Una vi­sión glo­bal so­bre los de­re­chos en Ar­gen­ti­na

La Voz del Interior - - Opinión - Horacio Et­chi­chury y Mag­da­le­na Álvarez*

Aca­ba­mos de re­ci­bir un nue­vo lla­ma­do a la ac­ción. El Co­mi­té de Na­cio­nes Uni­das en­car­ga­do de con­tro­lar el cum­pli­mien­to del Pac­to de De­re­chos Eco­nó­mi­cos, So­cia­les y Cul­tu­ra­les pu­bli­có ha­ce po­cos días su in­for­me pe­rió­di­co (ti­tu­la­do “Ob­ser­va­cio­nes fi­na­les”) so­bre nues­tro país.

In­te­gra­do por 18 ex­per­tos, el Co­mi­té re­co­men­dó a la Ar­gen­ti­na re­vi­sar las me­di­das de aus­te­ri­dad a fin de ga­ran­ti­zar los de­re­chos con­sa­gra­dos en el Pac­to. Co­mo prin­ci­pio, no se ad­mi­ten me­di­das re­gre­si­vas; es de­cir, re­cor­tes en los de­re­chos.

La Ley de Pre­su­pues­to –sos­tie­ne el Co­mi­té– de­be elaborarse con un en­fo­que de de­re­chos hu­ma­nos y de gé­ne­ro, evi­tan­do un im­pac­to des­pro­por­cio­na­do de la cri­sis so­bre los sec­to­res des­fa­vo­re­ci­dos.

No son ape­nas pa­la­bras. Ar­gen­ti­na ra­ti­fi­có es­te Pac­to ha­ce 30 años, y des­de 1994 es­te tie­ne la mis­ma je­rar­quía que la Cons­ti­tu­ción. Hay un do­ble com­pro­mi­so del Es­ta­do: con la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y con su pue­blo.

En 2012, nues­tra Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia –en un re­cor­da­do fa­llo so­bre el de­re­cho a la vi­vien­da– re­co­no­ció a es­te Co­mi­té co­mo el in­tér­pre­te au­to­ri­za­do del Pac­to. Por eso el in­for­me –pu­bli­ca­do ca­da cin­co años– obli­ga a ac­tuar.

Com­pro­mi­sos

El Co­mi­té re­co­mien­da vol­ver a la an­te­rior fór­mu­la de ac­tua­li­za­ción de ju­bi­la­cio­nes y asig­na­ción uni­ver­sal por hi­jo (ley nú­me­ro

27.160), por­que la apro­ba­da en di­ciem­bre pa­sa­do impacta de mo­do ne­ga­ti­vo so­bre el de­re­cho a la se­gu­ri­dad so­cial. Tam­bién ins­ta a res­ti­tuir las pen­sio­nes por dis­ca­pa­ci­dad can­ce­la­das y a sus­pen­der el de­cre­to 432/97.

En otro pá­rra­fo, se­ña­la que el Es­ta­do ar­gen­tino de­be cum­plir la De­cla­ra­ción de Pur­ma­mar­ca

(2016), fir­ma­da por los mi­nis­tros de Edu­ca­ción pro­vin­cia­les jun­to con el ti­tu­lar de la car­te­ra na­cio­nal.

Allí se com­pro­me­tie­ron a man­te­ner el pre­su­pues­to edu­ca­ti­vo en el seis por cien­to del pro­duc­to in­terno bru­to. Aquí el Co­mi­té no fi­ja una obli­ga­ción nue­va, sino que re­cu­pe­ra un ob­je­ti­vo asu­mi­do por el Es­ta­do mis­mo.

Acer­ca del de­re­cho a la vi­vien­da, los ser­vi­cios de gas y elec­tri­ci­dad –se­gún el Co­mi­té– de­ben ser ase­qui­bles pa­ra to­da la so­cie­dad, por lo que ins­ta a sub­si­diar los cos­tos.

Ade­más, se­ña­la que cier­tas nor­mas so­bre des­alo­jos –co­mo las le­yes 24.441 y 17.091– im­pli­can un re­cor­te en el de­re­cho a la vi­vien­da, no ga­ran­ti­zan el de­bi­do pro­ce­so ni fi­jan pro­to­co­los pa­ra la ac­tua­ción de la fuer­za pú­bli­ca.

El Co­mi­té re­co­mien­da –en ma­te­ria de de­re­cho a la sa­lud– ga­ran­ti­zar en to­das las pro­vin­cias la apli­ca­ción del pro­to­co­lo pa­ra abor­tos no pu­ni­bles, de­fi­ni­do por la Cor­te Su­pre­ma en 2012.

En Cór­do­ba, to­da­vía es­tá sus­pen­di­do por or­den ju­di­cial. Tam­bién re­cuer­da que la Ley Na­cio­nal de Sa­lud Men­tal obli­ga a ce­rrar los ma­ni­co­mios an­tes de 2020.

El in­for­me ins­ta a re­gla­men­tar la ley 14.783 de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, apro­ba­da en 2015: es­ta fi­ja un cu­po la­bo­ral del uno por cien­to pa­ra per­so­nas tra­ves­tis, tran­se­xua­les y trans­gé­ne­ro en el sec­tor pú­bli­co. Otra vez se des­ta­ca un com­pro­mi­so ya le­gal­men­te con­sa­gra­do.

La de­mar­ca­ción de las tie­rras co­mu­ni­ta­rias de los pue­blos in­dí­ge­nas y la en­tre­ga de los tí­tu­los co­rres­pon­dien­tes for­man par­te del in­for­me, al igual que la ne­ce­si­dad del con­sen­ti­mien­to pre­vio e in­for­ma­do de es­tos pue­blos en ca­so de con­ce­sio­nar la ex­plo­ta­ción de las tie­rras que tra­di­cio­nal­men­te ocu­pan.

El Co­mi­té in­di­ca tam­bién la ne­ce­si­dad de re­gu­lar a par­tir del prin­ci­pio pre­cau­to­rio el uso de los her­bi­ci­das, y men­cio­na de mo­do ex­pre­so el gli­fo­sa­to.

Va­rias recomendaciones más apun­tan a que Ar­gen­ti­na ga­ran­ti­ce de for­ma pro­gre­si­va los de­re­chos con­sa­gra­dos en el Pac­to vo­lun­ta­ria­men­te ra­ti­fi­ca­do: la pro­tec­ción de los em­pleos exis­ten­tes, la re­duc­ción de la in­for­ma­li­dad la­bo­ral, la ga­ran­tía de las ne­go­cia­cio­nes co­lec­ti­vas, la pro­vi­sión de asis­ten­cia le­gal gra­tui­ta y la res­tau­ra­ción de de­re­chos pa­ra víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro y de tra­ta, así co­mo la crea­ción de un sis­te­ma pú­bli­co de cui­da­dos pa­ra con­ci­liar la vi­da la­bo­ral y fa­mi­liar de las per­so­nas.

Es­tas “ob­ser­va­cio­nes fi­na­les” nos brin­dan una eva­lua­ción in­de­pen­dien­te –por ex­per­tos aje­nos a la po­lí­ti­ca in­ter­na– acer­ca de las obli­ga­cio­nes del Es­ta­do ar­gen­tino en de­re­chos so­cia­les.

Ca­da re­co­men­da­ción es un lla­ma­do a ac­tuar. ¿Có­mo res­pon­de­rán las ban­ca­das del Con­gre­so y de las le­gis­la­tu­ras? ¿Qué ha­rán el Po­der Eje­cu­ti­vo y sus mi­nis­te­rios? ¿Hay vo­ca­ción de cum­plir en nues­tros tri­bu­na­les, en nues­tra Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia?

Por su­pues­to, la ta­rea co­rres­pon­de tam­bién a la ciu­da­da­nía: es­tas pa­la­bras pa­ra co­mu­ni­car lo que di­ce el in­for­me son nues­tra pri­me­ra con­tri­bu­ción.

LA LEY DE PRE­SU­PUES­TO –SOS­TIE­NE EL CO­MI­TÉ– DE­BE ELABORARSE CON UN EN­FO­QUE DE DE­RE­CHOS HU­MA­NOS Y DE GÉ­NE­RO.

* Di­rec­tor y co­di­rec­to­ra del Gru­po de In­ves­ti­ga­ción en De­re­chos So­cia­les (Gi­des)

(LA VOZ)

Pre­su­pues­to. En dis­cu­sión en el Par­la­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.