El te­so­ro más va­lio­so de Mi­guel La­zar­te co­mo bo­xea­dor

La Voz del Pueblo - - PORTADA -

El día de su cum­plea­ños nú­me­ro 27, el 22 de di­ciem­bre de 1982, le re­ga­ló un tí­tu­lo na­cio­nal a Tres Arro­yos. Se desem­pe­ña en la di­vi­sión ba­rri­do del Mu­ni­ci­pio. Le apor­tó glo­ria de­por­ti­va a su pue­blo

En la pe­lea que se con­sa­gró cam­peón ar­gen­tino no co­bró ni un pe­so. Pe­ro pa­ra­dó­ji­ca y ma­ra­vi­llo­sa­men­te, hi­zo su­yo el te­so­ro más va­lio­so y cum­plió el de­seo tan­tas ve­ces so­ña­do; re­ga­lar­le un tí­tu­lo a su ciu­dad y que Tres Arro­yos tu­vie­ra un mo­nar­ca na­cio­nal fue el gran an­he­lo que Mi­guel An­gel La­zar­te cris­ta­li­zó aquel re­cor­da­do 22 de di­ciem­bre de 1982.

Des­de chi­co, y al “igual que mis ami­gos del ba­rrio, so­ña­ba con ser fa­mo­so; que­ría ser co­no­ci­do por al­go que hi­cie­ra, me ilu­sio­na­ba con ser al­guien, te­ner una bue­na vi­da” re­cor­dó Mi­guel con una son­ri­sa, don­de el chi­co le ga­nó a es­te hom­bre ya for­ma­do, y don­de sus ojos fue­ron tes­ti­gos de aque­llos di­chos, por­que en ellos pu­de ver esa inocen­cia in­fan­til…

Y no se an­du­vo con chi­qui­tas La­zar­te, cum­plió esas as­pi­ra­cio­nes a lo gran­de; con una ciu­dad re­vo­lu­cio­na­da y un es­ta­dio col­ma­do. Y por esas co­sas del des­tino, o por aque­llas car­tas má­gi­cas de la vi­da, el mo­men­to de ma­yor éx­ta­sis de­por­ti­vo lo con­si­guió el mis­mí­si­mo día de su cum­plea­ños nú­me­ro 27, ar­man­do el tri­ple fes­te­jo por el tí­tu­lo, por su cum­plea­ños y por entrar en la his­to­ria gran­de de su pue­blo. des­per­tan­do el in­te­rés, gran­des elo­gios o aten­ción de mu­chos por su téc­ni­ca na­tu­ral, por­que de la na­da ya mos­tra­ba co­sas in­tere­san­tes. “Nun­ca me la creí a esa; a mí me sa­lía, no me ha­bían en­se­ña­do la téc­ni­ca, era ins­tin­to na­da más. Siem­pre con­tro­lé mi ba­jo per­fil; y sien­do más gran­de nun­ca me de­jé lle­var por esos co­men­ta­rios, siem­pre tu­ve los pies so­bre la tie­rra”, va­lo­ró.

Or­gu­llo­so se sin­tió Mi­guel cuan­do ha­bló de su abue­la Di­no­ra Ber­te­rre­che, “yo me crie con ella” va­lo­ró; lo mis­mo al de­cir, “de gran­de tu­ve la suer­te de traer a vi­vir a mi ma­dre con­mi­go; yo lle­vo el ape­lli­do de ella y nun­ca le pre­gun­té so­bre mi pa­dre”, re­co­no­ció.

La es­cue­la de la vi­da, a lo que al­gu­nos le ane­xan con im­por­tan­cia los co­no­ci­mien­tos que ofre­ce la ca­lle, lle­va­ron a La­zar­te a mo­ver­se “so­lo por to­dos la­dos con só­lo 11 años. Iba a to­dos los lu­ga­res de la ciu­dad, pe­ro siem­pre con res­pe­to y edu­ca­ción; tu­ve la suer­te de ele­gir el buen ca­mino. Nun­ca to­mé (al­cohol), ni me dro­gué, ni ro­bé. Siem­pre fui así”, des­ta­có.

Qui­zás por to­do ello es que da la sen­sa­ción que La­zar­te tie­ne más edad; si a los 10 años ya pe­lea­ba… “en esa épo­ca se po­día, no ha­bía pro­ble­ma; yo de­bu­té a esa edad. Eran com­ba­tes a 2 round; des­pués con el per­mi­so de los pa­dres uno po­día com­ba­tir en cual­quier la­do” aco­tó. Si bien “el bo­xeo es el de­por­te que siem­pre qui­se”, y has­ta qui­zás bus­can­do otros rum­bos “o por esas co­sas que a uno le aga­rran” con­fe­só, “en­tre los 13 y 14 lo de­jé, pe­ro cuan­do vol­ví lo hi­ce con to­do y sí, ya nun­ca más me se­pa­ré de él”, va­lo­ró.

En la ra­ma del ama­teu­ris­mo, “fue­ron unos 60 los com­ba­tes que reali­cé. Fue una bue­na es­cue­la pa­ra mí; el ré­cord no lo re­cuer­do, pe­ro sí ten­go muy pre­sen­te que en to­da mi vi­da nun­ca me ga­na­ron por aban­dono o por no­caut. So­la­men­te me vol­tea­ron dos ve­ces en el pro­fe­sio­na­lis­mo, uno fue Gus­ta­vo Ba­llas en Cór­do­ba, don­de me ven­ció, y la otra fue con un cha­que­ño acá, pe­ro me re­cu­pe­ré y ter­mi­né ga­nan­do”, con­fe­só con or­gu­llo.

Me lle­vó el se­ñor Irus­ta, en­car­ga­do de esa ofi­ci­na, que me ha­bía vis­to com­ba­tir. To­do bien; el com­ba­te es­ta­ba or­ga­ni­za­do, era pa­ra la te­le­vi­sión, Lec­tou­re me ha­bía pe­sa­do, pe­ro cuan­do me pre­gun­tó la edad y le res­pon­do que es­ta­ba por cum­plir 19 se ar­mó un lío… me sal­vó Irus­ta, él lo con­ven­ció pa­ra que me de­ja­ra pe­lear. Me acuer­do que le di­jo ‘no se va a arre­pen­tir Ti­to’; y ahí arran­qué”.

El pri­mer gran pa­so en la vi­da de un bo­xea­dor es­ta­ba da­do, lle­gar al tem­plo del bo­xeo ar­gen­tino no era pa­ra cual­quie­ra, co­mo tam­po­co ha­ber he­cho de se­mi­fon­do del In­to­ca­ble Ni­co­lino Loc­che, “una ver­da­de­ra es­tre­lla de es­to”, o fon­do en el “mons­truo ca­pi­ta­lino”.

Bahía Blan­ca fue su pri­mer es­ce­na­rio en el pro­fe­sio­na­lis­mo, “y un tal Muñoz el ri­val. Ve­nía­mos pe­lean­do se­gui­do en ama­teur y siem­pre sa­lían lin­dos fes­ti­va­les; en la pri­me­ra per­dí por pun­tos, la re­van­cha se la ga­né en Pa­ta­go­nes y de ahí man­tu­ve un in­vic­to de dos años”, aco­tó.

Du­ran­te los pri­me­ros tiem­pos, el pro­me­dio de pe­leas era de 10/12 por año, lo cual ha­bla­ba de una in­ten­si­dad inusi­ta­da. “Yo siem­pre fui un bo­xea­dor de es­tar bien fí­si­ca­men­te, de cui­dar­me, de es­tar pre­pa­ra­do; me de­di­qué cien por cien­to a es­to. Por ejem­plo, yo ve­nía de pe­lear en Bahía y a la se­ma­na me lla­ma­ban pa­ra ir a Ro­sa­rio, Cha­co, Men­do­za, Cór­do­ba; iba a to­dos la­dos. A mí me han avi­sa­do pa­ra ir a com­ba­tir con 2 ó 3 días de an­ti­ci­pa­ción; re­cuer­do que un sá­ba­do me in­for­ma­ron que el lu­nes si­guien­te pe­lea­ba en Chi­le. Esa mis­ma no­che to­mé el mi­cro a Bue­nos Ai­res, el domingo me subí en el avión rum­bo a Chi­le, lle­gué pa­ra el pe­sa­je y pe­lear al otro día. En aque­llos tiem­pos era así, y uno te­nía que es­tar pre­pa­ra­do, lis­to”, des­ta­có.

Con Ne­bel Pereyra tu­vo una lar­ga y re­cor­da­da re­la­ción que se ex­ten­dió por es­pa­cio “de 14 años, arran­can­do des­de el ama­teu­ris­mo. Fue una gran eta­pa. Com­ba­ti­mos en to­dos la­dos, has­ta que de­ci­di­mos pe­lear de lo­ca­les de una vez por to­das. Ahí na­ció la po­si­bi­li­dad de los fes­ti­va­les de Cen­tro Es­tra­da; siem­pre re­cuer­do que pe­leá­ba­mos a es­ta­dio lleno. Pe­ro más aún va­lo­ro al­go que no se re­pi­tió, la ciu­dad tu­vo 10 pro­fe­sio­na­les. Se or­ga­ni­za­ban fes­ti­va­les ca­da 15/20 días, con bo­xea­do­res dis­tin­tos de la ciu­dad; se pue­de de­cir que yo era la pan­ta­lla de to­do, pe­ro los chi­cos que ve­nían atrás eran muy bue­nos. A ve­ces no se lle­ga a lo má­xi­mo por dis­tin­tas ra­zo­nes, pe­ro en aque­llos días el bo­xeo acá es­ta­ba muy con­so­li­da­do, era una pla­za muy fuer­te. Yo siem­pre lo re­pi­to, acá la gen­te no es ton­ta, real­men­te sa­be de bo­xeo. Vi­nie­ron gran­des fi­gu­ras, la gen­te res­pal­dó siem­pre con su pre­sen­cia”, va­lo­ró.

Mi­guel An­gel

el 22 de di­ciem­bre de 1955.

El­va An­ge­la La­zar­te.

Ste­lla Ma­ris Qui­ro­ga es su es­po­sa; An­ge­la, Pau­la y Mi­guel sus hi­jos; tie­ne 7 nie­tos y 1 bis­nie­to. Mi­gue­li­to. Pes­car. Bow­ling. 1,55 me­tros. en­tre 48 y 50 ki­los. Mi­la­ne­sa con pa­pas fri­tas y hue­vo fri­to.

Car­los Mon­zón, Ray “Su­gar” Leo­nard y Floyd Mayweather.

“Uno tie­ne que te­ner un ob­je­ti­vo; cuan­do me fui a Mar del Pla­ta fue con la idea de ser cam­peón ar­gen­tino. Vi­ví so­lo, me sa­cri­fi­qué e hi­ce mu­chas co­sas pa­ra con­se­guir­lo. Hay que po­ner to­do el em­pe­ño, te­ner bue­na con­duc­ta y ol­vi­dar­se del al­cohol y el ci­ga­rri­llo”.

En esa eta­pa, y cuan­do se le acer­ca­ban gran­des pe­leas an­te ri­va­les co­mo “An­gel Lois Fer­nán­dez, Ro­dol­fo Ro­drí­guez, Car­los Es­ca­lan­te, a mi Ne­bel me man­da­ba al Lu­na Park un par de se­ma­nas a pu­lir la pre­pa­ra­ción con dos her­ma­nos me­lli­zos que me en­se­ña­ron mu­cho y siem­pre me de­cían, ‘no le ten­ga mie­do a los que pe­gan fuer­te; con su estilo va a ser di­fí­cil que le pe­guen. Us­ted es­qui­va muy bien, es muy ve­loz, y en­ci­ma se les ríe, eso los des­con­cen­tra y ahí us­ted sa­ca ven­ta­ja’”.

Bus­can­do nue­vos ho­ri­zon­tes pa­ra su cam­pa­ña, tra­tan­do de for­ta­le­cer su sue­ño de con­quis­tar el tí­tu­lo ar­gen­tino y de­jan­do atrás un en­tre­di­cho con Pereyra, Mi­guel La­zar­te de­ci­dió ir­se a vi­vir a Mar del Pla­ta.

“Te­nía la chan­ce de ir ahí o a Bahía Blan­ca, dos ciu­da­des en pleno apo­geo. Se ve­nía el ve­rano, yo ha­bía inau­gu­ra­do las dos tem­po­ra­das an­te­rio­res en Mar del Pla­ta, pe­ro tras des­vin­cu­lar­me de Ne­bel ha­cía dos me­ses que no en­tre­na­ba por­que no ha­bía de­fi­ni­do mi fu­tu­ro. Me lle­gó la pro­pues­ta pa­ra otra inau­gu­ra­ción, no sa­bía qué ha­cer…” re­cor­dó. Pe­ro ahí apa­re­ció una vez más el apo­yo de la gen­te, ese que La­zar­te fue cau­ti­van­do con sus ac­tos. “Lo voy a re­pe­tir has­ta el día que me va­ya, Os­car Ra­ve­lla me dio una gran mano. Yo le ha­cía la pu­bli­ci­dad de ‘Aber­tu­ras Ra­ve­lla’; le pre­gun­té si me ayu­da­ba con la mi­tad del ho­tel pa­ra po­der ins­ta­lar­me allá en 1980 has­ta la pe­lea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.