Los 15 de la prin­ce­sa

El pri­mer gran even­to im­por­tan­te en la vi­da de una mu­jer, re­la­ta­do por Ro­ber­to Piaz­za, nues­tro co­lum­nis­ta de mo­da. Su mi­ra­da agu­da y tier­na so­bre las ilu­sio­nes, fan­ta­sías y ex­pec­ta­ti­vas que to­das tie­nen cuan­do se acer­ca la no­che más so­ña­da.

Look - - UN PIAZZA AUTÉNTICO -

Amo ves­tir prin­ce­sas. Des­de siem­pre, el sue­ño más gran­de de una niña es cum­plir 15 años, te­ner una gran fies­ta y lu­cir un her­mo­so ves­ti­do. Ella se­rá la úni­ca pro­ta­go­nis­ta de esa no­che, no im­por­ta­rán los con­se­jos de su ma­má, ni de sus me­jo­res ami­gas.

Pa­ra una chi­ca, su fes­te­jo de 15 equi­va­le a lo que an­tes se lla­ma­ba “pre­sen­ta­ción en so­cie­dad”. Por eso es un gran desafío pa­ra mí co­mo di­se­ña­dor.

Cuan­do mi asis­ten­te me di­ce: “hoy te­nés ci­ta con una quin­cea­ñe­ra”, voy a mi mai­son fe­liz de sa­ber que me en­con­tra­ré con una pe­que­ña mu­jer que quie­re to­do y mu­cho más. Que es­pe­ra ser “una diva”, que sue­ña con pa­re­cer la he­roí­na de un cuen­to de Ha­das.

Jun­tos de­ja­re­mos vo­lar nues­tra ima­gi­na­ción pa­ra pen­sar en tu­les, en­ca­jes, ta­fe­tas, ga­sas, bor­da­dos de cris­tal... o por el con­tra­rio di­rá: “na­da de bor­da­dos”, y yo tra­ta­ré de in­ter­pre­tar­la. Ya es una prin­ce­sa, ¡qué fe­li­ci­dad!

Cuán­ta emo­ción vi­ví ca­da vez que me to­có ves­tir a una niña que al­gu­na vez ha­bía su­fri­do bull­ying, y que re­cu­pe­ró su con­fian­za cuan­do se mi­ró en el es­pe­jo y llo­ró de fe­li­ci­dad al ver­se her­mo­sa. Cuan­do una ne­na, que siem­pre se vio gor­di­ta, pue­de po­ner­se el ves­ti­do desea­do y sen­tir­se una prin­ce­sa, mi ta­rea es­tá más que cum­pli­da. Ese es el mo­men­to en que El me ves­ti­do sien­to la­van­da de Las col­ma­do, co­mo si tu­vie­ra la va­ri­ta que pue­de Orei­ro im­pac­tó otor­gar­le a esa niña, to­da la ma­gia que ne­ce­si­ta. en la ga­la. Es­co­te

Muchas veces me han pe­di­do ves­tir­se de ro­jo cru­za­do y pli­sa­do to­tal o de ne­gro gó­ti­co, y más de una vez quiea pleno. ren es­tar muy do­ra­das o súper pla­tea­das. ¡Me en­can­ta! Amo esa li­ber­tad men­tal que so­lo po-

cas pue­den te­ner, por­que eso me ha­bla de una nue­va ge­ne­ra­ción de mu­je­res que es­tán re­cu­pe­ran­do el gla­mour.

Ellas sa­ben que quie­ren al­go que las ha­ga sen­tir úni­cas y en ese mo­men­to de­jan de ser las ado­les­cen­tes que ado­ran ju­gar al fút­bol co­mo los va­ro­nes, y se en­ca­pri­chan con sa­lir de no­che en za­pa­ti­llas. Aho­ra, quie­ren ser una lady. Aho­ra, quie­ren pa­re­cer una star del ci­ne.

Es­toy fe­liz de ser par­te de es­te gran acon­te­ci­mien­to. Las ni­ñas, con gran per­so­na­li­dad, dan rien­da suel­ta a su crea­ti­vi­dad. Sus pa­pás la­gri­mean al to­mar con­cien­cia de que la ne­na cre­ció y se trans­for­mó en una mu­jer.

Esa no­che en­tre hu­mos, es­tre­lli­tas y mú­si­ca, la quin­cea­ñe­ra ha­rá su gran en­tra­da.

El ves­ti­do se­rá el cóm­pli­ce de su nue­va vi­da, otro mundo se abri­rá pa­ra ella, que co­men­za­rá a mi­rar to­do con otros ojos, se sen­ti­rá agra­de­ci­da a la vi­da y fe­liz.

Des­pués de tan­tos años de tra­ba­jo en la mo­da, to­da­vía me sor­pren­de que me pa­ren mu­je­res en la ca­lle y me di­gan: “ho­la Ro­ber­to, ¿te acor­dás de mí?. Vos hi­cis­te mi ves­ti­do de 15 años”.

En­ton­ces, tra­to de ha­cer me­mo­ria... Le pi­do más da­tos, in­ten­to di­bu­jar en su ca­ra adul­ta, la de la niña tí­mi­da que pa­só por mi mai­son.

Otras vuel­ven pa­ra pe­dir­me el ves­ti­do de no­via, o el de su fies­ta de egre­sa­das, y en to­das me es­fuer­zo por ver a esa pe­que­ña que ya cre­ció pe­ro no de­jó sus sue­ños de la­do. Y yo me sien­to de nue­vo en mis pro­pios 15 años, en las fies­tas que ha­cían mis ami­gas en gran­des sa­lo­nes, allá, en mi San­ta Fe na­tal.

Aho­ra, co­mo crea­dor de mo­da y, so­bre to­do ha­ce­dor de fan­ta­sías y ma­ra­vi­llo­sas ilu­sio­nes, vuel­vo a esa año­ra­da ado­les­cen­cia de prín­ci­pes y prin­ce­sas.

En la pre­sen­ta­ción de su nue­va co­lec­ción “Sim­ple­men­te Piaz­za” en Se­ñor Tan­go, Ro­ber­to Piaz­za con­de­nó el abu­so in­fan­til con afir­ma­cio­nes que lle­va­ban los ni­ños en la mano

La pe­dre­ría, una cons­tan­te en los mo­de­los de Piaz­za, ba­ja has­ta fun­dir­se en tul con va­rias ca­pas

Con cor­set de pe­dre­ría, el sta­pless tie­ne cor­te a la cin­tu­ra de don­de nace una gran fal­da de tul

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.