La dis­cu­sión so­bre Ga­nan­cias

La Voz del Interior - - Página Delantera - Pau­la Mar­tí­nez

La dis­cu­sión so­bre el Im­pues­to a las Ga­nan­cias pa­ra los tra­ba­ja­do­res es­tu­vo, en ge­ne­ral, ba­sa­da en el lla­ma­do mí­ni­mo no im­po­ni­ble. Un va­lor que, co­mo tal, no exis­te en la ley, sino que es­tá for­ma­do por la su­ma de dis­tin­tas de­duc­cio­nes, que mar­can el pi­so a par­tir del cual se em­pie­za a tri­bu­tar.

Es­te pi­so es el que de­ter­mi­na, en com­bi­na­ción con los sa­la­rios, cuán­tas per­so­nas que­da­rán al­can­za­das por el tri­bu­to.

Sin em­bar­go, hay otro te­ma cla­ve en es­ta dis­cu­sión y es cuán­to pa­gan quie­nes sí es­tán gra­va­dos. Es­te te­ma se hi­zo re­le­van­te en los úl­ti­mos años del kirch­ne­ris­mo por la fal­ta de ac­tua­li­za­ción de la es­ca­la de alícuotas entre 2000 y 2016.

Es­ta es­ca­la es la que da pro­gre­si­vi­dad al im­pues­to (es de­cir, pa­gan pro­por­cio­nal­men­te más quie­nes más ga­nan), y man­te­ner la mis­ma es­truc­tu­ra des­de 2000 ha­cía que, quien co­men­za­ba a tri­bu­tar, rá­pi­da­men­te pa­sa­ba a la alí­cuo­ta má­xi­ma de 35 por cien­to, con lo cual esa cua­li­dad era ca­si inexis­ten­te.

En di­ciem­bre de 2016, jun­to con el blan­queo, se in­cor­po­ra­ron mo­di­fi­ca­cio­nes en la ley de Ga­nan­cias no só­lo en los mí­ni­mos sino tam­bién en las alícuotas. Ade­más, se in­tro­du­jo una mo­di­fi­ca­ción au­to­má­ti­ca de to­dos los pa­rá­me­tros, des­de 2018, en fun­ción de la evo­lu­ción sa­la­rial del año an­te­rior.

La dis­cu­sión en ese mo­men­to se cen­tró, co­mo tan­tas otras ve­ces, en el mí­ni­mo no im­po­ni­ble, y que­dó sin efec­to un pro­yec­to del Eje­cu­ti­vo que pre­veía una ade­cua­ción mo­des­ta de alícuotas en 2017, pe­ro mu­cho ma­yor en 2018 y 2019, pa­ra acer­car­la, en par­te, a la si­tua­ción de 15 años atrás. La idea que no pros­pe­ró era que más per­so­nas pa­ga­ran po­co, con una pro­gre­si­vi­dad más acen­tua­da.

De to­dos mo­dos, y pe­se al au­men­to del mí­ni­mo, la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res al­can­za­dos por el im­pues­to no es ba­ja. Ha­ce unos días, un ar­tícu­lo del dia­rio El Cro­nis­ta, de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, con da­tos del je­fe de Ga­bi­ne­te de la Na­ción, Mar­cos Pe­ña, ge­ne­ró crí­ti­cas ya que la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res que tri­bu­ta­ban en di­ciem­bre de 2017 lle­gó a 2,2 mi­llo­nes de per­so­nas, ca­si al ni­vel del má­xi­mo de 2013 (2,4 mi­llo­nes).

Sin em­bar­go, es­te au­men­to no­mi­nal de con­tri­bu­yen­tes del im­pues­to no di­ce na­da so­bre la pre­sión tri­bu­ta­ria. Hoy la ley tie­ne dos as­pec­tos po­si­ti­vos: pri­me­ro, la car­ga es­tá dis­tri­bui­da entre más tra­ba­ja­do­res que pa­gan me­nos y con pro­gre­si­vi­dad más acen­tua­da, y, en se­gun­do lu­gar, hay un ajus­te au­to­má­ti­co, lo cual ha­ce que, en pro­por­ción, no au­men­te el im­pues­to com­pa­ra­do con los ingresos.

An­drés Mir, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to Ar­gen­tino de Aná­li­sis Fis­cal (Ia­raf), se­ña­la al­gu­nos ejem­plos que mues­tran la reducción de la pre­sión tri­bu­ta­ria so­bre el sa­la­rio, ade­más de la pro­gre­si­vi­dad al in­cre­men­tar­se es­ta car­ga en for­ma más que pro­por­cio­nal que la suba de suel­dos.

Así, un tra­ba­ja­dor (sin car­gas de fa­mi­lia ni otras de­duc­cio­nes) que en 2018 co­bra 37.807 pe­sos de suel­do ne­to, tri­bu­ta por Ga­nan­cias 817,4 pe­sos por mes (más el pro­por­cio­nal de agui­nal­do), el

2,2 por cien­to de su in­gre­so. Entre 2013 y 2015, por una dis­tor­sión en la ley, con el mis­mo suel­do real que­da­ba fue­ra del im­pues­to, pe­ro en 2016 pa­ga­ba el

4,9 por cien­to.

Pa­ra un sa­la­rio ne­to ac­tual de

50.410 pe­sos, Ga­nan­cias se lle­va el

7,4 por cien­to en 2018; pe­ro en 2013 era 10,2 por cien­to, y ha­bía subido al 18,8 por cien­to en 2015. En una re­mu­ne­ra­ción de 63.012 pe­sos ne­tos, la pre­sión es del 12 por cien­to.

EL MÍ­NI­MO NO IM­PO­NI­BLE DE­TER­MI­NA CUÁN­TAS PER­SO­NAS QUE­DAN AL­CAN­ZA­DAS POR GA­NAN­CIAS, PE­RO LA ES­CA­LA DE ALÍCUOTAS PRO­GRE­SI­VAS MAR­CA CUÁN­TO PA­GA CA­DA UNA.

Uni­ver­so. Hay 2,2 mi­llo­nes de per­so­nas al­can­za­das por Ga­nan­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.