Car­la Con­te, re­cién se­pa­ra­da y con pro­yec­tos

Look - - SUMARIO - Por: Ma­ria­na Co­mo­lli Pro­duc­ción: Patricia Mog­ni Fo­tos: Nés­tor Grassi

Mien­tras es­pe­ra con­ven­cer­la de que le re­ga­le la en­tra­ña­ble má­qui­na de co­ser que la no­na ya no usa, la con­duc­to­ra de “Con­fron­ta­dos” ha­bla so­bre su vi­da de re­cién se­pa­ra­da des­pués de 13 años de ma­tri­mo­nio y so­bre su nue­va re­la­ción con los hom­bres

Car­la Con­te quie­re una má­qui­na de co­ser pe­ro no una cual­quie­ra: ex­tra­ña la Singer de su abue­la, de la cual sur­gie­ron las pren­das que vis­tie­ron su in­fan­cia. So­bre aque­lla a pe­dal se apo­ya­ron de­ce­nas de mol­des de gra­cias a los cua­les al­gu­na vez es­tre­nó un ves­ti­di­to ro­jo con pun­to smock al que to­da­vía re­cuer­da y que muy pro­ba­ble­men­te sea el “cul­pa­ble” de que ese co­lor sea hoy el pre­fe­ri­do de la con­duc­to­ra te­le­vi­si­va.

Por aque­lla Singer, Car­la tam­bién tie­ne ca­jo­nes lle­nos de hi­los y una deu­da fa­mi­liar: apren­der a co­ser a má­qui­na. “Mi abue­la tie­ne 90 años. El año pa­sa­do le pe­dí que me en­se­ñe y me dio una ‘cla­se’, pe­ro quie­ro apren­der bien, es al­go que ten­go pen­dien­te. Le pe­dí que me de­ja­ra lle­var­me la má­qui­na a ca­sa pe­ro no hu­bo ca­so, la si­gue te­nien­do ella, aun­que ya no la use”. Es que hay má­qui­nas que co­sen vi­das y no es fá­cil des­pren­der­se de ellas.

Car­la tie­ne dos hi­jos (Mora y Fa­cun­do, de 7 y 4 años) y si­gue al fren­te “Con­fron­ta­dos”, jun­to a Rodrigo Lus­sich en to­das las tar­des de El Nue­ve. Has­ta ju­lio del año pa­sa­do, es­tu­vo jun­to al hom­bre con el que com­par­tió 13 años de re­la­ción y al que des­cri­be co­mo “el me­jor pa­dre que pu­de ele­gir pa­ra mis chi­cos”. Ca­si co­mo una es­pe­cie en ex­tin­ción, Car­la es de los bi­chos ra­ros que se di­vor­ció sin es­cán­da­los: “Nos ha­bía­mos se­pa­ra­do mu­chas ve­ces an­tes, pe­ro la úl­ti­ma fue la más cal­ma y asen­ta­da por­que en­tre­gar­le a nues­tros hi­jos un caos, no era una op­ción. Se dio con mu­cho res­pe­to y amor. Cons­trui­mos una fa­mi­lia her­mo­sa que se­gui­mos te­nien­do”.

-¿Có­mo te ves a fu­tu­ro?

-Ac­tual­men­te, no me ima­gino vol­vien­do a con­vi­vir con na­die. Me pa­re­ce que, en un pun­to, la con­vi­ven­cia le ha­ce da­ño a la pa­re­ja. Tal vez, den­tro de unos años, me en­cuen­tro en otra si­tua­ción y es­to que di­go aho­ra sue­ne a con­tra­dic­ción, pe­ro hoy sien­to que es muy di­fí­cil po­der lle­var ade­lan­te una fa­mi­lia, una ca­sa, una pa­re­ja y ren­dir en el la­bu­ro. Que to­do eso sea sa­tis­fac­to­rio, es una ta­rea im­po­si­ble pa­ra dos per­so­nas que con­vi­ven con hi­jos.

-¿Có­mo es vol­ver a es­tar sol­te­ra des­pués de tan­to tiem­po?

-El cam­bio es abis­mal. Es to­do muy ra­ro. Cuan­do yo em­pe­cé con Gui­ller­mo (Brut­to, su ex­ma­ri­do) no era fa­mo­sa, iba a un bo­li­che y no me co­no­cía na­die. Ade­más no exis­tían las re­des so­cia­les. En agos­to del año pa­sa­do, re­cién se­pa­ra­da, me fui a Río de Ja­nei­ro con unas ami­gas y me sa­qué fo­tos con me­dia hu­ma­ni­dad, pe­ro no me en­ca­ró na­die.

-¿En se­rio?

-¡Te lo ju­ro! Na­die me ti­ró ni un pe­rro. Lo má­xi­mo fue un “qué bue­na que es­tás”. Yo pen­sa­ba: “¡Me voy a mo­rir de ham­bre!”.

-¿Se­guís ayu­nan­do?

-Em­pe­cé a per­ci­bir al­gu­nos men­sa­jes en las re­des so­cia­les. Es ra­ro por­que me ha­blan co­mo si me co­no­cie­ran y hay al­go de mí que ya co­no­cen. Soy me­dio co­bar­de pa­ra eso, así co­mo pa­ra ir a un bo­li­che, en­con­trar a un ti­po que me gus­te e ir­me con él. No me iría con un des­co­no­ci­do, siem­pre fui igual.

-Te de­fi­nís fe­mi­nis­ta. ¿Qué co­sas te mar­ca­ron pa­ra ser­lo?

-Arras­tro el ma­chis­mo des­de la cu­na. Ten­go dos hermanos va­ro­nes y, cuan­do éra­mos ado­les­cen­tes, el mayor era libre des­de el mi­nu­to cero, po­día ha­cer y des­ha­cer a ni­vel se­xual, le aplau­dían las proezas, mien­tras que a mí me que­rían en­ce­rrar en un con­ven­to. Por su­pues­to que es­toy exa­ge­ran­do, pe­ro yo era una ne­na, pa­ra la que cier­tas co­sas es­ta­ban mal y pa­ra un va­rón no. Esas di­fe­ren­cias eran una ba­ta­lla, aun­que mi vie­ja has­ta hoy sos­tie­ne que ella no ha­cía di­fe­ren­cias por un te­ma de gé­ne­ro.

-Aho­ra que sos ma­má de una ne­na, ¿qué te en­con­trás re­pi­tien­do?

-Obli­gar­la a co­mer al­go que no quie­re. A mí, de chi­ca, la tar­ta de be­ren­je­nas no me gus­ta­ba y me de­ja­ban sen­ta­da fren­te a ella has­ta las 6 de la tar­de. Cuan­do na­ció

Mora, co­mía só­lo lo que le gus­ta­ba has­ta que un día di­je “¡bas­ta!”. En un pun­to tu­ve que pre­sio­nar por­que si no, iba a vi­vir a fi­deos y ño­quis. Con los años, ves que la teo­ría es una co­sa y la prác­ti­ca, otra. Hoy sé que mi ma­má hi­zo lo me­jor que pu­do en una épo­ca muy dis­tin­ta a la ac­tual. A mis 40 años, con mi vie­ja es­ta­mos en el me­jor mo­men­to.

-¿Có­mo te ma­ne­jás con el di­ne­ro?

-Lo hi­ce de mu­chas ma­ne­ras. Con­fie­so que era me­dio en­fer­mi­ta y, con uno de mis pri­me­ros tra­ba­jos, de pro­mo­to­ra en un su­per­mer­ca­do, le pe­dí pla­ta pres­ta­ba a mi abue­la pa­ra com­prar una ca­mi­sa an­tes de co­brar. Me da ver­güen­za de­cir­lo, pe­ro lle­gué a ir­me so­la a Mia­mi a com­prar ro­pa. La maternidad me cam­bió eso y otras mu­chas co­sas. Tu­ve mo­men­tos com­pli­ca­dos, en­deu­da­da y sin tra­ba­jo, a los que hu­bie­se atra­ve­sa­do dis­tin­to de ha­ber aho­rra­do. Mi apren­di­za­je eco­nó­mi­co fue a la fuer­za. Hoy ten­go tra­ba­jo, lo cual no es po­co en un con­tex­to en el que mu­chos per­die­ron sus la­bu­ros. Me sien­to una pri­vi­le­gia­da y lo agra­dez­co.

-¿Te vas a com­prar una má­qui­na de co­ser?

-No, es­pe­ro con­ven­cer a mi abue­la pa­ra que me dé su Singer.

Ves­ti­do cor­to de jer­sey, con ta­lle al­to y con nu­do en el cor­sa­ge que re­ma­ta con man­gui­tas con vo­la­dos (Las Pe­pas, $ 2.990). San­da­lias con pla­ta­for­mas ce­les­tes (The Bag Belt, $ 4.260). Mol­des 1 y 2 - Ves­ti­do - Ta­lles 40 y 44

Al to­pe de las tex­tu­ras, el jean de ve­rano es per­fec­to pa­ra el ves­ti­do con escote frun­ci­do y bre­te­les (Ríe, $ 980). Flo­res en el co­llar (Luna Gar­zón, $ 1.200 ) y las san­da­lias con pla­ta­for­ma (So­fi Mar­ti­ré, $ 3.890). Mol­de 3 - Ves­ti­do - Ta­lle 40

Hom­bros des­cu­bier­tos y man­gas con bor­da­do (Yag­mour, $1.099) pa­ra la blu­sa que acom­pa­ña al pan­ta­lón an­cho man­te­ca co­mo man­da la pa­le­ta de tem­po­ra­da (Os­si­ra, $ 1.229) y las san­da­lias con pla­ta­for­ma de ra­fia (The Bag Belt, $ 3.200). Mol­de 8 y 9 - Blu­sa - Ta­lles 42 y 46 Mol­de 10 y 11 - Pan­ta­lón - Ta­lles 42 y 46

Un ítem del ve­rano 2018, las ra­yas fi­ni­tas, en un so­le­ro con cor­pi­ño con mo­ño (Ba­se­ment, $1.690). El equi­po se com­ple­ta con san­da­lias cham­pán (So­fi Mar­ti­ré, $ 3.550). Ma­qui­lló: Agus­ti­na Pe­tra­glia. Pei­nó: Aman­da pa­ra Al­ber­to y Be­be San­ders. Agra­de­ce­mos a L´Ho­tel Pa­ler­mo por su co­la­bo­ra­ción pa­ra la rea­li­za­ción de es­ta no­ta. Mol­des 12 y 14 - So­le­ro Ta­lles 44 y 48 Di­rec­cio­nes: Pá­gi­na 50.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.