Em­pre­sas de se­gu­ri­dad di­cen que son ex­tor­sio­na­das

Los bo­li­che­ros y los em­pre­sa­rios acu­san a la agru­pa­ción apo­ya­da por Surrbac de ma­ne­jar­se con ame­na­zas. Sutcapra ase­gu­ra que quiere po­ner a los pa­to­vi­cas en blan­co.

La Voz del Interior - - Primer Plano -

Po­cas se­ma­nas an­tes del 31 de di­ciem­bre pa­sa­do, épo­ca en que los lo­ca­les bai­la­bles tie­nen una agen­da apre­ta­da por las fies­tas de fin de año, una de­ce­na de bo­li­che­ros de la zo­na del Cha­teau fue­ron con­vo­ca­dos por Sutcapra a una reunión en una dis­co de ave­ni­da Cár­cano, en la que el gru­po li­de­ra­do por Cu­per­tino tie­ne cier­ta in­fluen­cia.

El mo­ti­vo del en­cuen­tro era cla­ro: las em­pre­sas de se­gu­ri­dad que tra­ba­ja­ban en sus lo­ca­les de­bían afi­liar­se a su sin­di­ca­to, o bien con­tra­tar a una de las dos fir­mas que ellos apa­dri­na­ban. De lo con­tra­rio, no iban a po­der abrir el fin de se­ma­na, por­que cor­ta­rían la ave­ni­da, se­gún di­je­ron, con la ba­rra bra­va de Ta­lle­res.

“Fue un aprie­te, con ba­rras con­tra­ta­dos. Nos di­je­ron que ha­bía dos op­cio­nes: afi­liar­nos a su gre­mio o con­tra­tar a una de las dos em­pre­sas que ellos de­cían, su ‘bol­sa de tra­ba­jo‘. Si no, ha­bía una ter­ce­ra op­ción: cor­tar­nos el in­gre­so a los bo­li­ches”, re­cor­dó un em­pre­sa­rio que ad­mi­nis­tra lo­ca­les de en­tre­te­ni­mien­to tan­to en ba­rrio Güe­mes co­mo en la zo­na nor­te y fue­ra de la ciu­dad.

La ex­tor­sión hi­zo que to­ma­ra la de­ci­sión de pres­cin­dir de las em­pre­sas de se­gu­ri­dad pri­va­da pa­ra su em­pren­di­mien­to. Op­tó por la con­tra­ta­ción de po­li­cías adi­cio­na­les, al­go que no cree que fa­vo­rez­ca a su ne­go­cio, ya que el am­bien­te se ten­sa con una per­so­na ar­ma­da ca­mi­nan­do por el lu­gar.

“Lle­ga­mos a la reunión y es­ta­ba lleno de pa­to­vi­cas y de ba­rras del fút­bol. Nos di­je­ron que te­nían pre­pa­ra­dos co­lec­ti­vos pa­ra cor­tar los ingresos, que­mar go­mas y que, co­mo eran ban­ca­dos por (Mauricio) Sai­llén, iban a te­ner tam­bién sus ca­mio­nes y su gen­te”, agre­gó el due­ño de una de las dis­cos más con­cu­rri­das del Cha­teau.

Des­de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad se in­di­có que en esa opor­tu­ni­dad de­bió in­ter­ve­nir en la zo­na del Cha­teau con la Po­li­cía, an­te las ad­ver­ten­cias de un po­si­ble cor­te de ca­lles pa­ra im­pe­dir el in­gre­so a los bo­li­ches.

Otra de­nun­cia

Sin em­bar­go, el con­flic­to no se cir­cuns­cri­be só­lo a los al­re­de­do­res del Kem­pes y es­tá es­pa­cia­do en el tiem­po. El vier­nes 10 de fe­bre­ro de 2017, la Uni­dad Ju­di­cial 4 ini­ció un su­ma­rio con­tra Ma­rio Cu­per­tino por una de­nun­cia por de­li­tos con­tra la li­ber­tad y se dis­pu­so que no po­día acer­car­se a me­nos de 200 me­tros del bo­li­che Ca­na­rio Ne­gro, en Ron­deau 155, Nue­va Cór­do­ba.

Fuen­tes ju­di­cia­les in­di­ca­ron que la de­nun­cia se hi­zo por­que Cu­per­tino y otras per­so­nas de Sutcapra in­cre­pa­ron al per­so­nal de se­gu­ri­dad del lu­gar e im­pi­die­ron el in­gre­so de pú­bli­co, por­que los due­ños del lo­cal no que­rían con­tra­tar a otra em­pre­sa pa­ra con­tro­lar el in­gre­so y la per­ma­nen­cia.

Con­tra el Cos­quín Rock

En Ca­na­rio Ne­gro, la se­gu­ri­dad es­ta­ba a car­go de la em­pre­sa Wasp. Ra­mi­ro Pe­rey­ra Lu­ce­ro, ti­tu­lar de la com­pa­ñía, in­di­có que su­frió “va­rios ata­ques a tra­vés de re­des so­cia­les, con cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio. Con otras em­pre­sas, em­pe­za­mos a en­te­rar­nos de que Sutcapra se ha­cía pre­sen­te en bo­li­ches y les de­cían que de­bían con­tra­tar a otras em­pre­sas, ava­la­das por ellos, pa­ra no te­ner pro­ble­mas. Así, per­dí tres lu­ga­res don­de tra­ba­ja­ba”.

Otras dos em­pre­sas tam­bién fue­ron ata­ca­das. La ame­na­za lle­gó a la edi­ción 2017 del Cos­quín Rock.

Per­so­nas que vi­vie­ron de cerca el con­flic­to con­ta­ron que el sin­di­ca­to de Cu­per­tino se con­tac­tó tan­to con los or­ga­ni­za­do­res, pa­ra in­di­car­les a qué em­pre­sas de­bían con­tra­tar, co­mo con las agen­cias que ha­bían fir­ma­do pa­ra el fes­ti­val, y les exi­gió un apor­te. “Es­tas em­pre­sas –res­pon­de Cu­per­tino– no apor­tan na­da a los em­plea­dos ni les dan obra so­cial. Es­tán fue­ra de con­ve­nio, les co­bran la ro­pa a los con­tro­la­do­res y se la des­cuen­tan del suel­do. No­so­tros ve­ni­mos pa­ra que que­den en blan­co”.

“Lo que ellos que­rían –di­ce Pa­blo Yuan, de la em­pre­sa Lar­go Ro­jo, que tra­ba­ja en el fes­ti­val– no era un apor­te sin­di­cal, sino ne­go­ciar pa­ra que­dar­se con pla­ta. Cu­per­tino lle­gó con un abo­ga­do de Bue­nos Ai­res y ame­na­zó con ha­cer cor­tes en la ru­ta al fes­ti­val si no les dá­ba­mos un apor­te. Ter­mi­né dán­do­les pla­ta pa­ra que se va­yan”.

En 2018, Sutcapra in­ten­tó re­pe­tir el ne­go­cio y re­ci­bió una ne­ga­ti­va. Fir­ma­do por el sin­di­ca­to, se dis­tri­bu­yó un pan­fle­to que acu­sa­ba al em­pre­sa­rio Jo­sé Pa­laz­zo de con­tra­tar em­pre­sas que pre­sun­ta­men­te ex­plo­ta­ban a los tra­ba­ja­do­res, en des­co­no­ci­mien­to de una su­pues­ta bol­sa de tra­ba­jo gre­mial, y ame­na­za­ba con una mo­vi­li­za­ción en per­jui­cio del show de es­te año.

Des­de En Vi­vo, in­di­ca­ron a La Voz que se co­mu­ni­ca­ron con Cu­per­tino pa­ra ma­ni­fes­tar que la or­ga­ni­za­ción con­tra­ta­ba a em­pre­sas re­co­no­ci­das, co­mo Lar­go Ro­jo y Ap­pa­loo­sa, que tie­nen a sus tra­ba­ja­do­res re­gis­tra­dos y en­cua­dra­dos en Su­vi­co, y que no hu­bo ne­ce­si­dad de rea­li­zar una de­nun­cia, ya que eli­mi­na­ron el flyer.

El em­pre­sa­rio Javier Rey­no­so, de Ap­pa­loo­sa, aña­dió que tam­bién tu­vo que “apor­tar” y que en­ten­dió “por dón­de ve­nía es­to: una jun­ta de gen­te que no tie­ne de­ma­sia­do sus­ten­to le­gal, pe­ro que va al cho­que, di­rec­ta­men­te a apre­tar”.

CU­PER­TINO LLE­GÓ CON UN ABO­GA­DO Y AME­NA­ZÓ CON HA­CER COR­TES EN LA RU­TA SI NO LES DÁ­BA­MOS UN APOR­TE.

Pa­blo Yuan, em­pre­sa­rio

(FACEBOOK)

Au­dien­cia. Cu­per­tino, de Sutcapra (en el cen­tro), con el mi­nis­tro de Tra­ba­jo de Cór­do­ba, Omar Se­reno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.