Los cuen­tos del bos­que

Los Andes - Rumbos - - BAJORELIEVE - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Ha­ce unos días, bus­can­do cuen­tos clá­si­cos in­fan­ti­les, me encontré con las bio­gra­fías de Char­les Pe­rrault, de Hans Ch­ris­tian An­der­sen y los Grimm. Los her­ma­nos Grimm, Jacob (1785) y Wil­helm (1786), na­cie­ron en Ha­nau, Ale­ma­nia. Su pa­dre era abo­ga­do y pas­tor cal­vi­nis­ta, y los im­pul­só a es­tu­diar De­re­cho y Li­te­ra­tu­ra Me­die­val; pe­ro mu­rió jo­ven y Jacob, con nue­ve años, se hi­zo car­go de la fa­mi­lia –su ma­dre y va­rios her­ma­nos– ayu­da­do eco­nó­mi­ca­men­te por una tía.

Po­cos saben que, en esos años, su maes­tro los sa­có de la de­pre­sión en que ha­bían caí­do per­mi­tién­do­les pa­sar ho­ras en su bi­blio­te­ca, le­yen­do y ano­tan­do cuan­to en­con­tra­ran in­tere­san­te. Ya en la uni­ver­si­dad, co­no­cie­ron al poe­ta y fol­clo­ris­ta Clemens Bren­tano, quien los ins­tó a in­ves­ti­gar so­bre la na­rra­ti­va oral, lo que les hi­zo re­vi­vir aque­llos mo­men­tos en que des­cu­brie­ron la li­te­ra­tu­ra. Bren­tano les su­gi­rió que fue­ran por los pue­blos de los bos­ques, ha­bla­ran con los al­dea­nos y trans­cri­bie­ran –con el len­gua­je sim­ple de aqué­llos– sus his­to­rias, unas es­pe­luz­nan­tes, otras ri­sue­ñas pe­ro to­das alec­cio­na­do­ras.

El bos­que, que apa­re­ce en ca­si to­dos sus cuen­tos, les pa­re­cía su ho­gar y siem­pre re­gre­sa­ban de allí con ho­jas o flo­res que se­ca­ban en­tre las pá­gi­nas de sus li­bros que­ri­dos. A la muer­te de su ma­dre, re­co- gían ra­mas flo­re­ci­das de su tum­ba.

Se­du­ci­dos por la li­te­ra­tu­ra anó­ni­ma, des­cu­brie­ron la ri­que­za de re­la­tos, re­fra­nes, fá­bu­las y cuen­tos de ha­das –unos poé­ti­cos, otros te­rri­ble­men­te crue­les– que se man­te­nían vi­vos a tra­vés de su­pers­ti­cio­nes y le­yen­das.

El pri­mer li­bro, Cuen­tos in­fan­ti­les y del ho­gar, se edi­tó en 1812; era una se­lec­ción de re­la­tos re­gio­na­les y pron­to se po­pu­la­ri­zó con el nom­bre de

Cuen­tos de ha­das de los her­ma­nos Grimm. Es­tas edi­cio­nes se ven­die­ron sin des­can­so du­ran­te diez años, pues mu­chos las compraban no só­lo

Los her­ma­nos Grimm so­lían vol­ver del bos­que con ho­jas y flo­res que se­ca­ban en­tre las pá­gi­nas de sus li­bros que­ri­dos.

pa­ra de­lei­tar­se con ellas y leér­se­las a sus hi­jos, sino pa­ra que per­vi­vie­ran en las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras.

Por en­ton­ces, Jacob se de­di­có al es­tu­dio de la len­gua ger­má­ni­ca y com­pu­so li­bros de gra­má­ti­ca; Wil­helm pre­fi­rió se­guir con la tra­di­ción me­die­val. En 1829 tra­ba­ja­ron con la Real Aca­de­mia en la crea­ción de un dic­cio­na­rio que con­ti­nua­ron, a su muer­te, otros es­tu­dio­sos.

Pe­ro sus Cuen­tos in­fan­ti­les y del ho-

gar re­pre­sen­ta­ban pa­ra ellos un homenaje a las raí­ces del pue­blo ale­mán. Así na­cie­ron Blan­ca Nieves, La Ce­ni­cien­ta, Bar­ba Azul, Ca­pe­ru­ci­ta Ro­ja y unos dos­cien­tos cuen­tos más, ca­si to­dos ba­sa­dos en his­to­rias co­mu­nes a los paí­ses eu­ro­peos y, mu­chos de ellos, en re­la­tos más an­ti­guos lle­ga­dos des­de Orien­te y de Áfri­ca.

Es­tos li­bros no pre­ten­dían ser in­fan­ti­les, pe­ro con el tiem­po, fue­ron los mis­mos ni­ños quie­nes, des­pués de oír­los, los con­vir­tie­ron en sus cuen­tos pre­fe­ri­dos.

A tra­vés de los si­glos, si­guen le­yén­do­se con gus­to; mien­tras que el tea­tro y la ra­dio pri­me­ro, y el ci­ne y la te­le­vi­sión des­pués, los acer­ca­ron a mi­llo­nes de per­so­nas de di­fe­ren­tes paí­ses, di­fe­ren­tes idio­mas, di­fe­ren­tes ra­zas.

Am­bos mu­rie­ron en Ber­lín: Wil­helm, el me­nor, en 1859, y Jacob en 1863. Fue­ron en­te­rra­dos uno al la­do del otro. Y co­mo su­ce­dió con Pe­rrault –de quien ha­bían to­ma­do va­rios cuen­tos–, aun­que se les re­co­no­cie­ran los mé­ri­tos de sus obras aca­dé­mi­cas, ter­mi­na­ron in­mor­ta­li­za­dos a tra­vés de es­tas his­to­rias va­lio­sas que se­gui­mos re­cor­dan­do.

Su­ge­ren­cias: 1) Leer Psi­coa­ná­li­sis de los cuen­tos de ha­das, de Bruno Bet­tel­heim, pa­ra com­pren­der por qué se acon­se­jan es­tos li­bros pa­ra los ni­ños; 2) Ver no­tas de la psi­có­lo­ga Emma Kenny, pu­bli­ca­das en dia­rios es­pa­ño­les. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.