¿Dón­de que­dó el gla­mour?

Le da­mos la bien­ve­ni­da co­mo co­lum­nis­ta de LOOK al di­se­ña­dor Ro­ber­to Piaz­za, quien nos de­lei­ta­rá con su co­no­ci­mien­to de la mo­da y su mun­do, sus anéc­do­tas y sus pen­sa­mien­tos so­bre di­fe­ren­tes te­mas. Es­te mes, nos habla de la ele­gan­cia que las ar­gen­ti­nas su­pi

Look - - UN PIAZZA AUTÉNTICO - Fotos: CE­DOC.

Mi ma­dre de­cía siempre que la mujer ar­gen­ti­na era una de las más ele­gan­tes del mun­do. ¡Qué le­jos que­dó esa fra­se, hoy con­ver­ti­da en ca­si un mi­to! Y po­dría ad­ju­di­car­lo a mu­chas co­sas, pero lo pri­me­ro y prin­ci­pal es la de­ca­den­cia cul­tu­ral que des­de ha­ce dé­ca­das nos im­po­nen y a los fa­mo­sos y os­cu­ros años se­ten­ta, don­de la po­lí­ti­ca fue dia­bó­li­ca, y la mujer co­men­zó, len­ta­men­te, a per­der la ele­gan­cia.

La po­li­ti­ca, los gol­pes de Es­ta­do y dé­ca­das de ma­las ad­mi­nis­tra­cio­nes hi­cie­ron que la mujer, en su gran ma­yo­ría, de­ja­ra de ves­tir­se de mujer y co­men­za­ra a sen­tir­se “más có­mo­da”, ol­vi­dan­do que se pue­de ser muy fe­me­ni­na y es­tar có­mo­da a la vez.

Hay mu­chas for­mas de ser fe­me­ni­na sin ne- ce­si­dad de an­dar por la vi­da des­nu­da o con ves­ti­dos de ve­det­te, o de po­ner­se un jean dos ta­lles me­nos du­ran­te 365 días al año, o te­ner cier­ta edad y se­guir pla­ti­nán­do­se el pe­lo, y de­jar­lo lar­go... sin te­ner en cuen­ta que los años pa­san. La ele­gan­cia no ra­di­ca tam­po­co en lo clá­si­co y, me­nos, en lo con­ser­va­dor. Ra­di­ca en te­ner un es­ti­lo y mu­cha cla­se, dos co­sas que se lo­gran, sim­ple­men­te, sien­do mujer, muy mujer.

Es im­por­tan­te sa­ber dis­fru­tar de eso tan lin­do que Dios les dio a las mu­je­res, El “el ves­ti­do sen­ti­do la­van­da de Las de la vi­da y el uni­ver­so fe­me­nino”. Sa­be­mos Orei­ro im­pac­tó que día a día ese uni­ver­so es­tá sien­do ata­ca­do, en la ga­la. Es­co­te y que pe­sar de to­do, la mujer aún no sa­be o cru­za­do y pli­sa­do no se dio cuen­ta de que ella es quien de­ci­de a pleno. to­do en el mun­do: el ar­te, la mú­si­ca, las com-

pras, el amor, la educación... To­do es mujer, y los hom­bres la siguen, ya que sin mu­je­res el mun­do no po­dría exis­tir. El hom­bre, ob­via­men­te, ayu­da mu­cho, pero a ve­ces jo­de y cas­tra; pero las mu­je­res que la tie­nen cla­ra sa­len de eso, y con só­lo un par de za­pa­tos se­xies, un lin­do ves­ti­do sen­sual (sin exa­ge­rar), un po­co de ma­qui­lla­je, la­bios ro­jos que te comen y un be­llo per­fu­me ¡tie­ne el mun­do a sus pies!

En­ton­ces, ¿qué les pa­sa, chi­cas, que a ve­ces las veo por la calle y pa­re­ce que sa­lie­ron de la gue­rra? ¡Nooo, por fa­vor! Re­cuer­den que la fe­mi­nei­dad es el úni­co pa­tri­mo­nio má­gi­co de us­te­des, y que el fa­mo­so gla­mour, que sig­ni­fi­ca “he­chi­zo de amor”, es­tá in­ven­ta­do por us­te­des pa­ra el mun­do.

Na­die en es­te pla­ne­ta pue­de lo­grar lo que quie­re co­mo pue­den us­te­des, y tan só­lo sien­do una mujer in­te­li­gen­te, fe­me­ni­na y con cla­se, más allá de la po­si­cion eco­nó­mi­ca. En­ton­ces, se­ño­ri­tas y se­ño­ras, ¡a le­van­tar­se y a sa­ber que lo fe­me­nino es una ben­di­ción y que no im­por­ta el qué di­rán, ni la mirada ce­lo­sa de na­die! Us­te­des tie­nen el mun­do en sus ma­nos. Mi ma­dre era de otra ge­ne­ra­ción, pero has­ta su úl­ti­mo día de vi­da di­jo: “lo úni­co que una mujer no pue­de per­der es su fe­mi­nei­dad y su be­lle­za in­te­rior”. Y te­nía ra­zón.

Bas­ta de ol­vi­dar­se de us­te­des mis­mas, y ade­lan­te con ese her­mo­so don que tie­nen por el só­lo he­cho de ser mu­je­res. El ar­te es mujer, el mun­do es mujer. ¡Gra­cias por es­tar en él!

Imá­ge­nes de Sim­ple­men­te Piaz­za, el mega des­fi­le a to­tal Be­ne­fi­cio de la Fun­da­ción Ro­ber­to Piaz­za con­tra el abu­so se­xual in­fan­til, rea­li­za­do en Se­ñor Tan­go.

“La ele­gan­cia no ra­di­ca en lo clá­si­co ni en lo con­ser­va­dor. Ra­di­ca en te­ner un es­ti­lo y mu­cha cla­se, y se lo­gra sien­do muy mujer”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.