Tu­ris­mo:

Un des­tino con be­llos pai­sa­jes, aguas con al­tas olas idea­les pa­ra la prác­ti­ca de surf, ri­que­za cul­tu­ral y de­li­cias gas­tro­nó­mi­cas pa­ra dis­fru­tar de un via­je so­ña­do.

Look - - SUMARIO - Por: Pa­tri­cia Me­ri­go Fo­tos: Emb. Ni­ca­ra­gua.

Ni­ca­ra­gua.

Ubi­ca­do en me­dio del ist­mo cen­troa­me­ri­cano, Ni­ca­ra­gua es un país de le­yen­das, poe­sías, tra­di­cio­nes e his­to­rias y con una gran va­rie­dad de pai­sa­jes; ofre­ce la­gos, ma­res, mon­ta­ñas, vol­ca­nes y be­llas pla­yas, al­gu­nas de las cua­les son las idea­les pa­ra la prác­ti­ca de surf.

El te­rri­to­rio na­cio­nal se di­vi­de en 15 de­par­ta­men­tos y dos re­gio­nes au­tó­no­mas que se sub­di­vi­den en 153 mu­ni­ci­pios. Ca­da ciu­dad, mu­ni­ci­pio y pue­blo tie­ne un en­can­to, el mu­ni­ci­pio más pe­que­ño. Do­lo­res, en el de­par­ta­men­to de Ca­ra­zo, es el mu­ni­ci­pio más pe­que­ño, con tres ki­ló­me­tros cua­dra­dos; y el más gran­de es Was­pam, en la Re­gión Au­tó­no­ma de la Cos­ta Ca­ri­be Nor­te, con 8,133 ki­ló­me­tros cua­dra­dos.

Con más de seis mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y una com­po­si­ción de di­ver­sos orí­ge­nes, cul­tu­ra­les y ét­ni­cos an­ces­tra­les co­mo los mis­qui­tos, ma­yag­nas, ra­mas, su­tia­vas, cho­ro­te­gas, ma­ta­gal­pas y tam­bién cul­tu­ras in­mi­gran­tes pro­ve­nien­tes de Eu­ro­pa co­mo la es­pa­ño­la y de las is­las del Ca­ri­be, co­mo los creo­les y ga­rí­fu­nas, los más nu­me­ro­sos son los mes­ti­zos.

Prin­ci­pa­les atrac­ti­vos

Pla­yas: en­ca­be­za­das por San Juan del Sur, en el de­par­ta­men­to de Ri­vas, es uno de los des­ti­nos tu­rís­ti­cos más im­por­tan­tes y re­ci­be ha­bi­tual­men­te a im­po­nen­tes cru­ce­ros ca­na­dien­ses y es­ta­dou­ni­den­ses. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas a des­ta­car del país es que tie­ne dos cos­tas pri­vi­le­gia­das: una ha­cia el Pa­cí­fi­co, con una fran­ja de bahías ro­dea­das de man­gla­res, y otra ha­cia el Atlán­ti­co, don­de se en­cuen­tran is­las pa­ra­di­sía­cas, ba­ña­das por el Mar Ca­ri­be.

La Ru­ta del ca­fé: tam­bién se des­ta­ca en­tre los gran­des atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos. Se ex­tien­de por to­do el nor­te del país, con gran­des ha­cien­das de cul­ti­vo, mu­chas de ellas con­ver­ti­das en ho­te­les, po­nien­do a la vis­ta los pro­ce­sos de pro­duc­ción. Es lo que de­no­mi­nan “tu­ris­mo vi­ven­cial”, al igual que los cir­cui­tos gas­tro­nó­mi­cos en los que los tu­ris­tas pue­den apre­ciar los dis­tin­tos as­pec­tos de las co­se­chas así co­mo de la ela­bo­ra­ción de pla­tos tí­pi­cos.

Abar­ca los cin­co de­par­ta­men­tos de la re­gión Nor­te Cen­tral de Ni­ca­ra­gua: Es­te­lí, Ji­no­te­ga, Ma­driz, Ma­ta­gal­pa y Nue­va Se­go­via. Co­no­ci­do co­mo Re­gión de mon­ta­ñas fres­cas y bos­ques de ne­bli­sel­va, el Nor­te es mu­cho más: son tra­di­cio­nes vi­vas con sus ma­zur­kas y pol­kas, ar­te­sa­nos del ba­rro, de la piedra de mar­mo­li­na, de la tu­sa, son pro­duc­tos de ex­cep­ción co­mo el Ca­fé, el Ta­ba­co o sus fa­mo­sas ros­qui­llas so­mo­te­ñas.

La gas­tro­no­mía: en­tre los ali­men­tos que se des­ta­can en la gas­tro­no­mía ni­ca­ra­güen­se se en­cuen­tran el maíz, el plá­tano, la yu­ca y la na­ran­ja áci­da. En cuan­to al maíz, la cu­na de es­ta plan­ta mi­le­na­ria se ha lo­ca­li­za­do en­tre Mé­xi­co y Cen­troa­mé­ri­ca, y la le­yen­da atri­bu­ye su des­cu­bri­mien­to a Quet­zal­cóatl, per­so­na­je his­tó­ri­co­mí­ti­co, héroe ci­vi­li­za­dor y guía de los pue­blos me­soa­me­ri­ca­nos. Al pro­pa­gar­se su cul­ti­vo en el con­ti­nen­te, el maíz lle­ga a con­ver­tir­se en un ele­men­to aglu­ti­na­dor, fac­tor de trans­for­ma­ción so­cial. El desa­rro­llo e in­cre­men­to de su pro­duc­ción per­mi­tió un rá­pi­do avan­ce en la or­ga­ni­za­ción so­cio­eco­nó­mi­ca. Tam­bién se atri­bu­ye­ron cua­li­da­des má­gi­co-re­li­gio­sas. Los he­chi­ce­ros y sa­cer­do­tes lo usa­ban en sus ri­tos y ce­re­mo­nias, y el ca­len­da­rio To­nal­pohua­li o su­ce­sión má­gi­ca de 18 me­ses de 20 días ca­da uno, de­di­ca el oc­ta­vo mes al ri­to sa­gra­do de Xi­lo­nem, “Dio­sa del Maíz Tierno”.

Vol­ca­nes, ha­cien­das, bai­les tí­pi­cos y an­ti­quí­si­mas igle­sias, ade­más de co­lo­ri­das ar­te­sa­nías, son al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te país que sin du­das con­quis­ta­rá a to­dos aque­llos que va­yan a co­no­cer­lo.

Las ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre por la bahía de San Juan son de las más re­que­ri­das por los tu­ris­tas que ade­más dis­fru­tan de ha­cen re­co­rri­dos en bus­ca de pie­zas úni­cas y ar­te­sa­nías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.