Co­no­ci­mien­to, pa­ra to­mar de­ci­sio­nes

La Voz del Interior - - Ciudadanos - Ma­ria­na Ote­ro mo­te­ro@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Acer­car la cien­cia a la so­cie­dad a tra­vés del ar­te, sa­car­la de los la­bo­ra­to­rios y com­par­tir­la, ge­ne­rar emo­ción y así apren­der. Esos son al­gu­nos de los ob­je­ti­vos que se pro­pu­so un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res y ac­to­res cor­do­be­ses que, a tra­vés del “tea­tro cien­tí­fi­co”, ex­pli­can qué le pa­sa al cuer­po hu­mano cuan­do se enamo­ra, cuan­do sien­te pla­cer o cuan­do con­su­me sus­tan­cias psi­coac­ti­vas.

Se tra­ta de Ta­cu­rú Tea­tro, pre­cur­so­res del tea­tro cien­tí­fi­co en el país, que pre­sen­ta­rá tres fun­cio­nes de El pla­cer de ser hor­mi­ga, el miér­co­les 18 (a las 9, las 11 y las 19.30) en la Sa­la de las Amé­ri­cas del Pa­be­llón Ar­gen­ti­na en la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria. Es­tá destinada a alum­nos se­cun­da­rios; y, al fi­na­li­zar el es­pec­tácu­lo, se en­tre­ga­rá ma­te­rial di­dác­ti­co pa­ra que los do­cen­tes pro­fun­di­cen los te­mas en el au­la, con en­la­ces dirigidos a pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas.

Ji­me­na Ghi­sol­fi, co­mu­ni­ca­do­ra so­cial y ar­tis­ta; la ac­triz Vre­ni Schind­ler; y Fran­co Mir, bió­lo­go y ac­tor, cuen­tan que es la pri­me­ra obra pen­sa­da ín­te­gra­men­te pa­ra ado­les­cen­tes. El te­ma cen­tral es el pla­cer, el amor y el uso de dro­gas, y se abor­da des­de una pers­pec­ti­va neu­ro­cien­tí­fi­ca.

Es la his­to­ria de Ber­nar­da, Fe­de­ri­ca y Gre­go­rio, dos hor­mi­gas y una cu­ca­ra­cha, que que­dan en­ce­rra­das en un la­bo­ra­to­rio des­pués del de­rrum­be de su hor­mi­gue­ro. Los tres ela­bo­ran un plan pa­ra con­quis­tar a los hu­ma­nos: es­tu­diar el ce­re­bro de los enamo­ra­dos. “Pien­san có­mo van a ha­cer pa­ra sa­lir de ahí y em­pie­zan a desatar­se sus de­bi­li­da­des, sus his­to­rias de amor, sus adic­cio­nes al tra­ba­jo...”, an­ti­ci­pa Schind­ler.

Es­ce­nas co­ti­dia­nas

La idea del tea­tro cien­tí­fi­co sur­gió de un tra­ba­jo de es­pe­cia­li­za­ción que cur­sa­ba Fran­co Mir, bió­lo­go y miem­bro de un gru­po de jó­ve­nes in­ves­ti­ga­do­res en neu­ro­cien­cia de la UNC y tam­bién del Co­ni­cet, que des­de ha­ce una dé­ca­da di­vul­gan las neu­ro­cien­cias en Cór­do­ba.

“Ar­ma­mos un gru­po de tea­tro cien­tí­fi­co des­de una vi­sión in­ter­dis­ci­pli­na­ria, don­de con­flu­yen la co­mu­ni­ca­ción, la cien­cia y el tea­tro con el es­pí­ri­tu de sa­car la cien­cia de los la­bo­ra­to­rios y lle­var­la a otros lu­ga­res”, ex­pli­ca Mir.

Co­men­za­ron con una pri­me­ra obra ca­lle­je­ra pa­ra ni­ños, con la in­ten­ción de ge­ne­rar la cu­rio­si­dad que per­mi­tie­ra, des­pués, pro­fun­di­zar cier­tos te­mas.

“Es­ta se­gun­da obra es más es­pe­cí­fi­ca pa­ra ado­les­cen­tes y tie­ne que ver con la his­to­ria de ca­da uno. Tra­ba­jo en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo des­de ha­ce tiem­po y veo lo que su­ce­de con los ado­les­cen­tes, qué les in­tere­sa, de qué ha­blan. Hay una fuer­te mi­ra­da en con­tra del amor pa­to­ló­gi­co, del amor ob­se­si­vo“, se­ña­la Ji­me­na.

Y agre­ga: “La obra tie­ne si­tua­cio­nes o un len­gua­je muy cer­cano a los ado­les­cen­tes, re­la­cio­na­do con las tec­no­lo­gías, con el uso de What­sApp o de Facebook, enamo­rar­se de un per­fil. En la obra tra­ba­ja­mos eso, y es un gui­ño. Es­cu­chás que se ríen con una ri­sa de com­pli­ci­dad, se sien­ten iden­ti­fi­ca­dos y se dis­tien­den tam­bién”.

El pa­pel del ce­re­bro

La his­to­ria se ba­sa en dos hor­mi­gas y una cu­ca­ra­cha cien­tí­fi­cas que de­ci­den des­en­tra­ñar qué pa­sa en el ce­re­bro cuan­do los hu­ma­nos se enamo­ran, cuan­do con­su­men sus­tan­cias psi­coac­ti­vas y cuan­do sien­ten pla­cer.

“La obra en sí no ha­ce ni apo­lo­gía ni abo­li­ción a las dro­gas, sino que da un pan­ta­lla­zo so­bre qué pa­sa en el cuer­po an­te el consumo de cier­tas sus­tan­cias, cuá­les son las dro­gas más pe­li­gro­sas, có­mo in­flu­yen los con­tex­tos en el consumo. To­da es­ta in­for­ma­ción es­tá ava­la­da por in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas. Y en cuan­to al amor, tra­ba­ja­mos so­bre el amor pa­to­ló­gi­co, el amor ob­se­si­vo, que tie­ne co­ne­xio­nes con las adic­cio­nes a cier­tas dro­gas”, sub­ra­ya Ghi­sol­fi.

Fran­co agre­ga: “Un con­cep­to neu­ro­cien­tí­fi­co, que es el hi­lo con­duc­tor del pla­cer, del amor y del consumo de sus­tan­cias es el cir­cui­to de re­com­pen­sas. Es una se­rie de es­truc­tu­ras ce­re­bra­les que se ac­ti­van pa­ra dar sen­sa­cio­nes de pla­cer a un in­di­vi­duo: co­mer, be­ber o te­ner se­xo ac­ti­van es­te cir­cui­to de re­com­pen­sas. Ocu­rre cuan­do una per­so­na es­tá enamo­ra­da, pe­ro tam­bién cuan­do con­su­me dro­gas”.

La idea de sa­car a la cien­cia de los la­bo­ra­to­rios, co­mo en es­ta ex­pe­rien­cia, es­tá aso­cia­da a de­mo­cra­ti­zar el co­no­ci­mien­to.

“En­tien­do la ne­ce­si­dad y la im­por­tan­cia de te­ner in­for­ma­ción que nos pue­de ser­vir pa­ra nues­tra vi­da co­ti­dia­na y que se in­ves­ti­ga en un la­bo­ra­to­rio, ese lu­gar que pa­re­ce tan her­mé­ti­co. Es fun­da­men­tal te­ner co­no­ci­mien­to pa­ra po­der to­mar de­ci­sio­nes. Si des­co­noz­co qué le su­ce­de a mi cuer­po si consumo es­to o aque­llo, lo más pro­ba­ble es que de­ci­da otras co­sas so­bre mí”, sos­tie­ne Ji­me­na.

“Mu­chas ve­ces, la cien­cia se ha man­te­ni­do den­tro de cier­tas to­rres de mar­fil, ac­ce­si­ble só­lo pa­ra al­gu­nas per­so­nas o pa­ra las que es­ta­ban re­la­cio­na­das con la aca­de­mia. Pe­ro en los úl­ti­mos años, eso ha ido cam­bian­do y han sur­gi­do dis­tin­tas es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción pa­ra que la co­mu­ni­dad, en ge­ne­ral, pue­da apren­der de los co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos que son apli­ca­bles en la vi­da dia­ria y que per­mi­ten to­mar de­ci­sio­nes más res­pon­sa­bles, por ejem­plo, con re­la­ción a la dro­ga”, plan­tea Fran­co.

Pro­ta­go­nis­tas. Dos hor­mi­gas y una cu­ca­ra­cha, los per­so­na­jes cen­tra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.