Char­la­mos con La­la de su Ins­ta­gram @me­ves­ti­re en el que ase­so­ra so­bre es­ti­lo.

La­la es una do­cen­te que em­pe­zó tí­mi­da­men­te en las re­des ayu­dan­do a las mu­je­res a ar­mar equi­pos con la mis­ma pren­da o a en­con­trar un look pa­ra de­ter­mi­na­das oca­sio­nes. Hoy tie­ne más de 8.700 se­gui­do­res en Ins­ta­gram que le agra­de­cen sus sen­ci­llas su­ge­ren­cias

Look - - SUMARIO -

Ha­ce dos años apa­re­ció en la re­des “Me ves­ti­ré”, el blog, y el @me­ves­ti­re en Ins­ta­gram que ya tie­ne más de 8.700 se­gui­do­res y más de 2.000 publicaciones. Su crea­do­ra es La­la y la idea que pren­dió tan rá­pi­do en In­ter­net fue la de ar­mar equi­pos com­bi­nan­do pren­das su­yas pa­ra que las mu­je­res de­ja­ran de que­jar­se con el eterno “¡no sé qué po­ner­me!”.

Se lla­ma Fla­via y el apo­do se lo pu­so una de sus dos her­ma­nas me­no­res cuan­do re­cién em­pe­za­ba a ha­blar, des­pués de tan­to tiem­po de usar­lo, La­la es ca­si su ver­da­de­ro nom­bre y has­ta su pe­rro fue bau­ti­za­do Lalo. Es maes­tra, es­tá en pa­re­ja des­de ha­ce 14 años y ca­sa­da des­de ha­ce 4.

¿Có­mo fue que se le ocu­rrió de­di­car­se a dar ideas de mo­da?: “De chi­ca, me gus­ta­ba com­prar ro­pa y es­tar bien ves­ti­da. Mis ami­gas siem­pre me pre­gun­ta­ban có­mo com­bi­nar pren­das y me pe­dían ase­so­ra­mien­to pa­ra sus looks, siem­pre me elogiaron mi ma­ne­ra de ves­tir. En­ton­ces, ha­ce unos años de­ci­dí ha­cer cur­sos de ase­so­ra­mien­to de ima­gen por­que tu­ve la ne­ce­si­dad de ha­cer al­go por esa pa­sión que sien­to por la mo­da”, cuen­ta La­la.

Su pro­pues­ta es muy sim­ple: pue­de que ya lo ten­ga o lo com­pre de pa­so a ese sa­co que com­bi­na con un jean y za­pa­tos ba­jos pa­ra una sa­li­da in­for­mal o con una fal­da y ta­cos si se tra­ta de al­go más arre­gla­do. Tam­bién le pi­den

mu­cho y ella cumple con mos­trar outfits con des­ti­nos bien de­fi­ni­dos co­mo qué po­ner­se pa­ra ir a tra­ba­jar (al to­pe de las con­sul­tas), pa­ra un fin de se­ma­na o pa­ra el día de pi­le­ta. Lue­go, bus­ca un buen lu­gar en su ca­sa o su ba­rrio (un her­mo­so por­tón, una pa­red ver­de) y ha­ce las fo­tos que lue­go va a su­bir a sus re­des jun­to con mi­nu­cio­sos co­men­ta­rios de qué tie­ne pues­to, la mar­ca o dón­de lo com­pró.

Se ríe cuan­do le pre­gun­ta­mos quién es ese sa­cri­fi­ca­do fo­tó­gra­fo/a que es­tá siem­pre lis­to pa­ra sus pro­duc­cio­nes ins­tan­tá­neas: “Las fo­tos me las sa­can mu­chas per­so­nas, des­de ma­ri­do a her­ma­nas, ma­dre, ami­gas, com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo. Se­gún el día, siem­pre hay al­guien que me sal­va y, en al­gu­na oca­sión, has­ta le he pe­di­do el fa­vor a al­gu­na per­so­na que me cru­cé por la ca­lle”, di­ce La­la.

Lo que más le agra­de­cen sus lec­to­ras y se­gui­do­ras son pro­pues­tas tan sen­ci­llas co­mo usar una ca­mi­sa abier­ta en re­em­pla­zo de un sa­qui­to o en­con­trar pren­das con de­ta­lles o co­lo­res que las ha­cen úni­cas. “Lo que más me gus­ta de la mo­da es la idea de po­der ex­pre­sar­me con lo que lle­vo pues­to, com­bi­nar es­ti­los, adap­tar lo que me inspira, los looks sen­ci­llos y el con­cep­to de me­nos es más. Me ha­ce fe­liz pen­sar qué po­ner­me ca­da día”, sos­tie­ne La­la que, que­rién­do­lo o no, unió sus dos vo­ca­cio­nes, la mo­da y la en­se­ñan­za por­que de al­gu­na ma­ne­ra ha­ce do­cen­cia con su su­ge­ren­cias y bús­que­das.

En ge­ne­ral, lo que mues­tra es una mo­da ac­ce­si­ble, po­ni­ble y ap­ta pa­ra di­fe­ren­tes, es­ti­los y has­ta pre­su­pues­tos. No mues­tra mar­cas muy caras y tam­po­co equi­pos re­bus­ca­dos o re­car­ga­dos ni si­quie­ra pa­ra la no­che. Sus gus­tos son sim­ples y tal vez por eso ga­nan en ele­gan­cia. Sin em­bar­go, tie­ne lí­mi­tes y mar­ca cla­ra­men­te lo que no le gus­ta pa­ra na­da: “Lo que me­nos me gus­ta de la mo­da es el es­ti­lo ro­mán­ti­co, la ro­pa ajus­ta­da y los ac­ce­so­rios re­car­ga­dos. Tam­bién en­trar a un lo­cal y ver los ta­lles tan pe­que­ños y los precios ele­va­dos de al­gu­nas mar­cas ar­gen­ti­nas”, se que­ja.

Aun­que su ca­mino em­pe­zó ha­ce po­co, lo que ya con­si­guió es mu­chí­si­mo y su pú­bli­co au­men­ta ca­da vez más. Sin em­bar­go, a ella lo que más la en­tu­sias­ma es el có­mo se fue dan­do ese ca­mino has­ta hoy: “La idea sur­gió co­mo un hobby, co­mo al­go al­ter­na­ti­vo a mi pro­fe­sión y, po­co a po­co, me fui en­tu­sias­man­do y me fue­ron lle­gan­do pro­pues­tas de tra­ba­jo. Co­no­cí gen­te muy lin­da gra­cias a es­te pro­yec­to”, con­clu­ye es­ta mu­jer que ayu­da a las mu­je­res a re­sol­ver el vie­jo pro­ble­ma de qué po­ner­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.