Pun­ta­je per­fec­to en Ma­te­má­ti­cas pa­ra el me­jor de la UNC

Con 10 pun­tos, es el me­jor pro­me­dio de la UNC. Es­tu­dió la li­cen­cia­tu­ra en Ma­te­má­ti­ca y aho­ra rea­li­za el doc­to­ra­do en Ita­lia. Tam­bién le gus­ta mu­cho la poe­sía.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Lu­cas Viano lviano@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Se po­dría de­cir que Luis Fe­rro­ni (25 años) co­men­zó su ca­rre­ra de Li­cen­cia­tu­ra en Ma­te­má­ti­ca sa­cán­do­se un tres en una prue­ba. En los pró­xi­mos días re­ci­bi­rá el Pre­mio Uni­ver­si­dad al me­jor pro­me­dio de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba (UNC). Es el aban­de­ra­do sa­lien­te. Su pro­me­dio fi­nal fue de 10 pun­tos.

Aho­ra es­tá en Ita­lia rea­li­zan­do su doc­to­ra­do en la Uni­ver­si­dad Al­ma Ma­ter Stu­dio­rum de Bo­log­na (la más vie­ja de Eu­ro­pa) gra­cias a una be­ca del Is­ti­tu­to de Ma­te­má­ti­ca Fran­cis­co Se­ve­ri (Ita­lia) y la fun­da­ción Ma­rie Cu­rie de la Unión Eu­ro­pea.

Aquel tres se lo pu­so a los 14 años su pro­fe­so­ra de es­ta asig­na­tu­ra en el co­le­gio de Tu­cu­mán, don­de cur­só la se­cun­da­ria. “In­vi­tó a to­dos los chi­cos de mi cur­so a par­ti­ci­par de las Olim­pía­das de Ma­te­má­ti­ca. Acep­té pa­ra que­dar bien con ella por­que en mi exa­men in­me­dia­ta­men­te an­te­rior a su pro- pues­ta me ha­bía sa­ca­do un tres”, re­cuer­da. –¿Las Olim­pía­das des­per­ta­ron tu pa­sión por la ma­te­má­ti­ca?

–Pu­de ir avan­zan­do has­ta par­ti­ci­par en la ins­tan­cia re­gio­nal del no­roes­te ar­gen­tino. Via­ja­mos a Sal­ta y co­no­ci­mos un mon­tón de ami­gos. A par­tir de ahí me pu­se las pi­las pa­ra po­der se­guir via­jan­do, co­no­cien­do gen­te y ha­cien­do ami­gos por el país. Y fue­ron tan bue­nos los re­sul­ta­dos que me ter­mi­né dan­do cuen­ta de que me gus­ta­ba mu­cho la ma­te­má­ti­ca.

–¿Qué pen­sás de la for­ma­ción en ma­te­má­ti­ca que da la es­cue­la se­cun­da­ria?

–En mi co­le­gio tu­ve una for­ma­ción bas­tan­te só­li­da, pe­ro en ge­ne­ral es bas­tan­te pro­nun­cia­do el salto de di­fi­cul­tad que hay des­de la se­cun­da­ria a la uni­ver­si­dad, y más en una ca­rre­ra que es­té muy orien­ta­da a las cien­cias du­ras.

–En un lis­ta­do que subis­te a tu cuen­ta de Twit­ter co­lo­cas­te en­tre “los in­ven­tos del dia­blo” a los exá­me­nes par­cia­les. ¿Te gus­ta es­tu­diar?

–Du­ran­te to­da mi ca­rre­ra me declaré enemi­go fer­vien­te de los par­cia­les. Siem­pre me pa­re­ció que la fi­gu­ra del do­cen­te eva­luan­do tu pro­gre­so du­ran­te el cur­sa­do era com­ple­ta­men­te in­ne­ce­sa­ria, del mis­mo mo­do que me pa­re­ce un tan­to in­ne­ce­sa­rio to­mar asis­ten­cia. No me gus­ta es­tu­diar, y to­da mi vi­da de­tes­té ha­cer­lo. En el pri­ma­rio las maes­tras me de­cían que creían que yo era ca­paz, pe­ro que era muy va­go. De al­gún mo­do te­nían ra­zón. Ob­via­men­te, en la Uni­ver­si­dad eso se pu­do ma­ne­jar de una ma­ne­ra muy dis­tin­ta, da­do que yo es­ta­ba ahí por una cues­tión de pa­sión y no por obli­ga­ción.

–¿Có­mo con­ven­ce­rías a más chi­cos pa­ra que es­tu­dien es­ta ca­rre­ra?

–Creo que la ma­ne­ra más sim­ple de con­ven­cer a un chi­co de es­tu­diar ma­te­má­ti­ca es in­tro­du­cir­lo en las Olim­pía­das de Ma­te­má­ti­ca en el se­cun­da­rio. A ve­ces hay pre­jui­cios por­que se pien­sa que co­mo es una olim­pía­da de­be ser com­pe­ti­ti­va y difícil, pe­ro no lo es. Y se ajus­ta mu­cho más a los es­que­mas de ra­zo­na­mien­to que des­pués se usan en la ma­yo­ría de las ca­rre­ras de cien­cias o in­ge­nie­rías. –¿Qué te gus­ta­ría ha­cer en el fu­tu­ro?

–A pe­sar de que he te­ni­do mu­chas opor­tu­ni­da­des en tér­mi­nos aca­dé­mi­cos y la­bo­ra­les, en par­ti­cu­lar del ex­te­rior, a lar­go pla­zo me ima­gino for­man­do una fa­mi­lia y tra­ba­jan­do en la UNC co­mo in­ves­ti­ga­dor y do­cen­te.

–Ade­más de la ma­te­má­ti­ca, te gus­ta la poe­sía. Te­nés al­tas pro­ba­bi­li­da­des de no ser rico. ¿No te im­por­ta?

–Hoy por hoy, en Ar­gen­ti­na los cien­tí­fi­cos no re­ci­ben re­mu­ne­ra­cio­nes com­pe­ti­ti­vas, pe­ro en el ex­te­rior las becas y es­ti­pen­dios en mu­chos ca­sos son bas­tan­te al­tos. En cuan­to a la poe­sía, no pue­do de­cir mu­cho, ya que en mi ca­so es un pa­sa­tiem­po y una ac­ti­vi­dad com­ple­men­ta­ria. –Men­cio­ná un poe­ma que te gus­te mu­cho

–Soy más bien de la es­cue­la del so­ne­to, y de­ma­sia­do ro­man­ti­cón. Así que va uno bien vie­jo y co­no­ci­do: “Des­ma­yar­se, atre­ver­se, es­tar fu­rio­so,// ás­pe­ro, tierno, li­be­ral, es­qui­vo,//alen­ta­do, mor­tal, di­fun­to, vi­vo,//leal, trai­dor, co­bar­de y ani­mo­so.”. Ter­mi­na con un in­ape­la­ble “es­to es amor, quien lo pro­bó, lo sa­be”. –Aho­ra tu teo­re­ma, ecua­ción o fór­mu­la pre­fe­ri­da.

–Siem­pre me pa­re­ció un teo­re­ma muy lin­do el lla­ma­do Pos­tu­la­do de Be­trand. In­clu­so es difícil de de­mos­trar pa­ra los ma­te­má­ti­cos. Di­ce que en­tre cual­quier nú­me­ro y su do­ble hay al me­nos un nú­me­ro pri­mo. Por ejem­plo, en­tre el 4 y su do­ble (el 8), hay dos pri­mos (el 5 y el 7).

“DU­RAN­TE TO­DA MI CA­RRE­RA ME DECLARÉ ENEMI­GO FER­VIEN­TE DE LOS PAR­CIA­LES. Y DE QUE SE TO­ME ASIS­TEN­CIA”.

(GEN­TI­LE­ZA LUIS FE­RRO­NI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.