El bas­tión de la ul­tra­de­re­cha ca­tó­li­ca

La Voz del Interior - - Internacionales -

VE­RO­NA. En la obra “Romeo y Ju­lie­ta”, de Wi­lliam Sha­kes­pea­re, “la jus­ta Ve­ro­na” era el te­lón de fon­do de una de las his­to­rias de amor más trá­gi­cas y co­no­ci­das del mun­do. Pe­ro en la ac­tua­li­dad, es­ta prós­pe­ra ciu­dad del nor­des­te de Ita­lia, de 250 mil ha­bi­tan­tes, es­tá a la van­guar­dia de una cru­za­da an­ti­abor­to que es­tá mar­can­do el cur­so de la po­lí­ti­ca na­cio­nal.

En oc­tu­bre de 2018, Ve­ro­na se con­vir­tió en la pri­me­ra ciu­dad ita­lia­na en au­to­pro­cla­mar­se una “ciu­dad pro­vi­da” y en pro­me­ter apo­yo eco­nó­mi­co a los pro­yec­tos an­ti­abor­tis­tas fi­nan­cia­dos por la Igle­sia Ca­tó­li­ca lo­cal y en­ti­da­des pri­va­das.

La pro­pues­ta, aus­pi­cia­da por el par­ti­do ul­tra­de­re­chis­ta Li­ga, fue apro­ba­da por el Go­bierno lo­cal en una vo­ta­ción que pro­vo­có fi­su­ras po­lí­ti­cas. La lí­der lo­cal del opo­si­tor y cen­troiz­quier­dis­ta Par­ti­do De­mó­cra­ta vo­tó a fa­vor, mien­tras que la for­ma­ción an­ti­sis­te­ma Mo­vi­mien­to Cin­co Es­tre­llas (M5S), alia­do de la Li­ga a ni­vel na­cio­nal pe­ro no en Ve­ro­na, vo­tó en con­tra de la me­di­da.

“Pa­re­ce que en Ve­ro­na se ha re­tro­ce­di­do a la Edad Me­dia”, es­cri­bió en Fa­ce­book Mat­tia Fan­ti­na­ti, dipu­tado por Ve­ro­na del M5S en el Par­la­men­to na­cio­nal.

Cuan­do la pro­pues­ta fue apro­ba­da, unas 20 mu­je­res de un gru­po fe­mi­nis­ta lo­cal aca­pa­ra­ron los ti­tu­la­res por su pro­tes­ta den­tro del ayun­ta­mien­to, en el que apa­re­cie­ron ata­via­das con ca­pas ro­jas y ca­pu­chas blan­cas co­mo los per­so­na­jes de la se­rie de te­le­vi­sión El cuen­to de la cria­da, que tra­ta so­bre un fu­tu­ro dis­tó­pi­co en el que las mu­je­res han si­do re­du­ci­das a su pa­pel co­mo con­cu­bi­nas.

Fun­da­men­ta­lis­mo ca­tó­li­co “La re­per­cu­sión que tu­vi­mos fue mu­cho ma­yor de lo que es­pe­rá­ba­mos con es­ta pro­tes­ta”, cuen­ta Va­le­ria, in­te­gran­te del co­lec­ti­vo Non Una Di Meno.

De acuer­do con es­te gru­po fe­mi­nis­ta, Ve­ro­na ha to­ma­do un rum­bo “ca­tó­li­co fun­da­men­ta­lis­ta” que bá­si­ca­men­te bus­ca re­ver­tir las re­for­mas de los de­re­chos ci­vi­les de los úl­ti­mos 40 años. A su jui­cio, es preo­cu­pan­te que los con­ce­ja­les de de­re­cha de otras ciu­da­des ita­lia­nas, in­clu­yen­do Ro­ma, Mi­lán y Fe­rra­ra, ha­yan pro­pues­to re­so­lu­cio­nes an­ti­abor­tis­tas si­mi­la­res.

Gru­pos ca­tó­li­cos ul­tra­con­ser­va­do­res y an­ti­abor­tis­tas han re­ci­bi­do la ini­cia­ti­va con los bra­zos abier­tos por con­si­de­rar­la una se­ñal de que los vien­tos so­plan a su fa­vor. Uno de ellos es Ch­ris­tus Rex Tra­di­tio, un gru­po ve­ro­nés con víncu­los con el par­ti­do neo­fas­cis­ta For­za Nuo­va y cam­pa­ñas con­tra la in­mi­gra­ción y el re­gre­so a la fa­mi­lia “tra­di­cio­nal”.

La pro­pues­ta “es una ma­ra­vi­llo­sa tar­je­ta de pre­sen­ta­ción” pa­ra el Con­gre­so Mun­dial de Fa­mi­lias, una coa­li­ción glo­bal an­ti­abor­tis­ta que Ve­ro­na aco­ge­rá en 2019, di­ce el lí­der de Ch­ris­tus Rex, Mat­teo Cas­tag­na.

Ita­lia, un país de tra­di­ción ca­tó­li­ca y so­cial­men­te con­ser­va­dor, le­ga­li­zó el abor­to y el di­vor­cio en la dé­ca­da del ‘70 y las unio­nes ci­vi­les en­tre pa­re­jas ho­mo­se­xua­les ha­ce só­lo dos años. La Igle­sia Ca­tó­li­ca si­gue ejer­cien­do una in­fluen­cia con­si­de­ra­ble y en mu­chos lu­ga­res del país, es­pe­cial­men­te en el sur, los mé­di­cos de los hos­pi­ta­les pú­bli­cos se nie­gan a prac­ti­car abor­tos por mo­ti­vos re­li­gio­sos.

An­te es­te pa­no­ra­ma, las re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes del pa­pa Fran­cis­co so­bre el abor­to (“pa­gar a un si­ca­rio pa­ra re­sol­ver un pro­ble­ma”) no pa­sa­ron inad­ver­ti­das en Ve­ro­na. Se­gún la pe­rio­dis­ta Giu­lia Si­vie­ro, la ciu­dad es un tram­po­lín na­tu­ral pa­ra las po­lí­ti­cas ul­tra­con­ser­va­do­ras de­bi­do a sus históricas co­ne­xio­nes con la ex­tre­ma de­re­cha.

En 1943, Mus­so­li­ni es­co­gió Ve­ro­na pa­ra re­fun­dar el par­ti­do fas­cis­ta tras ha­ber si­do res­ta­ble­ci­do por la Ale­ma­nia na­zi co­mo el lí­der de un efí­me­ro Es­ta­do tí­te­re que go­ber­nó el nor­te de Ita­lia has­ta 1945. En las dé­ca­das de 1970 y 1980, la ciu­dad se con­vir­tió en el fo­co de los gru­pos te­rro­ris­tas de ex­tre­ma de­re­cha, en­tre ellos el mo­vi­mien­to neo­na­zi Lud­wig y el club de fút­bol lo­cal He­llas, que tie­ne se­gui­do­res que sim­pa­ti­zan con el fas­cis­mo.

Sin em­bar­go, el al­cal­de de Ve­ro­na, Fe­de­ri­co Sboa­ri­na, nie­ga las vo­ces que su­gie­ren que su ciu­dad es un lu­gar in­to­le­ran­te o que su ad­mi­nis­tra­ción es­tá tra­tan­do de es­tig­ma­ti­zar a las mu­je­res que op­tan por abor­tar. “Si esa es su im­pre­sión, en­ton­ces tie­ne una idea equi­vo­ca­da”, di­ce en su des­pa­cho, des­de el que hay unas bue­nas vis­tas de la fa­mo­sa Are­na, el an­fi­tea­tro ro­mano.

EN LAS DÉ­CA­DAS DEL ‘70 Y DEL ‘80, VE­RO­NA SE CON­VIR­TIÓ EN EL FO­CO DE GRU­POS TE­RRO­RIS­TAS DE EX­TRE­MA DE­RE­CHA.

“Que­re­mos ayu­dar a las ma­dres a to­mar una de­ci­sión de ma­ne­ra in­for­ma­da. Re­to a cual­quie­ra a de­cir que pre­fie­ren ver abor­tar a al­guien an­tes que dar a luz”, se­ña­la.

Sboa­ri­na, que se des­cri­be a sí mis­mo co­mo ca­tó­li­co y ul­tra­de­re­chis­ta, es­tá es­pe­ran­do su se­gun­do hi­jo con su es­po­sa. “No pue­do ima­gi­nar­me a mí mis­mo ne­gan­do (al fe­to) el de­re­cho a na­cer”, ase­gu­ra.

De­ci­sio­nes de vi­da

El al­cal­de y sus aliados in­sis­ten en que na­da de lo que han he­cho po­ne en cues­tión las le­yes na­cio­na­les so­bre el abor­to y re­mar­ca que ellos em­po­de­ran a las au­to­ri­da­des lo­ca­les pa­ra ofre­cer con­se­jos an­ti­abor­tis­tas.

En cual­quier ca­so, la po­lí­ti­ca tie­ne po­co que ver con las de­ci­sio­nes so­bre ma­ter­ni­dad en la vi­da real, se­ña­la Giu­sep­pi­na Boa­teng, una tra­ba­ja­do­ra so­cial en uno de los cen­tros an­ti­abor­tis­tas que re­ci­ben sub­ven­cio­nes pú­bli­cas.

Las mu­je­res que acu­den a ella sue­len sen­tir­se so­las o tie­nen pro­ble­mas de pa­re­ja, pe­ro su pa­pel, in­sis­te, es no so­bor­nar­las pa­ra que de­jen de plan­tear­se abor­tar. “No les de­ci­mos ‘to­me mil eu­ros y a cam­bio qué­de­se con el be­bé.’ Las mu­je­res de­ben que­rer ser ma­dres, no­so­tros no po­de­mos for­zar­las”, aña­de.

(DPA)

Res­pal­do. En Ve­ro­na, los gru­pos y en­ti­da­des an­ti­abor­tis­tas re­ci­ben un fuer­te apo­yo eco­nó­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.