Ma­rio Bun­ge re­cuer­da a su maes­tro “cor­do­bés”

La Voz del Interior - - Ciudadanos - Lu­cas Viano lviano@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Ma­rio Bun­ge ya es una le­yen­da viva de la cien­cia ar­gen­ti­na. A los

99 años con­ti­núa su tra­ba­jo en la Uni­ver­si­dad McGill de Mon­treal (Ca­na­dá). Y tam­bién se da tiem­po pa­ra es­cri­bir car­tas (mails) a co­le­gas de to­das par­tes del mun­do.

Ha­ce unos días, Ho­ra­cio Pas­taws­ki, in­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet en la Fa­cul­tad de Ma­te­má­ti­ca, As­tro­no­mía y Fí­si­ca de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba (UNC), re­ci­bió un mail de Bun­ge.

El texto re­pa­sa al­gu­nos epi­so­dios de su pa­so por el Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co de la UNC. En 1943, el fí­si­co aus­tría­co Gui­do Beck se re­fu­gió allí pa­ra huir del na­zis­mo y la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Beck fue el di­rec­tor de la te­sis doc­to­ral de Bun­ge.

Pas­ta­was­ki cuen­ta có­mo la car­ta que re­ci­bió de Bun­ge se en­la­za con el úl­ti­mo gran hallazgo de la fí­si­ca: las on­das gra­vi­ta­cio­na­les.

“Las on­das gra­vi­ta­cio­na­les son hoy una he­rra­mien­ta ex­qui­si­ta de la as­tro­fí­si­ca con la que se vio có­mo un agu­je­ro ne­gro en­gu­lle una es­tre­lla de neu­tro­nes mien­tras su trans­mu­ta­do­ra al­qui­mia for­ma el oro y la pla­ta”, co­men­ta Pas­taws­ki.

Y agre­ga: “Pe­ro cuan­do Gui­do Beck las pre­di­jo en su te­sis en Vie­na en 1925, ni si­quie­ra Eins­tein creía en ellas. Por eso, cuan­do en

1943 En­ri­que Ga­vio­la re­fu­gió a Beck en el Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co de Cór­do­ba, los más in­quie­tos jó­ve­nes ar­gen­ti­nos se acer­ca­ron a apren­der del maes­tro. En­tre ellos es­ta­ban Ma­rio Bun­ge, Er­nes­to Sa­ba­to, Al­ber­to Maiz­te­gui y Jo­sé An­to­nio Balseiro”.

Beck di­ri­gió la te­sis doc­to­ral de Bun­ge, quién a su vez for­mó a An­drés Kál­nay. “Ya en Cór­do­ba, Kál­nay ini­ció en la in­ves­ti­ga­ción a los jó­ve­nes que ori­gi­na­ron la es­cue­la de fí­si­ca teó­ri­ca cor­do­be­sa. Aquí se for­ma­ron los ar­gen­ti­nos que par­ti­ci­pa­ron en la de­tec­ción de on­das gra­vi­ta­cio­na­les ga­lar­do­na­da con el Pre­mio No­bel

2017, Ma­rio Díaz y Gabriela Gon­zá­lez”, re­don­dea Pas­taws­ki.

Pa­ra el fí­si­co de la UNC fue emo­cio­nan­te re­ci­bir la car­ta de Bun­ge y “re­vi­vir re­ta­zos des­co­no­ci­dos de nues­tra his­to­ria”.

“Pe­ro el ci­clo no se cie­rra sino que se con­ti­nua­rá en una nue­va ge­ne­ra­ción de ar­gen­ti­nos que se ani­men a so­ñar con re­sol­ver al­guno de los inaca­ba­bles mis­te­rios de la na­tu­ra­le­za”, ase­gu­ra Pas­taws­ki.

La car­ta de Bun­ge en­tre­la­za re­cuer­dos con pre­ci­sio­nes cien­tí­fi­cas. “Una tar­de del in­vierno de 1943, Er­nes­to Sa­ba­to me ci­tó en una pen­sión de la ca­lle Pas­teur pa­ra pre­sen­tar­me a un tal Gui­do Beck”, co­mien­za la mi­si­va.

Y con­ti­núa: “Beck apa­re­ció con un ojo cu­bier­to por un pa­ño ne­gro, víc­ti­ma de la die­ta de Cal­das da Rain­ha, la pri­sión po­lí­ti­ca don­de en­ce­rra­ban a los po­si­bles enemi­gos de Oli­vei­ra Salazar, el dic­ta­dor fas­cis­ta de Por­tu­gal. Al pa­re­cer, Beck ha­bía he­cho al­gu­nos chis­tes con­tra di­cho per­so­na­je en un ca­fé de Coim­bra, don­de en­se­ña­ba”.

Más ade­lan­te, Bun­ge re­ma­ta: “La lle­ga­da de Beck a Ar­gen­ti­na cam­bió la fí­si­ca del país de la no­che a la ma­ña­na. No con­ten­to con ser el úni­co fí­si­co teó­ri­co ac­ti­vo en el lu­gar, ape­nas lle­ga­do Beck fun­dó la Aso­cia­ción Fí­si­ca Ar­gen­ti­na (AFA) jun­to con En­ri­que Ga­vio­la, Er­nes­to Ga­llo­ni y una vein­te­na de es­tu­dian­tes, en­tre ellos el au­tor de es­ta no­ta”.

Vi­si­tas a Cór­do­ba

So­bre sus vi­si­tas a Cór­do­ba, Bun­ge re­cuer­da: “Yo me co­mu­ni­ca­ba con Beck por co­rreo, y de vez en cuan­do via­ja­ba al Ob­ser­va­to­rio pa­ra con­sul­tar­lo. Du­ran­te mi pri­me­ra vi­si­ta me lle­vó a la es­ta­ción as­tro­fí­si­ca de Bos­que Ale­gre, don­de tra­ba­ja­ban Ga­vio­la y su asis­ten­te Ri­car­do Plac­zek. Des­pués de mi­rar las ins­ta­la­cio­nes fui­mos al pue­blo pa­ra al­qui­lar un par de ca­ba­llos pa­ra vi­si­tar los al­re­de­do­res”.

Y agre­ga: “Que yo se­pa, Beck nun­ca ha­bía mon­ta­do an­tes. Pe­ro esa pri­me­ra vez ca­bal­gó co­mo un ve­te­rano, y que­dó mu­cho me­nos mo­li­do que yo. Otro día, don Gui­do me lle­vó a la azo­tea del Ob­ser­va­to­rio, don­de se apo­de­ró de un te­les­co­pio y ubi­có pri­me­ro a la Lu­na y des­pués a Jú­pi­ter. Tam­bién es­ta fue la pri­me­ra vez que ma­ne­ja­ba un te­les­co­pio. Que­dé ató­ni­to. Yo no me ha­bría atre­vi­do”. Gui­do Beck tra­ba­jó en Cór­do­ba de 1943 a 1951.

Tro­ta­mun­dos. Gui­do Beck na­ció en Aus­tria en 1903, pe­ro re­co­rrió el mun­do en­se­ñan­do e in­ves­ti­gan­do fí­si­ca. Es­tu­vo en la Unión So­vié­ti­ca, Fran­cia, Por­tu­gal, Ar­gen­ti­na (pri­me­ro en Cór­do­ba y lue­go en Ba­ri­lo­che). Mu­rió en Bra­sil en 1988.

(LA VOZ / AR­CHI­VO)

Fi­ló­so­fo re­co­no­ci­do. A los 99 años, Ma­rio Bun­ge con­ti­núa su tra­ba­jo des­de la Uni­ver­si­dad McGill de Mon­treal, en Ca­na­dá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.