Otra opor­tu­ni­dad pa­ra no des­apro­ve­char

La Voz del Interior - - Opinión -

La re­cien­te vi­si­ta a la Ar­gen­ti­na del je­fe del Go­bierno es­pa­ñol, Ma­riano Ra­joy, de­be apro­ve­char­se co­mo una opor­tu­ni­dad pro­pi­cia pa­ra re­cor­dar lo que nos ha pa­sa­do a lo lar­go de los úl­ti­mos años.

En ese con­tex­to, te­ne­mos que pre­gun­tar­nos si nues­tro país quiere se­guir ais­la­do, en nom­bre de un pue­ril in­fan­ti­lis­mo na­cio­na­lis­ta, o re­co­men­zar el lar­go y tra­ba­jo­so ca­mino de re­in­ser­tar­nos en el mun­do. Un mun­do, co­mo sa­be­mos, con el que he­mos es­ta­do en con­flic­to a lo lar­go de la ma­yor par­te de los úl­ti­mos 80 años.

Por­que nues­tra ines­ta­ble re­la­ción con la co­mu­ni­dad de na­cio­nes en­tró en pi­ca­da el mis­mo día que el go­bierno de turno de­ci­dió apos­tar por el Eje en los ini­cios de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Y se pro­fun­di­zó con la apli­ca­ción de teo­rías re­fe­ri­das a ter­ce­ras po­si­cio­nes y un ais­la­cio­nis­mo que op­ti­mis­tas mal do­cu­men­ta­dos bau­ti­za­ron co­mo “vi­vir con lo nues­tro”.

Por esas y otras cues­tio­nes no me­nos in­faus­tas, la Ar­gen­ti­na es hoy un pun­to mi­núscu­lo en el ma­pa de un mun­do en el que al­gu­na vez su­po te­ner pe­so es­pe­cí­fi­co.

Por­que tar­da­mos en apren­der nues­tras lec­cio­nes y nos de­lei­ta­mos en la reite­ra­ción de nues­tros erro­res –qui­zá has­ta nos re­sul­tan fa­mi­lia­res–, hoy de­be­mos de­san­dar tra­ba­jo­sa­men­te el ca­mino pa­ra con­se­guir que nos crean que es­ta vez va en se­rio y no va­mos a de­frau­dar­los de nue­vo.

No es mu­cho lo que se nos pi­de en la ma­te­ria: só­lo se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, lo que im­pli­ca no cam­biar las re­glas, el ár­bi­tro y la can­cha en for­ma pe­rió­di­ca, y el res­pe­to por los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos.

Na­da fá­cil des­pués de un de­fault, de­be de­cir­se. Y, cla­ro es­tá, que ter­mi­ne­mos con la in­fla­ción, esa ex­tra­ña ca­rac­te­rís­ti­ca na­cio­nal que nos dis­tin­gue en el mun­do. Es­ta­bi­li­dad y re­glas cla­ras no es de­ma­sia­do pe­dir, aun cuan­do por aquí es­to no sea mo­ne­da co­rrien­te.

Ya he­mos pro­ba­do otras va­rian­tes que no re­sul­ta­ron, y se­gui­mos car­gan­do con nues­tros fra­ca­sos, a la vez que pa­ga­mos un al­to y sos­te­ni­do pre­cio por ca­da uno de ellos. Por eso, se­ría sen­sa­to de­fi­nir si que­re­mos ma­du­rar o con­de­nar­nos a una ado­les­cen­cia eter­na, siem­pre dis­pues­tos a cul­par a otros por los ma­les que nos in­ven­ta­mos.

La Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta de in­ver­so­res se­rios, ya no ca­pi­ta­les go­lon­dri­na o aven­tu­re­ros opor­tu­nis­tas, y pa­ra ello de­be te­ner le­yes y obli­gar­se a cum­plir­las.

Es­to le per­mi­ti­rá ser creí­ble, no re­pe­tir ex­pe­rien­cias la­men­ta­bles co­mo la del Gru­po Mar­sans, ex­pe­rien­cia po­si­bi­li­ta­da por la fal­ta de es­crú­pu­los de al­gu­nos y la au­sen­cia del Es­ta­do, lu­jos que ya no po­de­mos per­mi­tir­nos.

Qui­zá to­da­vía no sea de­ma­sia­do tar­de pa­ra re­pa­rar­nos a no­so­tros mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.