Ma­cri sa­le a bus­car dis­tri­tos, Cris­ti­na ten­sa el cli­ma so­cial

La Voz del Interior - - Opinión - Edgardo Mo­reno Pa­no­ra­ma na­cio­nal

La in­ci­pien­te y frá­gil es­ta­bi­li­dad del dó­lar es ape­nas la con­se­cuen­cia de una re­ce­sión in­du­ci­da. Pa­ra fre­nar la in­fla­ción – des­bo­ca­da al rit­mo del ti­po de cam­bio–, el ca­mino que eli­gió el Go­bierno na­cio­nal fue for­zar una dis­mi­nu­ción de los re­cur­sos ya es­ca­sos con una nue­va re­trac­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Pe­ro co­mo si esa te­ra­pia de emer­gen­cia no fue­se una pe­da­go­gía su­fi­cien­te pa­ra com­pren­der el des­ma­dre ge­ne­ral que el país vie­ne pa­de­cien­do des­de que des­per­di­ció la opor­tu­ni­dad de sos­te­ner su­pe­rá­vits ge­me­los de la eco­no­mía, la dispu­ta so­cial es­ca­ló en es­tos días a un nue­vo gra­do de vi­ru­len­cia.

El pa­ro sal­va­je de los gre­mios ae­ro­náu­ti­cos ope­ró co­mo la se­ñal más evi­den­te.

Ar­te­ra, fa­laz e in­tem­pes­ti­va, la huel­ga en los ae­ro­por­tua­rios fue per­ge­ña­da pa­ra pre­po­tear con sa­ña a los usua­rios del ser­vi­cio.

Una alian­za de sin­di­ca­lis­tas ali­nea­dos en el nue­vo arre­glo en­tre Hu­go Mo­yano y Cris­ti­na Fer­nán­dez eli­gió gol­pear de una ma­ne­ra que irri­te a la so­cie­dad en su con­jun­to.

Pa­blo Bi­ró con­du­ce una aso­cia­ción de pi­lo­tos que co­bra un sa­la­rio pro­me­dio de 268 mil pe­sos, y an­tes del con­flic­to ya ha­bía ob­te­ni­do una ac­tua­li­za­ción del 38,6 por cien­to. Ge­na­ro Tru­co li­de­ra otro sin­di­ca­to de avia­do­res con suel­dos de 250 mil pe­sos.

Y en­co­lum­na­dos en el re­cla­mo de esos pri­vi­le­gia­dos del sis­te­ma, apa­re­cie­ron tam­bién Ri­car­do Ci­rie­lli –un alia­do del co­rrup­to con­fe­so Ri­car­do Jaime– y dos gre­mia­lis­tas con afi­lia­dos de me­nor po­der ad­qui­si­ti­vo: Edgardo Llano y Ru­bén Fer­nán­dez.

La em­pre­sa a la que hos­ti­ga­ron es de­fi­ci­ta­ria. A to­do lo que mal­gas­ta, lo pa­gan los im­pues­tos de los ar­gen­ti­nos. Bue­na par­te de esos fi­nan­cis­tas tam­bién ha­bían com­pra­do un bo­le­to pa­ra via­jar. A ma­yor con­tri­bu­ción, peor cas­ti­go.

El pa­ro de los ae­ro­náu­ti­cos no fue la úni­ca se­ñal hos­til. El Go­bierno abrió la dis­cu­sión so­bre el pa­go de un adi­cio­nal úni­co a fin de año pa­ra ate­nuar los efec­tos de la cri­sis. El bono que­dó ti­ro­nea­do en­tre du­ras crí­ti­cas.

Los sin­di­ca­lis­tas que avan­za­ron con la pro­pues­ta fue­ron cas­co­tea­dos por otros más con­fron­ta­ti­vos. Y des­de el em­pre­sa­ria­do llo­vie­ron las ob­je­cio­nes con los ar­gu­men­tos opues­tos.

No fal­ta­ron en la Ca­sa Ro­sa­da las con­je­tu­ras cons­pi­ra­ti­vas. En el ma­cris­mo, tien­den a ver los obs­tácu­los que ge­ne­ra la cri­sis co­mo una se­rie de ac­cio­nes con­ver­gen­tes ba­jo un mis­mo signo po­lí­ti­co: el pe­ro­nis­mo.

Des­cri­ben, en­ton­ces, que el ha­bi­tual cro­no­gra­ma de agi­ta­ción de fin de año sue­le co­men­zar con el pe­ro­nis­mo par­la­men­ta­rio obs­tru­yen­do la san­ción del Pre­su­pues­to. Con el pe­ro­nis­mo te­rri­to­rial de los go­ber­na­do­res atrin­che­ra­do tras las cor­ti­nas.

Ex­pli­can que lue­go so­bre­vie­ne el pe­ro­nis­mo sin­di­cal re­ca­len­tan­do la con­flic­ti­vi­dad so­cial, y el pi­que­te­ro, pa­ra trans­for­mar ese con­flic­to en ca­lles sin con­trol.

Aña­den que has­ta en la cres­ta del Po­der Ju­di­cial co­exis­te una ma­yo­ría de iden­ti­dad jus­ti­cia­lis­ta que aho­ra se coali­gó pa­ra ais­lar a las nue­vas au­to­ri­da­des y pre­sio­nar con fa­llos de al­to im­pac­to fis­cal. So­bre dos sis­te­mas es­pe­cial­men­te sen­si­bles: el pre­vi­sio­nal y el de dis­tri­bu­ción fe­de­ral de im­pues­tos.

Y la­men­tan que tam­bién el pe­ro­nis­mo ecle­siás­ti­co –cu­ya con­duc­ción es­tra­té­gi­ca atri­bu­yen a Ro­ma– ha­ya re­suel­to ac­ti­var­se pa­ra co­la­bo­rar con una pro­fe­cía au­to­cum­pli­da de fuer­te pro­yec­ción po­lí­ti­ca: pro­mo­ver el fra­ca­so de las po­lí­ti­cas en cur­so, pa­ra ob­je­tar esa fa­len­cia co­mo ar­gu­men­to elec­to­ral.

Co­mo to­da te­sis cons­pi­ra­ti­va – aun­que le asis­tan al­gu­nas ra­zo­nes–, esa pers­pec­ti­va del ofi­cia­lis­mo tien­de a ex­cul­par al Go­bierno de sus res­pon­sa­bi­li­da­des en la cri­sis. Y a vic­ti­mi­zar­lo, tam­bién co­mo ar­gu­men­to de pro­yec­ción elec­to­ral.

Lo úni­co que el ma­cris­mo tie­ne a su fa­vor en esa dispu­ta por el lu­gar de la víc­ti­ma es que el ca­len­da­rio de agi­ta­ción so­cial de fin de año no ha si­do una in­ven­ción su­ya, sino una re­ve­la­ción de Cris­ti­na Fer­nán­dez. Cuan­do era pre­si­den­ta, sin­ce­ró la exis­ten­cia de ese ma­nual de des­es­ta­bi­li­za­ción. No es­cri­to, pe­ro cum­pli­do con ri­gor por los di­ri­gen­tes de su par­ti­do.

Co­mo tam­bién aque­lla de­nun­cia de Cris­ti­na ado­le­cía de exa­ge­ra­ción, el ofi­cia­lis­mo ac­tual in­ten­ta en­cau­zar el fin de año en el ca­mino de la dispu­ta elec­to­ral.

Los go­ber­na­do­res jus­ti­cia­lis­tas bus­ca­rán con­cen­trar sus re­elec­cio­nes en el pri­mer se­mes­tre. No tan cer­ca co­mo pa­ra que les pe­gue el pi­so de la cri­sis, ni tan le­jos co­mo pa­ra que los afec­te la fal­ta de un can­di­da­to pre­si­den­cial uni­fi­ca­do.

En San Juan, el go­ber­na­dor Ser­gio Uñac fi­jó fe­cha pa­ra el 2 de ju­nio. Ca­ta­mar­ca eva­lúa sus­pen­der las pri­ma­rias pa­ra an­ti­ci­par a mar­zo la elec­ción lo­cal.

En esa es­tra­te­gia an­dan tam­bién al­gu­nos de los re­fe­ren­tes te­rri­to­ria­les de Cam­bie­mos.

En la pro­vin­cia ra­di­cal más im­por­tan­te, Al­fre­do Cor­ne­jo va­ci­la an­te la fal­ta de un su­ce­sor bien ubi­ca­do en las en­cues­tas. El go­ber­na­dor men­do­cino li­de­ra to­dos los son­deos pe­ro no pue­de ser re­ele­gi­do. Y to­dos los di­ri­gen­tes de Cam­bie­mos que aso­man la ca­be­za por en­ci­ma del li­gus­tro son alia­dos, pe­ro dis­tan­tes de sus pre­fe­ren­cias.

La Ca­sa Ro­sa­da pi­de a los su­yos que acom­pa­ñen a los dis­tri­tos que vo­ta­rán en oc­tu­bre. No só­lo por la re­elec­ción de Ma­cri. Tam­bién pa­ra re­ver­tir la com­po­si­ción del Par­la­men­to. Cuen­ta con el aval de María Eu­ge­nia Vidal en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res y de Horacio Rodríguez La­rre­ta en la ca­pi­tal más po­bla­da del país.

Los ra­di­ca­les tie­nen su pro­pio de­ba­te. Los apo­yos del ma­cris­mo pa­ra con­so­li­dar sus dis­tri­tos han si­do más bien es­ca­sos. El Pre­si­den­te pri­vi­le­gió la re­la­ción ins­ti­tu­cio­nal con los go­ber­na­do­res de la opo­si­ción, due­ños de la lla­ve pa­ra ob­te­ner ma­yo­ría en el Con­gre­so.

En el ra­di­ca­lis­mo, aún sub­ya­ce una dis­cu­sión irre­suel­ta. Sus elec­to­res en­con­tra­ron en Ma­cri al di­ri­gen­te mo­de­ra­do que su par­ti­do no pu­do ofre­cer­le a la so­cie­dad.

Sus di­ri­gen­tes, en cam­bio, fun­gen to­da­vía co­mo un círcu­lo de li­bre­pen­sa­do­res de trac­ción elec­to­ral res­trin­gi­da.

LA RE­ELEC­CIÓN TAM­BIÉN DE­PEN­DE DE LOS CO­MI­CIOS LO­CA­LES QUE TRACCIONEN EN OC­TU­BRE.

Sin vue­los. La huel­ga de pi­lo­tos irri­tó a gran par­te de la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.