La crea­ción

Look - - UN PIAZZA AUTÉNTICO -

Rea­li­zar una co­lec­ción de Al­ta Cos­tu­ra no es fá­cil. No se tra­ta de ir a una se­de­ría, com­prar una te­la lin­da y di­bu­jar un ves­ti­do. Una co­lec­ción es ar­te y por eso se crea al­re­de­dor de un te­ma, res­pon­de a una ins­pi­ra­ción.

Mi co­lec­ción 2018, Ro­sas sin es­pi­nas, na­ció ha­ce mu­cho, por ejem­plo, cuan­do me di cuen­ta de que de­be­mos tra­tar de vi­vir con la sua­vi­dad de un pé­ta­lo y de­jar atrás las es­pi­nas que nos las­ti­ma­ron, los pen­sa­mien­tos que per­tur­ban pa­ra po­der po­der crear be­lle­za sin do­lo­res ar­cai­cos. Otra ins­pi­ra­ción fue la ben­di­ción que el Pa­pa Fran­cis­co me en­vió des­de el Va­ti­cano: la ten­go en mi ca­sa, co­mo el ma­yor trofeo de mi vi­da por­que me eli­gió a mí que soy gay, ca­sa­do y muy pe­ca­dor pa­ra mu­chos. Fran­cis­co me di­jo: “No me im­por­ta que seas gay sino que te acer­ques a Dios“.

La ben­di­ción me la tra­jo Pa­tri­cia So­sa, a quien le reali­cé el ves­tua­rio en azul pa­ra ese re­ci­tal en el que can­tó la “Mi­sa criolla” en el Va­ti­cano. El Pa­pa le su­mó una ima­gen de San­ta Te­re­si­ta del Ni­ño Je­sús , la mon­ja en cu­ya muer­te llo­vie­ron ro­sas del cie­lo y que el Pa­pa eli­gió pa­ra mí des­pués de ver fo­tos de mis ta­tua­jes de ro­sas sin es­pi­nas.

Crear es­ta nue­va co­lec­ción fue un tra­ba­jo len­to. En ca­da via­je que ha­cía, iba vien­do ma­te­ria­les di­vi­nos de los que me enamo­ra­ba, des­de Los Ángeles a Ams­ter­dan, Va­len­cia y Ma­drid, lu­ga­res don­de tam­bién me ins­pi­ré y en­con­tré sua­vi­da­des de ro­sas en man­to­nes de se­das, bro­ca­tos con mo­ti­vos re­li­gio­sos, ga­sas sua­ves, en­ca­jes y man­ti­llas, mil cosas que me sor­pren­dían en mer­ce­rías del si­glo XIX.

Así fue que de a po­co fui ar­man­do las 140 crea­cio­nes que fue­ron y vi­nie­ron con­mi­go has­ta el ho­tel de ca­da ciu­dad, en ma­te­ria­les y te­las en las que ha­cia el bo­rra­dor de ca­da ves­ti­do pa­ra no ol­vi­dar­me de nin­gún de­ta­lle.

Al lle­gar a Bue­nos Ai­res, pa­sé en lim­pio los di­bu­jos, ci­té a las mo­dis­tas y ar­te­sa­nos y les con­té la his­to­ria co­mo si fue­ra un cuen­to de hadas. Má­gi­ca­men­te, se fue­ron ha­cien­do los ves­ti­dos, co­sien­do y bor­dan­do du­ran­te me­ses, con to­da la pa­cien­cia, sa­bi­du­ría y téc­ni­cas de los ar­te­sa­nos, pro­ban­do ca­da uno en una mo­de­lo, ha­cien­do sus co­lla­res y aros, sus pei­na­dos y ma­qui­lla­jes, los za­pa­tos pa­ra ca­da una, accesorios y pe­que­ños de­ta­lles co­mo pren­de­do­res, cue­llos, guan­tes, aba­ni­cos, car­te­ras o pul­se­ras, tan­to que na­die se ima­gi­na el tra­ba­jo por­que hay tan­to más...

Has­ta que lle­gó el día de la pre­sen­ta­ción y to­da­vía fal­ta­ban los de­ta­lles téc­ni­cos. Pe­ro al fin dis­fru­ta­mos del día má­gi­co, en el que esas ro­sas que me hi­rie­ron tan­to de ni­ño ya no te­nían más es­pi­nas y em­pe­za­mos a de vi­vir sin las las­ti­ma­du­ras de ayer, con la ben­di­ción del Pa­pa y la pro­tec­ción de San­ta Te­re­si­ta del Ni­ño Je­sús.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.