La tra­di­ción y los mo­men­tos de las co­sas

La Voz del Interior - - Opinión - Ale­jan­dro Ma­re­co Al­bu­res ar­gen­ti­nos

Pa­ra su­mar­se a es­ta en­ti­dad co­lec­ti­va na­cio­nal lla­ma­da pa­tria, que no só­lo de­ter­mi­na la iden­ti­dad co­mún sino tam­bién la in­di­vi­dual, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes no tie­nen al al­can­ce otra no­ción de per­te­nen­cia que la que han se­di­men­ta­do los ar­gen­ti­nos a tra­vés del tiem­po.

¿Qué cos­tum­bres, sím­bo­los, so­ni­dos, co­lo­res, pa­la­bras, aro­mas, sa­bo­res nos re­fie­ren a no­so­tros mis­mos? Mu­chas de es­tas res­pues­tas es­tán con­te­ni­das en el con­cep­to de tra­di­ción.

La tra­di­ción nos re­mi­te a nues­tro tiem­po ori­gi­nal, es de­cir, a la ma­ne­ra y las con­di­cio­nes en las que se des­ple­ga­ba la vi­da de los ar­gen­ti­nos de los pri­me­ros años.

El Día de la Tra­di­ción, que se ce­le­bró ayer, to­mó la fe­cha del na­ci­mien­to del poe­ta y po­lí­ti­co José Her­nán­dez, au­tor de Martín Fie­rro, el gran poe­ma po­pu­lar, fi­lo­só­fi­co y po­lí­ti­co que, al des­cri­bir las ad­ver­si­da­des y la vi­da del gau­cho, ter­mi­nó un­gien­do a la fi­gu­ra y a sus cos­tum­bres, tal vez sin pro­po­nér­se­lo, co­mo el ti­po ar­gen­tino. No era el úni­co ti­po, cla­ro, co­mo la pam­pa no es to­do nues­tro pai­sa­je. Pe­ro, se sa­be, los em­ble­mas tie­nen siem­pre as­pi­ra­cio­nes de to­ta­li­dad.

Los des­ve­los del es­cri­tor eran otros. La obra, pu­bli­ca­da en 1872, es el re­tra­to de la de­rro­ta del in­te­rior; el can­to de la re­be­lión ago­ni­zan­te fren­te a la in­jus­ti­cia y el abu­so de los que se que­da­ron con el país. Fue la ma­ne­ra poé­ti­ca de Her­nán­dez de sos­te­ner en la eter­ni­dad ar­gen­ti­na la exis­ten­cia del gau­cho de­rro­ta­do, y aca­so fue esa su gran vic­to­ria.

Así, esa tra­di­ción que vuel­ve al tiem­po ori­gi­nal pa­ra de­jar­les cons­tan­cia a los ha­bi­tan­tes de otro tiem­po, asu­me co­mo le­ga­do, por ejem­plo, la ves­ti­men­ta (la bo­ta de po­tro: un cer­ti­fi­ca­do de la im­po­ten­cia de la po­bre­za), el asa­do (el ali­men­to que te­nían a mano los gau­chos; só­lo de­bían de­vol­ver el cue­ro al due­ño de la va­ca, que era lo que se ven­día al ex­te­rior), el caballo y las co­sas de mon­tar (du­ran­te mi­les de años, el vehícu­lo de ca­si to­da la hu­ma­ni­dad en ca­si to­dos los pai­sa­jes).

Mu­chas ve­ces se to­ma a la tra­di­ción pa­ra re­te­ner un or­den es­ta­ble­ci­do de co­sas, tan­to en la so­cie­dad co­mo en la cul­tu­ra y en el ar­te.

“Una tra­di­ción ver­da­de­ra no es el tes­ti­mo­nio de un pa­sa­do muer­to: es una fuer­za vi­va que ani­ma e in­for­ma al pre­sen­te”, sos­te­nía el mú­si­co ru­so Igor Stra­vinsky.

Mien­tras tan­to, los pue­blos van crean­do nue­vas, co­mo van afron­tan­do di­fe­ren­tes desafíos y mo­dos de asu­mir­los. Por ejem­plo, a me­dia­dos del si­glo 20 el país for­jó una tra­di­ción in­dus­trial que de­jó una gran hue­lla en el desa­rro­llo, aun­que hay quie­nes só­lo sub­ra­yan la par­te ru­ral de la iden­ti­dad eco­nó­mi­ca.

La tra­di­ción es la fo­to de un mo­men­to, pe­ro no es el úni­co mo­men­to de las co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.