Có­mo se re­cu­pe­ran los adic­tos al se­xo

Lle­ga­ron al lí­mi­te y re­cu­rrie­ron a Se­xoa­dic­tos Anó­ni­mos Ar­gen­ti­na pa­ra en­con­trar una so­lu­ción. Se reúnen en el vie­jo hos­pi­tal San Ro­que. El tra­ta­mien­to: co­mo el de los al­cohó­li­cos.

La Voz del Interior - - Buenos Días, Córdoba - To­más Váz­quez tvaz­quez@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Son per­so­nas que di­cen ha­ber lle­ga­do a un lí­mi­te com­pli­ca­do y re­cu­rren a Se­xoa­dic­tos Anó­ni­mos Ar­gen­ti­na pa­ra en­con­trar una so­lu­ción. En Cór­do­ba, se reúnen en el vie­jo hos­pi­tal San Ro­que. El tra­ta­mien­to es si­mi­lar al de los al­cohó­li­cos.

“Abu­so de por­no­gra­fía, pros­ti­tu­ción, in­fi­de­li­da­des. La adic­ción al se­xo es una, pe­ro tie­ne dis­tin­tas va­rian­tes. Uno em­pie­za ne­gán­do­lo, cre­yen­do que no pa­sa na­da, pe­ro pro­gre­si­va­men­te no­tas con­duc­tas en­fer­mi­zas que te afec­tan fí­si­ca, psí­qui­ca y es­pi­ri­tual­men­te. Pa­sas a es­tar pen­dien­te só­lo de uno, y de có­mo sa­tis­fa­cer esa ne­ce­si­dad se­xual. Has­ta que to­cas fon­do. Y cuan­do di­go to­car fon­do, es to­car fon­do”.

Sen­ta­do en la me­sa des­de don­de coor­di­na el gru­po, Diego –no es su nom­bre real, ya que por el pro­gra­ma de­ben man­te­ner el ano­ni­ma­to– des­cri­be len­ta­men­te las con­duc­tas pro­pias y aje­nas que vie­nen re­so­nan­do en la sa­la 4 del vie­jo Hos­pi­tal San Ro­que.

A tra­vés de un pro­gra­ma de 12 pa­sos, co­mo el que uti­li­zan los gru­pos de Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos, to­das las se­ma­nas un gru­po de adic­tos al se­xo se reúne en la ciu­dad de Cór­do­ba pa­ra de­te­ner un com­por­ta­mien­to se­xual adic­ti­vo y ayu­dar a otros a re­cu­pe­rar­se, ya que co­mo ellos ex­pli­can “se les hi­zo in­sos­te­ni­ble la vi­da”.

Los jue­ves a las 20, Diego abre la puer­ta de la pe­que­ña ha­bi­ta­ción pa­ra to­dos aque­llos que ne­ce­si­ten o quie­ren co­no­cer a Se­xoa­dic­tos Anó­ni­mos Ar­gen­ti­na (SAA), siem­pre y cuan­do sean ma­yo­res de edad y ten­gan la in­ten­ción de me­jo­rar de su adic­ción.

El gru­po es mix­to y la edad va­ria­da. A las reunio­nes asis­te des­de una jo­ven de po­co más de 20 años a otra mu­jer de apro­xi­ma­da­men­te 45, mien­tras que el hom­bre más gran­de su­pera am­plia­men­te los 50.

“La va­rie­dad ha­ce que sea muy in­tere­san­te, en nues­tro ca­so –di­ce ha­cien­do re­fe­ren­cia a los hom­bres–, he­mos pues­to cons­tan­te­men­te a la mu­jer en el lu­gar de un ob­je­to de con­su­mo, ya sea a tra­vés de la por­no­gra­fía o el se­xo di­rec­ta­men­te, en­ton­ces ayu­da mu­cho ob­te­ner sus mi­ra­das, po­der ha­blar­lo con ellas”, acla­ra Diego, quien pa­ra lu­char con­tra su adic­ción de­ci­dió cor­tar in­ter­net.

Si bien re­co­no­ce que su adic­ción da­ta des­de su ju­ven­tud, se po­ten­ció cuan­do em­pe­zó a “te­ner pro­ble­mas con la tec­no­lo­gía”, el fon­do lo to­có al te­ner un jui­cio por ma­la pra­xis por el cual de­jó de ejer­cer co­mo mé­di­co.

“Nun­ca pu­de de­jar de con­su­mir por­no­gra­fía, pe­ro des­pués de eso – el jui­cio– que in­di­rec­ta­men­te pu­do ha­ber es­tar re­la­cio­na­do con mi adic­ción, el uso com­pul­si­vo afec­tó to­da mi reali­dad. El con­su­mo de por­no­gra­fía tie­ne re­sa­cas que per­ju­di­can la vi­da y las la­bo­res de las per­so­nas, o por lo me­nos en mí. Pa­ra mi la­bor pro­fe­sio­nal fue muy du­ro”, agre­ga.

Co­mo par­te de SAA fun­cio­nan ha­ce me­dio año, aun­que ha­ce tres me­ses em­pe­za­ron a re­unir­se den­tro del lu­gar uti­li­za­do por la Di­rec­ción de Asis­ten­cia a las Adic­cio­nes de la Pro­vin­cia de Cór­do­ba en Ro­sa­rio de San­ta Fe 374. Pe­se a es­tar en for­ma­ción, só­lo una se­ma­na no lle­ga­ron al cu­po de 3 per­so­nas y no­tan co­mo ca­da vez son más los in­tere­sa­dos.

“La adic­ción al se­xo no es una de­man­da ma­yor, pe­ro no por­que no exis­ta, sino por­que no se con­sul­ta o por­que a es­tas per­so­nas les cues­ta en­ten­der y acep­tar que se tie­ne una adic­ción. Por eso es­tos gru­pos son dis­po­si­ti­vos muy va­lio­sos pa­ra que las per­so­nas pue­dan en­ten­der las dis­tin­tas si­tua­cio­nes que ter­mi­nan sien­do una di­fi­cul­tad”, apun­ta Vic­to­ria Mar­tí­nez, directora de Asis­ten­cia a las Adic­cio­nes.

Al ser el gru­po muy re­cien­te y es­tar “so­brios” ha­ce po­co tiem­po – no aban­do­nar el se­xo, pe­ro sí eli­mi­nar la con­duc­ta com­pul­si­va–, ellos no re­ci­ben te­lé­fo­nos, ni mails, sino que lo ha­cen a tra­vés de SAA a ni­vel país, pe­ro a las reunio­nes se pue­de ir sin ha­ber pa­sa­do ese fil­tro, sim­ple­men­te de­mos­tran­do el de­seo de re­cu­pe­ra­ción. Pa­sar a ser par­te del gru­po de What­sApp re­quie­re de otro ni­vel de con­fian­za.

“Un día mío sí o sí te­nía que te­ner mí­ni­ma­men­te dos mu­je­res pa­ra te­ner se­xo, y even­tual­men­te a la noche me que­da­ba vien­do por­no­gra­fía du­ran­te 3 o 4 ho­ras, y lla­ma­ba pros­ti­tu­tas si no que­da­ba sa­tis­fe­cho. No me im­por­ta­ban si eran lin­das, feas, bue­nas o ma­las, no me im­por­ta­ba na­da, só­lo ne­ce­si­ta­ba con­su­mir mu­je­res pa­ra cum­plir con esa ne­ce­si­dad”, di­ce Lu­cas (39), po­nien­do én­fa­sis en con­su­mir, re­for­zan­do el con­cep­to ge­ne­ral del otro co­mo ob­je­to den­tro de la adic­ción.

“A mí es­tos pro­ble­mas me lle­va­ron a que­dar en la ca­lle. Con lo que ga­na­ba mien­tras era ge­ren­te en una mul­ti­na­cio­nal hoy de­be­ría te­ner va­rias ca­sas o de­par­ta­men­tos y en cam­bio tu­ve que pe­dir­les a mis vie­jos pa­ra vol­ver a vi­vir con ellos por­que me que­dé sin tra­ba­jo y sin ca­sa”, aña­de.

Las dis­tin­tas his­to­rias se com­ple­men­tan pa­ra en­con­trar jun­tos una so­lu­ción. La es­ca­sa ex­pe­rien­cia ha­ce que to­da­vía no ten­gan “pa­dri­nos” que guíen a los nue­vos, por lo que en­tre to­dos se orien­tan.

In­clu­so, pa­ra quie­nes no pue­den lle­gar­se al lu­gar exis­ten se­sio­nes me­dian­te vi­deo­con­fe­ren­cias, que si bien acla­ran que no re­em­pla­zan a las pre­sen­cia­les, pue­den ayu­dar.

(JAVIER FERREYRA)

Se­xoa­dic­tos anó­ni­mos. Los en­cuen­tros gru­pa­les se ha­cen en el vie­jo hos­pi­tal San Ro­que y son coor­di­na­dos por la Pro­vin­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.