“S

La Voz del Interior - - Ciudadanos -

i no for­ta­le­ce­mos los sis­te­mas de reha­bi­li­ta­ción de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en nues­tros sis­te­mas de sa­lud, no po­dre­mos cum­plir con la Agen­da de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble 2030, que es­tá cen­tra­da en el bie­nes­tar y la sa­lud de las per­so­nas. En­tre el 15 y el 19 por cien­to de la po­bla­ción, en ge­ne­ral, vi­ve con al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad y de ese to­tal, el tres por cien­to tie­ne se­ve­ras di­fi­cul­ta­des de fun­cio­na­mien­to. Es­ta­mos ha­blan­do de unas 190 mi­llo­nes de per­so­nas al­re­de­dor del mun­do. En La­ti­noa­mé­ri­ca, hay en­tre 14 y 19 mi­llo­nes de per­so­nas de me­dia­na a al­ta­men­te de­pen­dien­tes que ne­ce­si­tan aten­ción de reha­bi­li­ta­ción”.

De es­ta ma­ne­ra ar­gu­men­ta Ar­man­do Vás­quez, ex­fun­cio­na­rio de las Na­cio­nes Uni­das, so­bre la ne­ce­si­dad de que los go­bier­nos se en­fo­quen en el bie­nes­tar de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad e in­cre­men­ten el pre­su­pues­to pa­ra es­te sec­tor. Vás­quez fue ase­sor re­gio­nal de Dis­ca­pa­ci­dad y Reha­bi­li­ta­ción de las Amé­ri­cas pa­ra la Or­ga­ni­za­ción Pa­na­me­ri­ca­na de la Sa­lud (OPS) du­ran­te 20 años. Es mé­di­co, tra­ba­jó en el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de Ve­ne­zue­la y, ac­tual­men­te, es con­sul­tor en uni­ver­si­da­des de Amé­ri­ca la­ti­na. Vi­si­tó Cór­do­ba y con­ver­só con La Voz.

“Nues­tro con­ti­nen­te no es­ca­pa al fe­nó­meno mun­dial del en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción. Paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na, Chi­le y Pe­rú es­tán en­ve­je­cien­do rá­pi­da­men­te. Pa­ra 2030 en Chi­le va a ha­ber más ma­yo­res de 65 años que ni­ños me­no­res de 5. Esa es una si­tua­ción que te­ne­mos que es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra aten­der. Por­que los adul­tos ma­yo­res pre­ci­san ser­vi­cios de reha­bi­li­ta­ción por las pér­di­das fun­cio­na­les de la edad. Ne­ce­si­ta­mos que se man­ten­gan ac­ti­vos, fun­cio­na­les, au­tó­no­mos, in­de­pen­dien­tes”, apun­ta Vás­quez.

La Agen­da de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS) 2030, im­pul­sa­da por la ONU y re­fren­da­da por 150 paí­ses en 2015, plan­tea 17 ob­je­ti­vos a cum­plir en los pró­xi­mos años. De es­ta ma­ne­ra, pa­ra ga­ran­ti­zar que la me­ta del bie­nes­tar se cum­pla hay que con­tem­plar la aten­ción y reha­bi­li­ta­ción a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad de na­ci­mien­to o ad­qui­ri­das por ac­ci­den­tes o en­fer­me­da­des y tam­bién el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción adul­ta ma­yor.

Vás­quez ex­pli­ca que los ac­ci­den­tes son una las prin­ci­pa­les cau­sas de mor­bi­li­dad y mor­ta­li­dad en el mun­do. Se es­ti­ma que por ca­da fa­lle­ci­do en un ac­ci­den­te de trán­si­to que­dan cin­co per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, de las cua­les tres pue­den ser dis­ca­pa­ci­da­des gra­ves. “Los sis­te­mas de sa­lud tie­nen que dar res­pues­tas ade­cua­das por­que la aten­ción tem­pra­na en reha­bi­li“Ya ta­ción mi­ni­mi­za los da­ños y me­jo­ra la fun­cio­na­li­dad de las per­so­nas”, ex­pli­ca el mé­di­co ve­ne­zo­lano.

Por es­tos mo­ti­vos, el exa­se­sor de la OPS in­sis­te en la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar sis­te­mas de reha­bi­li­ta­ción ac­ce­si­bles a to­dos. En Cór­do­ba vi­si­tó al­gu­nos de los 11 cen­tros que for­man par­te de la red pro­vin­cial de reha­bi­li­ta­ción, con­si­de­ra­da co­mo un mo­de­lo in­no­va­dor en el país, que de­pen­den de la Sub­se­cre­ta­ría de Dis­ca­pa­ci­dad, Reha­bi­li­ta­ción e In­clu­sión, a car­go de Ma­ri­té Puga.

El tra­ba­jo en red

Vás­quez co­la­bo­ra con los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les en el aná­li­sis de los ser­vi­cios de reha­bi­li­ta­ción que exis­ten en el con­ti­nen­te pa­ra acer­car he­rra­mien­tas que fa­ci­li­ten el tra­ba­jo de los Es­ta­dos y de­ba­tir po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

“El mo­de­lo de aten­ción tie­ne cua­tro com­po­nen­tes bá­si­cos: la pro­mo­ción de la sa­lud, la pre­ven­ción, la aten­ción y la reha­bi­li­ta­ción. Ese úl­ti­mo es el más pos­ter­ga­do, el más re­le­ga­do y es el que en­con­tra­mos más dé­bil en to­do el sis­te­ma. ¿Cuál es el mo­de­lo ideal? Sa­bien­do que los re­cur­sos es­ca­sean, es el que or­ga­ni­za los ser­vi­cios por prio­ri­da­des pe­ro tam­bién por re­des y por ni­ve­les de com­ple­ji­dad pa­ra cu­brir to­da la po­bla­ción”, re­mar­ca Vás­quez.

Y agre­ga: “Lo desea­ble es po­ner el sis­te­ma de sa­lud a dis­po­si­ción de las per­so­nas en el lu­gar don­de vi­ven. No po­de­mos po­ner hos­pi­ta­les de al­ta com­ple­ji­dad en to­das las lo­ca­li­da­des; pe­ro sí, una uni­dad de sa­lud que sea ac­ce­si­ble y que sea ca­paz de brin­dar la aten­ción des­de to­dos los as­pec­tos”.

Vás­quez sub­ra­ya que, en los úl­ti­mos años, en Cór­do­ba se han ido for­ta­le­cien­do los equi­pos de reha­bi­li­ta­ción de los hos­pi­ta­les ge­ne­ra­les. “Eso es muy im­por­tan­te por­que son cen­tros for­ma­do­res de re­cur­sos hu­ma­nos. Des­pués han ido desa­rro­llan­do los ser­vi­cios de reha­bi­li­ta­ción de ni­vel intermedio con un equi­po de reha­bi­li­ta­ción in­ter­dis­ci­pli­na­rio, con una vi­sión de ver a las per­so­nas en su in­te­gra­li­dad”, apun­ta.

Un te­ma en agen­da

El ex­fun­cio­na­rio de la OPS ase­gu­ra que la dis­ca­pa­ci­dad es un te­ma que ca­da vez es­tá más ins­ta­la­do a ni­vel mun­dial.

es­tá en la agen­da de los po­lí­ti­cos, de la so­cie­dad ci­vil, de la Aca­de­mia. Sien­to que se ha avan­za­do, aun­que la gen­te di­ce que fal­ta mu­cho por ha­cer. Las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad se han em­po­de­ra­do, se han agru­pa­do, co­no­cen sus de­re­chos. Hay una con­ven­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, que es la pri­me­ra con­ven­ción de los de­re­chos hu­ma­nos del si­glo 21. En la re­gión te­ne­mos nues­tra pro­pia con­ven­ción de la OEA pa­ra lu­char con­tra to­do ti­po de dis­cri­mi­na­ción a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad”, ex­pli­ca Vás­quez, y enu­me­ra otros ins­tru­men­tos legales que exis­ten en Amé­ri­ca la­ti­na.

–¿Qué pre­su­pues­to de sa­lud des­ti­nan a dis­ca­pa­ci­dad los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos?

–Es el se­cre­to me­jor guar­da­do. Nos cos­tó con­se­guir ese dato cuan­do ela­bo­ra­mos el plan de ac­ción de la OPS y de la OMS. La in­ver­sión es po­ca. Hay un dato de los ODS que mues­tra que, en los paí­ses en vías de desa­rro­llo, se des­ti­na a dis­ca­pa­ci­dad me­nos del uno por cien­to del pre­su­pues­to to­tal glo­bal del país. Cre­ce más cuan­do lo com­pa­ras en el pre­su­pues­to de sa­lud, pe­ro tam­po­co es mu­cho. El in­for­me mun­dial de dis­ca­pa­ci­dad de la OMS in­di­ca que los Es­ta­dos de­ben in­ver­tir más en reha­bi­li­ta­ción por­que no es un gas­to, es una in­ver­sión.

“DE LOS ADUL­TOS MA­YO­RES NE­CE­SI­TA­MOS QUE SE MAN­TEN­GAN AC­TI­VOS, FUN­CIO­NA­LES, AU­TÓ­NO­MOS, IN­DE­PEN­DIEN­TES”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.