne­ce­si­tan­do la con­ten­ción emo­cio­nal de sus pa­pás. Y un con­trol que no sea au­to­ri­ta­rio, sino de acom­pa­ña­mien­to en los ries­gos pro­pios de esa eta­pa”, ex­pre­sa la do­cen­te.

Vol­ver a ser ni­ños

Un ca­pí­tu­lo apar­te me­re­cen los pa­dres que de­po­si­tan al­tas ex­pec­ta­ti­vas en sus hi­jos cuan­do es­tos so­bre­sa­len en al­gún de­por­te.

Los es­pe­cia­lis­tas ase­gu­ran que mu­chos adul­tos tras­la­dan sus pro­pios an­he­los y frus­tra­cio­nes. Es­to ter­mi­na en una ma­yor exi­gen­cia y, en al­gu­nos ca­sos, has­ta en el mal­tra­to.

El pe­dia­tra Pe­dro Ar­me­lli­ni re­co­mien­da: “Hay que evi­tar que los ni­ños sean muy com­pe­ti­ti­vos. Mu­chos per­ci­ben la frus­tra­ción de sus pa­dres cuan­do no hi­cie­ron el gol que ellos es­pe­ra­ban”.

Aun­que no to­dos tie­nen la po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo, ca­da vez más fa­mi­lia­res le es­tán bus­can­do la vuel­ta pa­ra po­der pa­sar más tiem­po con sus hi­jos. Así co­mo hi­zo Mar­cos Gó­mez, el per­so­na­je de es­ta his­to­ria, de for­ma magistral en Sal­si­pue­des con su hi­jo Ben­ja­mín.

Fur­lan agre­ga al res­pec­to: “Mu­chos pro­ge­ni­to­res po­nen es­me­ro en ase­gu­rar la ma­nu­ten­ción, la dis­ci­pli­na o el con­trol de sus hi­jos. Pe­ro no de­ben ol­vi­dar que el jue­go es un es­pa­cio in­va­lo­ra­ble de sa­lud emo­cio­nal”.

Los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den: a ve­ces es más fá­cil des­en­ma­ra­ñar los sen­ti­mien­tos de nues­tros hi­jos si pa­sa­mos más tiem­po con ellos. Con el úni­co man­da­to de dis­fru­tar al má­xi­mo y, por qué no, de vol­ver a ser ni­ños otra vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.