El Día Ce­ro

La Voz del Interior - - Opinión - Gui­ller­mo Pa­ra­je*

Ciu­dad del Ca­bo po­dría ser to­ma­da co­mo la ca­pi­tal de cual­quier país eu­ro­peo, si no fue­ra por sus co­lo­res, aromas y so­ni­dos afri­ca­nos. Por esa ale­gría ne­gra que, a par­tir de rit­mos ale­gres y son­ri­sas amplias, es­con­de lo dra­má­ti­co de vi­vir en uno de los paí­ses más ri­cos y más desiguales de la Tie­rra (co­mo di­ría un eco­no­mis­ta fa­mo­so, la so­cie­dad “ca­pu­chino”: una gran ba­se ma­rrón, al­go de blan­co en­ci­ma, con una piz­ca de cho­co­la­te en el to­pe).

No se sa­be si en dos, tres o cua­tro me­ses, Ciu­dad del Ca­bo se que­da­rá sin agua. A pe­sar de en­con­trar­se a po­cos ki­ló­me­tros del si­tio en que se en­cuen­tran el Atlán­ti­co con el Ín­di­co, su fuen­te de agua dul­ce, un con­jun­to de re­pre­sas cer­ca­nas, es­tá se­cán­do­se.

Los úl­ti­mos cua­tro años es­tu­vie­ron entre los más se­cos des­de que se tie­ne re­gis­tros y, co­mo con­se­cuen­cia, el ni­vel de la prin­ci­pal re­pre­sa, que es­ta­ba por en­ci­ma de los 50 me­tros el año pa­sa­do, apenas su­pera los 20 aho­ra.

Cuan­do lle­gue a 13 me­tros (en un par de me­ses o al­go más), los ha­bi­tan­tes de es­ta ciu­dad abri­rán sus gri­fos y no saldrá ni una go­ta de agua. A par­tir de ese “día ce­ro”, ca­mio­nes cis­ter­na le da­rán 25 li­tros de agua dia­rios a ca­da per­so­na pa­ra que cu­bran to­das sus ne­ce­si­da­des (pa­ra el aseo per­so­nal, lim­pie­za, co­ci­nar, be­ber, et­cé­te­ra), al­go inédito en una ciu­dad mo­der­na, con ca­si me­dio mi­llón de ha­bi­tan­tes.

La ciu­dad se es­tá pre­pa­ran­do. Las pi­le­tas de los ho­te­les más lu­jo­sos se en­cuen­tran va­cías o cubiertas pa­ra evi­tar la eva­po­ra­ción. Los gri­fos de agua en los ba­ños de los res­tau­ran­tes (in­clu­so aque­llos de ni­vel al­to) fue­ron re­mo­vi­dos y, en su lu­gar, se in­vi­ta a los clien­tes a uti­li­zar al­cohol en gel.

En co­ci­nas de res­tau­ran­tes y ca­sas, se co­lo­can bal­des pa­ra jun­tar el agua que se usa pa­ra la­var co­mi­da o va­ji­lla, a fin de usar­la pa­ra des­car­gar ba­ños.

Es­tá prohi­bi­do re­gar jar­di­nes o la­var au­tos; se re­co­mien­da du­char­se en 90 se­gun­dos, en los que se usan 15 li­tros de agua (el 60% de lo que re­ci­bi­rá dia­ria­men­te ca­da per­so­na). To­das esas me­di­das re­tra­sa­rán al­gu­nos días el mo­men­to que, de to­das ma­ne­ras, lle­ga­rá y po­dría que­dar­se va­rios me­ses e, in­clu­so, años.

El cam­bio cli­má­ti­co es el prin­ci­pal apun­ta­do, aun­que los ha­bi­tan­tes cul­pan, ade­más, a la co­rrup­ción po­lí­ti­ca, que de­mo­ró obras ne­ce­sa­rias du­ran­te años.

Los ex­per­tos du­dan de que es­tas obras ha­yan po­di­do evi­tar com­ple­ta­men­te es­ta si­tua­ción. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, los que pa­re­cen es­tar más preo­cu­pa­dos por lo que se vi­ve son los sud­afri­ca­nos ri­cos, que pron­to se ve­rán en la mis­ma si­tua­ción en la que han es­ta­do los más po­bres (“el ca­fé del ca­pu­chino”) du­ran­te dé­ca­das.

Ciu­dad del Ca­bo va a ser se­gui­da de cerca por un nú­me­ro de gran­des asen­ta­mien­tos ur­ba­nos que pron­to po­drían es­tar en su lu­gar (¿se ima­gi­na us­ted en la mis­ma si­tua­ción?).

Es­to re­ve­la que el cam­bio cli­má­ti­co ya es­tá aquí y que sus efec­tos más in­de­sea­bles se es­tán em­pe­zan­do a sen­tir, en so­cie­da­des que pri­me­ro lo ne­ga­ron; lue­go lo sos­la­ya­ron, pen­san­do que la cien­cia, de al­gu­na ma­ne­ra, lo re­sol­ve­ría o ate­nua­ría; y, fi­nal­men­te, se en­cuen­tran mal pre­pa­ra­das y tra­tan­do de ha­cer frente a las con­se­cuen­cias.

El agua es un as­pec­to de es­to. En­fer­me­da­des que au­men­tan su área en­dé­mi­ca (den­gue, chi­kun­gu­ña, zi­ka, fie­bre ama­ri­lla y ma­la­ria son al­gu­nas de ellas) son otro as­pec­to pa­ra el que tam­po­co pa­re­ce­mos es­tar lo su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­dos; co­mo tam­po­co lo es­ta­mos pa­ra inun­da­cio­nes, tor­men­tas que des­car­gan en po­cos mi­nu­tos un vo­lu­men de agua inusual (aun­que ca­da vez más co­mún) o vien­tos hu­ra­ca­na­dos.

* Eco­no­mis­ta

Ciu­dad del Ca­bo. Sin agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.