No­ta de ta­pa:

Look - - SUMARIO -

So­fía Zá­mo­lo le da la bien­ve­ni­da a la nue­va tem­po­ra­da.

So­fía Zá­mo­lo es una re­fe­ren­te de las gran­des mo­de­los ar­gen­ti­nas: em­pe­zó con An­te Gar­maz y lle­gó a Cus­to Bar­ce­lo­na. Cre­ció de gol­pe con la muer­te tem­pra­na de su her­mano ma­yor y aho­ra de­ja que el des­tino ha­ga lo que tie­ne que ha­cer, in­clu­so en cuan­to a fu­tu­ros hi­jos

Es tan, pe­ro tan, re­ser­va­da que cuan­do el pres­ti­gio­so di­se­ña­dor eu­ro­peo Cus­to Bar­ce­lo­na la con­vo­có pa­ra abrir uno de sus des­fi­les, ella se lo con­tó só­lo a un par de ín­ti­mas ami­gas. Su pri­mer des­fi­le fue a los 7 años, con An­te Gar­maz, y su pri­mer via­je co­mo mo­de­lo, a Pa­rís, con ape­nas 17.

A los 35, hoy es­ta ar­gen­ti­na, que tra­ba­ja tan­to pa­ra mar­cas lo­ca­les co­mo in­ter­na­cio­na­les, ja­más ge­ne­ra es­cán­da­los ni uti­li­za su vi­da ín­ti­ma pa­ra dar que ha­blar. Cuan­do re­cuer­da su in­fan­cia, di­ce: “Ex­tra­ño la épo­ca en la que era chi­qui­ta y la me­sa es­ta­ba com­ple­ta. Hoy hay mu­chas si­llas va­cías”.

So­fía se to­pó con la ma­du­rez en ple­na in­fan­cia. Cuan­do te­nía 9 años, uno de sus tres her­ma­nos mu­rió en un ac­ci­den­te de mo­to y trun­có de un so­plo las tar­des en las que com­par­tían aven­tu­ras co­mo su­bir­se a un col­chón y des­li­zar­se por una es­ca­le­ra. Has­ta el día del ac­ci­den­te, ella creía que “al­go gra­ve” era no po­der sa­lir a ju­gar a la ve­re­da por cul­pa de la llu­via. A par­tir de aquel día, to­do ad­qui­rió otra di­men­sión.

-¿La pér­di­da de tu her­mano ma­yor te hi­zo cre­cer de gol­pe?

-Me hi­zo cre­cer más rá­pi­do y, ade­más, ma­du­rar dis­tin­to. Cuan­do sos chi­ca, ju­gás a las mu­ñe­cas y si te ha­blan de la muer­te, pen­sás en vie­ji­tos. De un día pa­ra el otro, yo me en­con­tré con que no te­nía más a un her­mano con el cual ju­ga­ba to­dos los días y no me en­tra­ba en la ca­be­za có­mo era eso de que no es­ta­ba más. Eso me cam­bió to­do. En el co­le­gio, sa­lía co­rrien­do en el me­dio de la cla­se y me iba a llo­rar al ba­ño. Fue re­di­fí­cil. Pen­sa­ba que el mío era un ca­so úni­co por­que ¿quién ha­bía per­di­do un her­mano? ¡Na­die! Des­pués en­ten­dí que la vi­da es eso. Em­pe­cé a acep­tar que Dios no nos po­ne cru­ces que no sea­mos ca­pa­ces de so­por­tar.

-¿Nun­ca te enojas­te por el pe­so de tu cruz?

-No, ja­más. Soy una ben­de­ci­da por­que ten­go una fa­mi­lia uni­da y lin­da. Pue­den pa­sar mu­chas co­sas, pe­ro el amor de ami­gos, fa­mi­lia, la pa­re­ja, sal­va. Sue­na a fra­se tri­lla­da, pe­ro pa­ra mí es tal cual. Si en la vi­da te que­dás en el lu­gar de la víc­ti­ma, no avan­zas más. Hay que to­mar las rien­das e ir pa­ra ade­lan­te. Cuan­do me pa­san co­sas feas, ob­via­men­te me pon­go mal, su­fro, pe­ro des­pués veo a mi ma­má y pien­so: “Qué in­gra­ta que soy. ¡Ella per­dió un

hi­jo, que es lo peor que te pue­de pa­sar, y si­guió ade­lan­te!”. Yo la ad­mi­ro, es un ejem­plo to­tal de va­lor.

-¿Qué re­cuer­dos te­nés de tus pa­dres, mo­de­los co­mo vos?

-Pa­pá hi­zo co­mer­cia­les, al­gu­nos con Su­sa­na Gi­mé­nez. Un día, Su­sa­na me co­men­tó que se acor­da­ba de él (fa­lle­ció ha­ce po­cos años) y se me lle­na­ron los ojos de lá­gri­mas. Una Na­vi­dad, mi her­ma­na me re­ga­ló la fo­to en blan­co y ne­gro de una pu­bli­ci­dad grá­fi­ca que pa­pá hi­zo pa­ra la ga­seo­sa Crush, cuan­do él te­nía 21 años. La con­si­guió en In­ter­net y tam­bién me hi­zo llo­rar.

-Aho­ra que di­se­ñas­te una co­lec­ción de cal­za­do pa­ra la mar­ca Mar­ti­na Sa­bán, ¿qué con­se­jo das a la ho­ra de com­prar za­pa­tos?

-El cal­za­do, ya sean za­pa­ti­llas, bo­tas, za­pa­tos o san­da­lias, tie­ne que ser lin­do, pe­ro esen­cial­men­te có­mo­do. En el pro­ce­so de pro­duc­ción con Mar­ti­na, hi­ci­mos mues­tras que usa­ba to­do el día y, si no me sen­tía sú­per con­for­ta­ble, se se­guía tra­ba­jan­do en otro di­se­ño. Las bra­si­le­ras usan mu­cho ta­co agu­ja y el pie em­pi­na­do: no sé có­mo se lo ban­can. En nues­tro país, pre­fe­ri­mos las pla­ta­for­mas, en­ton­ces, pa­ra la edi­ción cáp­su­la que hi­ce, pen­sa­mos en la mu­jer ar­gen­ti­na. To­do es muy có­mo­do.

-¿Qué cue­ro usan?

-¡Eco­ló­gi­co! Has­ta las sue­las, que mu­chas ve­ces se fa­bri­can con pro­duc­tos ani­ma­les, son 100% li­bres de ani­ma­les. Eso me en­can­tó de la mar­ca. Cuan­do en­tro a lo­ca­les de car­te­ras y me se­ña­lan co­mo una vir­tud: “Es­to es cue­ro na­tu­ral”, res­pon­do “Gra­cias” y me voy. Ha­bien­do tan­tas op­cio­nes eco­ló­gi­cas, no me pa­re­ce ne­ce­sa­rio com­prar esos pro­duc­tos.

-¿Có­mo te lle­vás con la cos­tu­ra?

-¡Bien! A mi ma­ri­do (el em­pre­sa­rio Jo­sé Fe­lix Uri­bu­ru), el otro día se le rom­pió un pan­ta­lón y lo que­ría man­dar a la cos­tu­re­ra: ob­vio que lo co­sí yo. Ha­go do­bla­di­llos, me achi­co ves­ti­dos, le pon­go ca­nu­ti­llos a los swea­ters. Mi abue­la, que no te­nía un pe­so, nos pre­gun­ta­ba a mí y a mis her­ma­nos qué co­lor nos gus­ta­ba y qué gé­ne­ro que­ría­mos y nos co­sía de to­do. Su má­qui­na de co­ser es­tá en mi ca­sa y es un te­so­ro pre­cia­do. Siem­pre me

gus­tó la cos­tu­ra. Tam­bién re­ci­clar mue­bles, aho­ra es­toy a pun­to de en­te­lar una me­sa ra­to­na que an­da dan­do vuel­tas por ca­sa.

-¿Te­nés pro­yec­ta­do ser ma­má?

-Fui tía ha­ce po­co. Los chi­cos me en­can­tan, pe­ro no es­toy de­ses­pe­ra­da por­que lle­gue un hi­jo. La reali­dad es que eso lo de­ci­de Dios. Co­mo sé que la ca­be­za tie­ne mu­cho que ver en es­to, no quie­ro vol­ver­me lo­ca ni pen­sar co­sas co­mo “a par­tir de hoy em­pie­zo a bus­car”. La vi­da man­da cuan­do tie­ne que man­dar. Si no me que­do embarazada en un año, dos o cin­co, pen­sa­ré que Dios tie­ne un plan y lo res­pe­ta­ré de ese mo­do.

Por Ma­ria­na Co­mo­lli Pro­duc­ción: Pa­tri­cia Mog­ni Fotos: Nés­tor Gras­si Pa­ra pró­xi­mos días pri­ma­ve­ra­les a to­do gla­mour, un top con bre­te­les anu­da­dos (Os­si­ra) pa­ra acom­pa­ñar a la fal­da tu­bo de jean (La Em­ba­ja­da) y ce­rrar con za­pa­tos clá­si­cos al­tos (Don­né). Mol­des 1 y 2 Re­me­ra Ta­lles 42 y 46 Mol­des 3 al 5 Fal­da Ta­lles 40 - 44 - 48

Un di­se­ño y un co­lor que mar­ca la ten­den­cia de la nue­va tem­po­ra­da. Ves­ti­do lar­go ce­les­te con re­cor­te ba­jo el bus­to y de­ta­lle de trans­pa­ren­cia más bol­si­llos y pro­fun­do es­co­te (Ro Sch­midt). Mol­de 6 Ves­ti­do Ta­lle 44

Una ma­ne­ra de apro­ve­char a fon­do el ama­ri­llo que se vie­ne con to­do. Pi­lo­tín so­bre ba­bu­cha y top (Os­si­ra), ce­rran­do con bor­ce­guíes con cor­do­nes ama­ri­llos (to­do de Pe­rra­mus). Mol­des 7 y 8 Ba­bu­cha Ta­lles 42 y 46 Mol­de 9 Trench Ta­lle 46

To­da la trans­pa­ren­cia del ves­ti­do con apli­ques bor­da­dos (Ro Sch­midt) pa­ra lu­cir un di­ver­ti­do jue­go in­te­rior y las bo­ti­tas (Mar­ti­na Sa­bán). Mol­de 15 - Ves­ti­do - Ta­lle 40

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.