De DJ a di­se­ña­dor GA­BRIEL LA­GE

Look - - DISEÑADORES - Por: Jac­que­li­ne Gold­bert.

El ca­mino de Ga­briel La­ge co­mo di­se­ña­dor fue tran­si­ta­do len­ta­men­te y ca­si sin dar­se cuen­ta que la mo­da iba a ser su des­tino fi­nal: in­ter­vino pren­das de la bou­ti­que de una ami­ga co­mo hob­bie, fue DJ y abrió su pro­pia dis­co­te­ca en Mar Del Pla­ta, co­men­zó con un ami­go un pro­yec­to de Pret-á-Por­ter y ter­mi­nó en ple­na cri­sis del 2001 apos­tan­do a te­ner su pro­pio ate­lier en el ba­rrio de Re­co­le­ta: “La mo­da em­pe­zó a ta­par to­dos mis otros pro­yec­tos y me di cuen­ta de que era una pa­sión”. Úl­ti­ma pa­ra­da has­ta el día de la fe­cha: fue ele­gi­do pa­ra re­pre­sen­tar al país en el Van­cou­ver Fas­hion Week que tu­vo lu­gar en­tre el 18 y el 24 de mar­zo, con su co­lec­ción “Mu­sic and Clas­sic”. El di­se­ña­dor re­co­no­ce que lo que lo ins­pi­ra es la mu­jer real. Sen­tar­se a char­lar con sus clien­tas y co­no­cer­las pa­ra sa­ber por dón­de co­men­zar a pen­sar en su atuen­do. Y si se tra­ta de una co­lec­ción, com­bi­nar a la mo­de­lo que lo va a lle­var

El crea­dor ar­gen­tino Ga­briel La­ge pre­sen­tó sus de­li­ca­das pren­das en un mar­co in­me­jo­ra­ble.

con esa mu­jer real que él se ima­gi­nó en un pri­mer mo­men­to. “Los di­se­ña­do­res te­ne­mos el po­der de crear un ves­ti­do pe­ro no te­ne­mos el po­der de crear una per­so­na­li­dad. Po­de­mos ayu­dar a al­guien a re­sal­tar­la pe­ro la per­so­na­li­dad la tie­ne ca­da una y eso es lo que ha­ce que el ves­ti­do co­bre vi­da. En un tra­ba­jo en equi­po es tan im­por­tan­te la per­so­na que lo va a lle­var pues­to co­mo yo co­mo di­se­ña­dor. A ve­ces la mu­je­res vie­nen con una idea en men­te que pre­fie­ro no lle­var a ca­bo por­que no va con mi es­ti­lo; en­ton­ces in­ten­to mos­trar­les que tal vez ha­ya otras op­cio­nes que sien­ten me­jor a su cuer­po. Otras ve­ces lo to­más co­mo un desafío y en otras opor­tu­ni­da­des no te­nés piel di­rec­ta­men­te y le pa­so un pre­cio al­tí­si­mo- al­tí­si­mo pa­ra que me di­gan que no”, confiesa La­ge en­tre ri­sas. Su co­lec­ción “Mu­sic and Clas­sic” es­tá pen­sa­da pa­ra “la di­va que hay aden­tro de ca­da mu­jer”, esa co­ne­xión que tie­ne cual­quier mu­jer con una di­va de la mú­si­ca, la que se ima­gi­na mien­tras se mira al es­pe­jo. “No ha­blo de di­vis­mo, ha­blo de re­con­ci­liar­se con esa di­va que to­da mu­jer tie­ne, sen­tir­se en la red car­pet que de vez en cuan­do es­tá bueno ex­plo­tar: jus­ta­men­te cuan­do vas a ca­sar­te, cuan­do se ca­sa una ami­ga, pa­ra la fies­ta de quin­ce, pa­ra un even­to im­por­tan­te. Y es­to pue­de pa­sar con el ves­ti­do más sen­ci­llo o con el más fuer­te, la cues­tión es­tá en sen­tir­se fan­tás­ti­ca”, pun­tua­li­za el crea­ti­vo. Y cuen­ta có­mo sur­gió es­ta idea: “Ha­ce un tiem­pi­to es­ta­ba en la ca­sa de un ami­go y la so­bri­na se iba a bai­lar, en­ton­ces se es­ta­ba pro­ban­do ro­pa. Soy muy observador y la veía que, fren­te al es­pe­jo, se pro­ba­ba ro­pa y bai­la­ba. Y me acor­dé de que tam­bién yo lo ha­cía”. La­ge apun­ta a la mu­jer gla­mo­ro­sa y ele­gan­te: vis­tió a Mir­ta Le­grand, a Car­la Pe­ter­son y a Mar­ce­la Kloos­ter­boer, en­tre otras. “Una vez le pre­gun­tó la pren­sa a Mir­ta por qué usó tan­tas ve­ces el mis­mo ves­ti­do que le ha­bía he­cho y di­jo que por­que le gus­ta­ba e iba a se­guir re­pi­tién­do­lo cuan­tas ve­ces qui­sie­ra”, cuen­ta or­gu­llo­so. Su par­ti­ci­pa­ción en Van­cou­ver fue un show y dio lu­gar a su fa­ce­ta de DJ: un mix que con­tó con la pa­sa­da de sus ves­ti­dos al rit­mo de Don­na Summer, a quien eli­gió su­ma­do a la proyección de efec­tos e imá­ge­nes. Los ves­ti­dos tu­vie­ron bor­da­dos sua­ves, apli­ca­cio­nes de pe­que­ños cris­ta­les, se­das, dra­pea­dos, bor­da­dos en perlas, te­ñi­dos, to­do tra­ba­ja­do a mano. So­bre ex­po­ner en el ex­te­rior, La­ge di­ce que la Ar­gen­ti­na no es jus­ta­men­te un país que se lo re­co­noz­ca por la mo­da, y no por­que no ha­ya gen­te ca­pa­ci­ta­da sino por­que el go­bierno y la pren­sa no in­vier­ten ni apues­tan en la mo­da, en­ton­ces que es muy di­fí­cil desa­rro­llar­se y com­pe­tir con otros con­ti­nen­tes. “La mo­da da tra­ba­jo, te­ne­mos muy bue­na mano de obra e ima­gi­na­ción, te­ne­mos que lu­char pa­ra que nos apo­yen”, ex­pli­ca. Ya ha­bía si­do in­vi­ta­do por las can­ci­lle­rías de Pa­rís y Mi­lán y así fue que “nos lla­ma­ron de la Cá­ma­ra de la Mo­da pa­ra ha­cer el cie­rre, al­go que me im­pul­sa a se­guir”. Es­te año lo con­vo­ca­ron des­de In­do­ne­sia y fue­ron se­lec­cio­na­dos des­de la World Fas­hion co­mo em­ba­ja­do­res. “To­ma una fuer­za in­creí­ble, yo no po­día creer lo que nos es­ta­ba pa­san­do, con to­do pa­go, así es co­mo te vas dan­do cuen­ta de que lo tu­yo gus­ta. Pe­ro re­co­noz­co que fue pa­so a pa­so y hoy es co­mo co­se­char un po­co de to­da esa siem­bra. Ir a esas pa­sa­re­las, es­tar en otro con­ti­nen­te, es un gran apren­di­za­je y ahí me ins­pi­ro, to­mo co­no­ci­mien­to de otros paí­ses y que des­cu­bran lo que yo ha­go me per­mi­ti­rá po­ner mi mo­da en otros paí­ses”.

Ri­que­za y sun­tuo­si­dad den­tro de la sen­ci­llez de la pro­pues­ta de uno de los prin­ci­pa­les crea­ti­vos

ar­gen­ti­nos for ex­port.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.