No me per­mi­to per­der­me el pre­sen­te

Mer­ce­des Fu­nes, quien le da vi­da a Tita Me­re­llo en el cine, con­fie­sa que la vi­da la gol­peó con va­rias au­sen­cias, pero lo­gró sa­lir ade­lan­te.

Look - - NOTA DE TAPA -

La vi­da te da de to­do y tam­bién te qui­ta de to­do”. La fra­se que la ta­len­to­sa ac­triz Mer­ce­des Fu­nes de­ja caer co­mo al des­cui­do en­cie­rra un sen­ti­do muy pro­fun­do. Su ma­dre y su pa­dre ya no es­tán en es­te mun­do y tam­po­co su her­ma­na, quien falleció cuan­do Mer­ce­des te­nía so­lo 15 años. Mer­ce­des se crió con ellos tres y con dos her­ma­nos va­ro­nes, con los cua­les com­par­te su pre­sen­te. Ese pre­sen­te la en­cuen­tra en el pun­to más al­to de su ca­rre­ra, pues es­te mes de­bu­ta en un rol pro­ta­gó­ni­co en cine en “Yo soy así, Tita de Bue­nos Ai­res”, una pe­lí­cu­la que trae a la ac­tua­li­dad la vi­da y la obra de Tita Me­re­llo, un ícono de la cul­tu­ra na­cio­nal.

Mer­ce­des ad­mi­ra pro­fun­da­men­te a Tita; la de­fi­ne co­mo “una mal lle­va­da con co­ra­zón de oro”. La his­to­ria le da la ra­zón. Cria­da en un or­fa­na­to y le­jos de la abun­dan­cia, Tita an­te­po­nía las ne­ce­si­da­des de los de­más a las pro­pias. Así fue co­mo ¡lle­gó a re­ga­lar un de­par­ta­men­to! Mer­ce­des conoce per­fec­ta­men­te en qué con­sis­te la ge­ne­ro­si­dad ex­tre­ma. Los Fu­nes te­nían en su seno a una ma­má que, co­mo la de­fi­ne Mer­ce­des, era “una es­pe­cie de Me­re­llo”.

“Ella te­nía un ta­pa­do de nu­tria co­mo el gran lujo de su vi­da, el gran le­ga­do. Un día se lo pu­so co­mo fra­za­da a un se­ñor que dor­mía en la calle y si­guió ca­mi­nan­do sin mi­rar atrás. Y mi fa­mi­lia era cla­se me­dia tra­ba­ja­do­ra, vi­vía con lo jus­to”, se­ña­la. Ese personaje que crió a Mer­ce­des se ca­só, un 17 de oc­tu­bre, con Car­los “Chan­go” Fu­nes, un po­lí­ti­co que tu­vo un rol cla­ve en la re­torno de Do­min­go Pe­rón a la Ar­gen­ti­na.

–Con esa he­ren­cia, sos pe­ro­nis­ta, ¿no? –

Me pa­sa al­go muy par­ti­cu­lar. Ad­hie­ro a to­dos los prin­ci­pios y pre­cep­tos pe­ro­nis­tas, que tie­nen que ver con de­re­chos pa­ra to­do el

mun­do y con eso de que to­dos so­mos com­pa­ñe­ros. Pero el mé­tier de mi papá fue la po­lí­ti­ca y el mío es ser ac­triz. Se­ría una enor­me tor­pe­za de mi par­te sa­lir a ha­blar de po­lí­ti­ca o sa­car­me una fo­to con el personaje equi­vo­ca­do.

–Las per­so­nas que han per­di­do a sus pa­dres a ve­ces se sien­ten un po­co huér­fa­nas. ¿A vos te pa­sa? –

Me pa­só co­mo una pri­me­ra im­pre­sión, cuan­do falleció mi ma­má. Lo tra­ba­jé en mis pen­sa­mien­tos y emo­cio­nes y des­cu­brí que la or­fan­dad es al­go que le co­rres­pon­de a un in­fan­te, y yo ya no soy in­fan­te. Sí ex­tra­ño te­ner un ho­gar ma­terno o pa­terno, ese re­fu­gio in­con­di­cio­nal, pero tam­bién hay un mo­men­to en la vi­da en el que uno se ar­ma su pro­pio re­fu­gio. Y yo ya eso lo he he­cho ha­ce ra­to.

–¿Cuál es tu re­fu­gio hoy? ¿Con un tal Ce­ci­lio? (NdeR: Fle­mat­ti, un pe­rio­dis­ta con quien se le ad­ju­di­ca un ro­man­ce). –

El re­fu­gio va de la mano de cier­ta fra­gi­li­dad que po­dés te­ner cuan­do sos un ni­ño o cuan­do em­pe­zás a sen­tir que la vi­da te pa­sa por en­ci­ma. Con 38 años, es­toy en una eta­pa en la que no ne­ce­si­to re­fu­giar­me en na­da. Al con­tra­rio, sa­lí a la vi­da y es­toy “a cuerpo gen­til”. En tal ca­so, pre­fie­ro “acom­pa­ñar­me”.

–Tita no te­nía fil­tro. ¿Vos sí? –

Yo ten­go to­dos los fil­tros del mun­do. Soy su­ma­men­te ama­ble, po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta, sin exa­brup­tos... Ojo, soy au­tén­ti­ca y ge­nui­na, só­lo di­fí­cil de exas­pe­rar. Igual, dis­fru­to y me enamo­ro de la gen­te bru­tal­men­te ho­nes­ta, ¡por eso me en­can­tó ha­cer a Tita! Qui­zás en el fon­do me gus­ta­ría ser co­mo ese ti­po de per­so­nas y no me atre­vo…

–¿Al­gu­na vez tu­vis­te que li­diar con el ma­chis­mo co­mo “la Me­re­llo”? –

Gra­cias a Dios no, porque tu­ve un pa­dre ex­tre­ma­da­men­te fe­mi­nis­ta. El mo­de­lo de

hom­bre que ten­go es el de quien res­pe­ta, va­lo­ra y es­tá a la par de su mujer. Mi papá me di­jo: “Cuan­do ven­ga tu prín­ci­pe azul con su ca­ba­llo blan­co y vos te que­des ob­nu­bi­la­da, ¡no te subas! Aprendé a ca­bal­gar y an­dá con tu ca­ba­lli­to al la­do de él”. Me que­dó gra­ba­do.

–Si de pe­que­ña su­pis­te que “los prín­ci­pes azu­les des­ti­ñen”, ¿nun­ca caís­te en la “tram­pa” de nin­guno? –

Al­gu­na que otra vez, sí. Pero hoy no cai­go en ser una da­mi­se­la en apu­ros pi­dien­do que al­guno ven­ga a res­ca­tar­me. Mi vi­da es mía y la ten­go que cons­truir a mi gus­to, ade­más de de­fen­der­la y pa­de­cer­la.

–Se te es­cu­cha muy fuer­te. ¿La mo­da te co­nec­ta con tu “la­do fe­me­nino”? –

Sí. No tu­ve una in­fan­cia en la que se me vis­tie­ra “de mu­ñe­qui­ta”, con vo­la­di­tos y el pe­lo ce­pi­lla­do. A esos fe­ti­ches de la fe­mi­nei­dad em­pe­cé a bus­car­los por mi cuen­ta en la ado­les­cen­cia, cuan­do pu­de ele­gir mi ro­pa. Lue­go fui cons­tru­yen­do mi pro­pio ar­que­ti­po de mujer y co­men­cé a ver que una re­vis­ta de mo­da no era al­go ex­tra­te­rres­tre.

–¿Qué te en­se­ñó la muer­te? –

Plena cons­cien­cia de vi­da. Si al­go sé, es que la muer­te exis­te. Sé que al­guien que vi­vió, pue­de no es­tar más. En­ton­ces, dis­fru­to mu­cho de la vi­da, sin nos­tal­gia. Tam­po­co pien­so de­ma­sia­do en el fu­tu­ro, ¡es al­go ab­so­lu­ta­men­te in­cier­to! Lo que no me per­mi­to es per­der­me el pre­sen­te. Si no, ¡no apren­dí na­da!

–¿Qué te gus­ta­ría que te “cu­brie­ra” hoy?

– Un ta­pa­do de mi ma­má. Pero no el de nu­tria (¡ja­más usa­ría pie­les na­tu­ra­les!) Uno sin­té­ti­co, her­mo­so, ne­gro y lar­go has­ta los pies que te­nía ella. Cuan­do falleció, me en­te­ré que se lo ha­bía re­ga­la­do a otra per­so­na de la calle. Los dos úni­cos ta­pa­dos que tu­vo en su vi­da, ¡los re­ga­ló! (Ríe) –¿Te­nés al­gu­na ma­te­ria pen­dien­te? – Sí, ti­rar­me en pa­ra­caí­das. Lo voy a ha­cer pron­to. –¿So­la? – No. Con “un tal Ce­ci­lio.”

Por: Ma­ria­na Co­mo­lli. Pro­duc­ción: Pa­tri­cia Mog­ni. Fotos: Qui­que Ab­ba­te

Ves­ti­do en cre­pe y ga­sa, man­gas con frun­ce ($1.700, Ben­di­ta Conjura). Co­llar ($1.800, Luna Gar­zón). Mol­de 8 - Ves­ti­do - Ta­lle 40

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.