Crea­do­res

Augusto Mus­ta­fá cons­tru­yó su mar­ca, Ele­pants, en po­co tiem­po y a sus 26 años. Es ca­si un ni­ño pe­ro ya to­do un em­pre­sa­rio que le pe­lea a cri­sis y desa­rro­llo

Look - - SUMARIO - Por Ga­brie­la Bru­zos Fotos: Eduar­do Gi­me­nez

Una ju­go­sa char­la con Augusto Mus­ta­fá, el jo­ven crea­dor de los pan­ta­lo­nes Ele­pants.

Uno de los po­cos lu­ga­res en los que es el del me­dio es en­tre sus 6 her­ma­nas. Augusto Mus­ta­fá fue el más jo­ven del cur­so de Di­rec­to­res de Py­mes, es el ne­ne en mu­chas reunio­nes del ru­bro tex­til y es­tá con­si­de­ra­do uno de los em­pre­sa­rios más chi­cos. Es ló­gi­co, tie­ne 26 años y una mar­ca que es lí­der des­de que te­nía 22.

To­dos co­no­cen sus pan­ta­lo­nes es­co­ce­ses Ele­pants y mu­chos son fans, por eso, es tan in­tere­san­te es­cu­char­lo con­tar la his­to­ria y desa­rro­llo de su mar­ca: “Lo pri­me­ro que me cos­tó fue con­ven­cer a la gen­te de que no era un pi­ja­ma sino un pan­ta­lón pa­ra an­dar có­mo­do por la ca­lle o pa­ra ir a bai­lar. Des­pués de que se con­vir­tie­ron en un boom muy fuer­te, su­pe que ha­bía que pen­sar a lar­go pla­zo y que los pan­ta­lo­nes te­nían una fe­cha de ven­ci­mien­to. Arran­qué en 2012 y ya en el pri­mer ve­rano hi­ce tra­jes de ba­ño. Al in­vierno si­guien­te, ha­cía go­rri­tos de lana. Em­pe­cé con pan­ta­lo­nes uni­sex en 3 ta­lles: small, me­dium y lar­ge, y al ve­rano si­guien­te, te­nía pan­ta­lo­nes de mu­jer. En 2014, em­pe­za­mos a agre­gar re­me­ras, ves­ti­dos de mu­jer y en 2015, pre­sen­ta­mos una co­lec­ción com­ple­ta pa­ra hom­bre y mu­jer. Mien­tras tan­to, la gen­te se­guía pi­dien­do so­lo pan­ta­lo­nes. Pa­ra cam­biar eso, lo pri­me­ro fue ha­cer pro­duc­tos com­ple­men­ta­rios: el pan­ta­lón vie­ne con es­ta re­me­ra, es­te bu­zo y es­te go­rri­to; en ve­rano, te po­nés es­te tra­je de ba­ño con el pan­ta­lón. Re­cién en 2017, em­pe­za­mos con jeans o jog­gers por­que re­cién en­ton­ces vi­mos que la gen­te em­pe­za­ba a pe­dir al­go dis­tin­to”.

Des­de el mol­de de la abue­la

Mien­tras su pa­pá lo pre­pa­ra­ba pa­ra se­guir­lo en su em­pre­sa re­la­cio­na­da al mar­ke­ting tu­rís­ti­co, él ya se de­cla­ra­ba fa­ná­ti­co del fuc­sia y le pe­día a su abue­la ma­ter­na, que ha­bía he­cho un cur­so de cor­te y con­fec­ción, que le hi­cie­ra un mol­de del úni­co pan­ta­lón que le pa­re­cía có­mo­do y le en­con­tra­ra un ta­ller. Así na­ció es­ta mar­ca que ya es­tá en to­do el país: con pan­ta­lo­nes sú­per con­for­ta­bles y un lo­go en fuc­sia. En po­cos me­ses, pa­só de fa­bri­car 500 a 50.000 pan­ta­lo­nes.

En 6 años, de­jó de com­prar te­las en el On­ce por­que la com­pe­ten­cia le co­pia­ba los es­tam­pa­dos y em­pe­zó con el di­se­ño de las pro­pias, ar­mó las ofi­ci­nas en el cen­tro y se de­ci­dió a di­bu­jar el fu­tu­ro: “El 90% de nues­tra pro­duc­ción es lo­cal y hoy lo agra­de­ce­mos da­do el pre­cio del dó­lar. Es al­go que hi­ci­mos bien por­que mu­chas mar­cas

pu­sie­ron to­do en la im­por­ta­ción y aho­ra tie­nen que vol­ver a la pro­duc­ción lo­cal ca­si des­de ce­ro”.

Augusto y su mar­ca no son aje­nos pa­ra na­da a un año du­rí­si­mo pa­ra la in­dus­tria tex­til pe­ro tie­ne a su fa­vor la ju­ven­tud y un enor­me es­pí­ri­tu gue­rre­ro. “Ya en 2016 te­nía­mos pro­yec­cio­nes pe­si­mis­tas y la pau­ta de que 2017 iba a ser bra­vo. Tra­za­mos un plan de ajus­te, nos acer­car­nos más a nues­tros clien­tes im­por­tan­tes y afi­na­mos el lá­piz en ca­da área de la pro­duc­ción pa­ra man­te­ner­nos en un mo­men­to en que sa­bía­mos que mu­chos iban a caer. Vol­vi­mos a ser crea­ti­vos con po­co y a no ha­cer gran­des in­ver­sio­nes en locuras. Has­ta ahi ve­nía sien­do muy op­ti­mis­ta pe­ro ya no me da pa­ra pen­sar que lo que ven­ga se­rá me­jor”.

Un es­tu­dio le re­ve­ló a es­te jo­ven em­pre­sa­rio que, en Ar­gen­ti­na, el 85% de los em­pren­di­mien­tos no lle­ga a los 5 años y los que pa­san esa ba­rre­ra, no su­pe­ran los 10. Por eso, re­ma en la cri­sis pa­ra ter­mi­nar el 4º año de Ele­pants y se­guir has­ta con­ver­tir­la en una gran mar­ca de ro­pa y no so­lo de pan­ta­lo­nes.

¿Qué ne­ce­si­ta pa­ra eso? “Acom­pa­ña­mien­to, no di­ne­ro. En Ar­gen­ti­na se ha­ce muy bien el tra­ba­jo de in­cu­ba­do­ra: cuan­do apa­re­ce una idea, le dan un ca­pi­tal se­mi­lla y pue­de desa­rro­llar el pro­yec­to. El gran pro­ble­ma vie­ne des­pués, cuan­do esa idea em­pie­za a cre­cer, tie­ne gen­te a car­go, la po­si­bi­li­dad de ex­pan­dir­se y na­die ti­ra una so­ga, al con­tra­rio, caen con to­do. To­do lo que ga­né, lo rein­ver­tí y es­toy pa­gan­do prés­ta­mos ban­ca­rios a ta­sas si­de­ra­les, cam­bian­do che­ques al 80%. Acá no cam­bian las re­glas, cam­bian el jue­go”

Ve­rano 2019

Lo úni­co que nun­ca acep­tó es una te­la a ra­yas pa­ra sus pan­ta­lo­nes, pe­ro su mar­ca cre­ció con su­ge­ren­cias de otros di­se­ña­do­res y de sus her­ma­nas. Por su­pues­to, se res­pe­ta a ra­ja­ta­bla que la ro­pa sea có­mo­da, disruptiva (el le­ma es “Qué im­por­ta”) y fiel a la fi­lo­so­fía de Augusto: “A tra­vés de mi mar­ca, cuen­to mi vi­da: me gus­ta via­jar, re­la­cio­nar­me con nue­vas per­so­nas, to­do es di­gi­tal por­que na­cí en las re­des so­cia­les. Soy bas­tan­te equi­li­bra­do y eso se ba­sa en 4 pi­la­res que son el tra­ba­jo, el es­tu­dio, el de­por­te y la di­ver­sión”.

Pa­ra la pró­xi­ma tem­po­ra­da tie­ne lis­tas las ca­mi­sas ha­waia­nas, mu­cha flor, mu­cho ani­mal y co­lo­res “power. Al ce­les­te y to­da la ga­ma, tur­que­sa, agua­ma­ri­na, le va­mos a dar mu­cha ros­ca en ca­mi­sas, tra­jes de ba­ño, ma­llas en­te­ri­zas de mu­jer, re­me­ras. No va a fal­tar el co­lor de la mar­ca”.

La mar­ca en­con­tró en las re­des su ori­gen, su ma­ne­ra de lle­gar y su for­ma de cre­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.