No­ta de ta­pa:

Pa­ra ce­le­brar a las ma­dres, ele­gi­mos jun­tar a Pau­la Co­lom­bi­ni con su hi­ja, Ma­til­da Col­man, por­que, co­mo to­das las ma­más con sus hi­jos, com­par­ten la vi­da, al­gu­nos gus­tos, la ro­pa y, en el ca­so de ellas, has­ta la pro­fe­sión

Look - - SUMARIO -

Con Pau­la Co­lom­bi­ni y su hi­ja, Ma­til­de Col­man, ho­me­na­jea­mos a las ma­más en su día.

En 2001, Pau­la Co­lom­bi­ni dio a luz a Ma­til­de Col­man. Ape­nas tres me­ses más tar­de, cuan­do em­pe­za­ban a des­cu­brir­se me­dian­te mi­ra­das y ges­tos, ya po­sa­ban jun­tas pa­ra la ta­pa de una re­vis­ta. Por eso, en­ten­di­mos que la mejor de ce­le­brar a to­das las ma­dres era re­pe­tir aquel ges­to pre­ma­tu­ro y ellas vol­vie­ron a com­par­tir es­ta pro­duc­ción.

El só­li­do víncu­lo cons­trui­do en es­tos 17 años se res­pi­ra en el ai­re. Aho­ra, ade­más de un ho­gar, com­par­ten una pro­fe­sión por­que am­bas son mo­de­los. Si bien Ma­til­de lle­va ape­nas un año en esa pro­fe­sión (a la que se de­di­ca mien­tras cur­sa el úl­ti­mo año del co­le­gio se­cun­da­rio), se desen­vuel­ve en pro­duc­cio­nes fo­to­grá­fi­cas con la sol­tu­ra de su mamá, quien su­po ser fi­gu­ra de Ver­sa­ce, Guess y Ar­ma­ni.

Pau­la se re­mon­ta a sus ini­cios y re­cuer­da que ella re­ci­bió su pri­mer suel­do en dó­la­res: aga­rró los bi­lle­tes, los ti­ró pa­ra arri­ba y los mi­ró caer, co­mo en una pe­lí­cu­la. Ese di­ne­ro se in­vir­tió en un via­je pa­ra sus pa­dres.

-Ma­ti: ¿en qué gas­tas­te tu pri­mer suel­do?

-Com­pré dos en­tra­das pa­ra ver a Re­si­den­te, la ban­da del ra­pe­ro Re­né Pe­rez, el ex vo­ca­lis­ta de Ca­lle 13, en Rosario. La con­ven­cí a mamá pa­ra que via­já­ra­mos jun­tas, ella se en­car­gó del pa­sa­je y del ho­tel y yo, de las en­tra­das.

-¿Qué com­par­ten?

Ma­til­de: Al­go de ro­pa, le sa­co to­das las ca­mi­sas. Me da un po­co de pe­na por­que to­do lo que me pon­go, me lo ter­mi­na re­ga­lan­do. Tam­bién uso mu­chas de sus cha­li­nas. ¡Me en­can­tan sus pon­chos! Lo que la­men­to es que no po­da­mos com­par­tir za­pa­tos por­que ella tie­ne el pie más gran­de.

Pau­la: Y so­mos ca­si ve­ge­ta­ria­nas por­que co­me­mos pes­ca­do.

-¿Por qué adop­ta­ron ese es­ti­lo de ali­men­ta­ción?

Pau­la: Yo de­jé de co­mer car­nes ro­jas y po­llo a los 14 años. Aho­ra tam­po­co co­mo ha­ri­nas blan­cas. Sé có­mo se mal­tra­ta a los ani­ma­les que se des­ti­nan al con­su­mo, pe­ro no fue eso lo que me lle­vó a to­mar la de­ci­sión. Fran­ca­men­te, no sé por qué lo de­ci­dí, pe­ro un día le di­je a mi ma­dre que no que­ría co­mer más car­ne.

Ma­til­de: Yo tam­bién de­jé a los 14 años, pe­ro co­noz­co el mo­ti­vo: vi un do­cu­men­tal

so­bre el tra­to que re­ci­ben los ani­ma­les y me hi­zo un click. No pu­de vol­ver a ser car­ní­vo­ra. Si­go con el pes­ca­do me­dio obli­ga­da por mamá que in­sis­te en que, co­mo es­toy cre­cien­do, un po­co de car­ne ten­go que in­cor­po­rar.

-Las dos son de per­fil ba­jo, ¿nin­gu­na tie­ne no­vio? Ma­til­de: Pau­la:

Yo sí. Yo no, pe­ro, en reali­dad, nun­ca es­toy so­la. Me gus­tan mu­cho los hom­bres y son un as­pec­to im­por­tan­te en mi vi­da.

-¿Qué pa­sa cuan­do Ma­ti pre­sen­ta a un no­vio?

Ma­til­de: En ge­ne­ral, le han gus­ta­do, pe­ro en cuan­to los tie­ne a ti­ro,¡les pre­gun­ta de to­do!

En la lu­cha

En las ma­ni­jas del bol­so de Ma­til­de es­tán ata­dos dos pa­ñue­los: el ver­de en apo­yo al abor­to le­gal, gra­tui­to y se­gu­ro, y el na­ran­ja, le­ma de la mi­li­tan­cia por un Es­ta­do lai­co). Mien­tras es­tá a pun­to de to­mar la de­ci­sión de es­tu­diar cien­cias po­lí­ti­cas, la jo­ven cuen­ta or­gu­llo­sa que es­te año fue a su pri­me­ra mo­vi­li­za­ción: “Le di­je a mamá que que­ría ir al Con­gre­so cuan­do se de­ba­tió la ley del abor­to le­gal. Nun­ca ha­bía ido a una mar­cha por­que creo que na­da me ha­bía in­tere­sa­do tan­to co­mo eso. Fui­mos las dos y me re sor­pren­dió com­par­tir ese día frío y llu­vio­so”.

-Pau­la: ¿mi­li­tas­te por al­gu­na causa cuan­do eras más chi­ca?

-La úl­ti­ma vez que fui a una mar­cha fue pa­ra la asun­ción de Raúl Al­fon­sín, en 1983. Soy de otra ge­ne­ra­ción, pe­ro en el te­ma abor­to es­toy de acuer­do con Ma­ti. Tam­bién creo que el Es­ta­do y la Igle­sia de­ben es­tar se­pa­ra­dos.

-¿Es­tán bau­ti­za­das?

Las dos: Sí. Pau­la: Yo has­ta me ca­sé por Igle­sia (con Pa­tri­cio Col­man, el pa­dre de su hi­ja, de quien es­tá se­pa­ra­da).

Ma­til­de: Yo me con­fir­mé. Pe­ro ese no es el pun­to. Los te­mas no pue­den le­gis­lar­se por el pen­sa­mien­to per­so­nal, hay que pen­sar en la so­cie­dad.

Pau­la: sú­per ori­gi­nal ca­mi­sa lar­ga blan­ca, con cin­tu­rón y cor­sa­ge vio­le­ta cor­ta­do a lá­ser con pan­ta­lón an­cho (to­do de Set­te) y san­da­lias con pla­ta­for­ma (Via­mo). Mol­des 1 y 2 Ca­mi­sa Ta­lles 44 y 48 Mol­des 3 y 4 Pan­ta­lón Ta­lles 42 y 46 Ma­til­de: to­dos los co­lo­res del ve­rano 19 en un ves­ti­do lí­nea A a ga­jos (Set­te) con san­da­lias rosa (Via­mo). Mol­des 5 y 6 - Ves­ti­do Ta­lles 40 y 44 Por Ma­ria­na Co­mo­lli Pro­duc­ción: Pa­tri­cia Mog­ni Fo­tos: En­ri­que Ab­ba­te

Pau­la: blan­co y ne­gro pa­ra mamá. Ves­ti­do de lino, con ca­ne­sú con pi­cos y fal­da con vue­lo (Set­te) más san­da­lias con ta­co (Jus­ta Osa­día). Mol­des 7 y 8 - Ves­ti­do - Ta­lles 40 y 44 Ma­til­de: pa­ra la hi­ja, ju­ve­nil ver­sión con cor­te al­to y apli­ques de co­lor (Set­te) más san­da­lias con pla­ta­for­ma (Via­mo). Mol­des 9 al 11 - Ves­ti­do - Ta­lles 40 - 44 - 48

Pau­la: un di­se­ño to­do te­rreno pa­ra el ca­lor, ap­to pa­ra cual­quier fi­gu­ra y ho­ra del día (Ay Not Dead) que so­lo ne­ce­si­ta san­da­lias (Via­mo). Mol­des 14 y 15 Ves­ti­do Ta­lles 40 y 44 Ma­til­de: equi­po muy ur­bano de re­me­ra de pun­to (Ay Not Dead), pan­ta­lón an­cho mos­ta­za con bo­to­nes la­te­ra­les (Las Pe­pas) y san­da­lias con pla­ta­for­ma (Via­mo). Mol­des 16 y 17 - Re­me­ra - Ta­lles 42 y 46 Mol­des 18 y 19 - Pan­ta­lón - Ta­lles 40 y 44

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.