La cri­sis fre­na to­do ti­po de de­ci­sio­nes en el ho­gar

Des­de el via­je pa­ra ver a un fa­mi­liar has­ta la bús­que­da de un be­bé. La cri­sis obli­ga a po­ner el freno. Es­pe­cia­lis­tas ha­blan de la es­tra­te­gia de “evi­ta­ción” y de que es ne­ga­ti­va só­lo si es per­ma­nen­te.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Ale­jan­dra Be­re­sovsky abe­re­sovsky@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Ya en el úl­ti­mo tra­mo del año, es ca­da vez más vi­si­ble que quie­nes ha­bían pen­sa­do en al­gún mo­men­to en afron­tar cam­bios de vi­da, ha­cer des­em­bol­sos im­por­tan­tes o con­cre­tar al­gún pro­yec­to, han fre­na­do sus de­ci­sio­nes o, co­mo di­cen al­gu­nos pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, han op­ta­do por es­tra­te­gias de “evi­ta­ción”.

Des­de com­pras de vehícu­los has­ta cam­bios so­cie­ta­rios se han pa­ra­li­za­do en un con­tex­to mar­ca­do por la in­cer­ti­dum­bre.

Uno de los sec­to­res en los que más se no­ta es en el de via­jes al ex­te­rior. Ale­jan­dro Sans, vi­ce­pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de Aso­cia­cio­nes de Em­pre­sas de Via­jes y Tu­ris­mo (Faevyt) y con igual car­go en la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Tu­ris­mo (CAT), afir­ma que la caí­da en las ope­ra­cio­nes ha si­do del 30 por cien­to en lo que va del año, en com­pa­ra­ción con el año an­te­rior. Esa dis­mi­nu­ción in­clu­ye tan­to a los que han de­mo­ra­do la de­ci­sión co­mo a quie­nes han desis­ti­do de via­jar. Y las pos­ter­ga­cio­nes in­clu­yen par­ti­das so­ña­das por mu­cho tiem­po; por ca­so, la vi­si­ta a fa­mi­lia­res.

Otro ru­bro es­pe­cial­men­te afec­ta­do es el de los au­to­mó­vi­les, seg­men­to en el que la pla­ni­fi­ca­ción se im­po­ne y en el que, co­mo di­ce Se­bas­tián Pa­rra, de Pa­rra Au­to­mo­to­res, no exis­te el con­cep­to de “ven­ta por im­pul­so”. “Los com­pra­do­res es­tán ha­cien­do aná­li­sis más pro­fun­dos y las fá­bri­cas es­tán reac­cio­na­do, di­se­ñan­do ofer­tas”, afir­mó. Se­ña­ló asi­mis­mo que la es­tra­te­gia de di­la­ción tam­bién es­tá pre­sen­te en los co­mer­cian­tes y que en eso in­ci­de un fac­tor cul­tu­ral. “Hay una des­con­fian­za ge­ne­ra­li­za­da que ha­ce que se de­mo­ren pro­yec­tos de in­ver­sión y desa­rro­llo. La cla­ve es la con­fian­za, fun­da­men­tal­men­te, en­tre no­so­tros. Pa­ra crear una so­cie­dad con al­guien, nos de­mo­ra­mos en pro­te­ger­nos con con­tra­tos pa­ra ca­da co­sa. Si se pu­die­ran ge­ne­rar víncu­los más rá­pi­dos, con me­nos po­si­bi­li­da­des de ries­go, to­do se­ría más di­ná­mi­co”, ilus­tró.

Pa­rra ase­ve­ró que los em­pre­sa­rios es­tán re­tra­san­do ac­cio­nes pa­ra pro­mo­ver las ven­tas. “En to­dos los ni­ve­les, des­de los más chi­cos has­ta los más gran­des. Es de­cir, des­de pen­sar en ac­ti­var clien­tes con un lla­ma­do te­le­fó­ni­co has­ta lan­zar una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria o in­ver­tir en un lo­cal nue­vo”, ejem­pli­fi­có.

De­ci­sio­nes más im­por­tan­tes tam­bién es­pe­ran un mo­men­to me­jor o, al me­nos, más cla­ro. El pe­dia­tra Héctor Pe­di­cino afir­ma que hay ma­dres que le trans­mi­ten la idea de que aguar­da­rán pa­ra dar­le “un hermanito” al pa­cien­te que lle­van pa­ra la con­sul­ta.

Así co­mo las épo­cas de pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca tien­den a ser baby boomers, las de cri­sis pue­den re­traer la na­ta­li­dad, se­gún se in­fie­re de la pa­la­bra del mé­di­co es­pe­cia­lis­ta.

La raíz psi­co­ló­gi­ca

El apla­za­mien­to a la ho­ra de afron­tar de­ci­sio­nes es una con­duc­ta que re­mi­te a nues­tra na­tu­ra­le­za. “Cual­quier si­tua­ción de es­trés pro­vo­ca­rá siem­pre la fu­ga, co­mo

una me­di­da de pre­cau­ción, siem­pre pen­san­do en la so­bre­vi­da”, ex­pli­ca Pa­blo Có­li­ca, mé­di­co, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na del es­trés y pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Me­di­ci­na del Es­trés y Psi­coin­mu­noen­do­cri­no­lo­gía (Ame­pi­ne).

Có­li­ca ex­pli­ca que es­ta con­duc­ta es de­no­mi­na­da “evi­ta­ción” y que só­lo es ne­ga­ti­va cuan­do se ex­tien­de en el tiem­po. “Es ma­lo cuan­do es una con­duc­ta per­ma­nen­te, pe­ro de ma­ne­ra cir­cuns­tan­cial y tem­po­ra­ria pue­de dar lu­gar a pen­sar es­tra­te­gias y ca­mi­nos de so­lu­ción an­te una cir­cuns­tan­cia de in­cer­ti­dum­bre”, aña­dió.

“Es difícil to­mar cual­quier de­ci­sión de vi­da o de tras­cen­den­cia en es­te mo­men­to, cuan­do no te­ne­mos muy cla­ro el fu­tu­ro, al me­nos del me­diano pla­zo”, aña­dió.

Y ase­gu­ró: “Es­ta si­tua­ción se ve en el con­sul­to­rio, se pos­ter­gan mo­vi­mien­tos”. Y ci­tó por ca­so el de una em­pre­sa fa­mi­liar que de­mo­ró un pro­ce­so de trans­fe­ren­cia de ac­ti­vos, lo cual, a su vez, ge­ne­ró con­flic­tos. Y es que de­mo­rar las de­ci­sio­nes tam­bién tie­ne un cos­to. “Por eso, es­tar pró­xi­mos a las va­ca­cio­nes es bueno en ge­ne­ral, por­que es un pe­río­do en el que nor­mal­men­te se de­mo­ran al­gu­nas ac­cio­nes y se de­jan pa­ra fe­bre­ro o mar­zo”, con­clu­yó.

HAY UNA DES­CON­FIAN­ZA GE­NE­RA­LI­ZA­DA

QUE HA­CE QUE SE DE­MO­REN LOS PRO­YEC­TOS.

Se­bas­tián Pa­rra, au­to­mo­to­res

HAY MA­DRES QUE ME DI­CEN EN EL CON­SUL­TO­RIO QUE AGUAR­DA­RÁN PA­RA DAR­LE UN HERMANITO.

Héctor Pe­di­cino, pe­dia­tra

(LA VOZ)

In­ver­sio­nes pos­ter­ga­das. Cam­biar el au­to es una de­ci­sión que se ana­li­za de­te­ni­da­men­te. Las con­ce­sio­na­rias y los fa­bri­can­tes di­se­ñan ofer­tas.

(LA VOZ)

Ha­cer nú­me­ros. Las de­ci­sio­nes se es­tu­dian mu­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.