Esos vie­jos li­bros

Los Andes - Rumbos - - BAJORELIEVE - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Ha­ce unos días, pa­ra gran ale­gría de los que aho­ra so­mos los mayores de la fa­mi­lia, lle­gó des­de Co­rrien­tes mi her­ma­na Eu­ge­nia. Y co­mo so­le­mos ha­cer, nos jun­ta­mos en ca­sa a “po­ner­nos al día” des­pués de tan­tos me­ses de le­ja­nía en que só­lo nos co­mu­ni­ca­mos te­le­fó­ni­ca­men­te

o por mail. Son mo­men­tos muy gra­tos, que nos de­mues­tran que la au­sen­cia no im­por­ta, por­que só­lo al abra­zar­nos ya acor­ta­mos años y dis­tan­cias.

Las ho­ras son po­cas pa­ra con­tar­nos co­sas o re­cor­dar a los que ya no es­tán, a la vi­da que va que­dan­do atrás. Y mien­tras co­men­tá­ba­mos los li­bros que ha­bía­mos leí­do úl­ti­ma­men­te, Eu­ge­nia re­cor­dó la co­lec­ción Ro­bin Hood, de ta­pas amarillas y lin­das ilus­tra­cio­nes.

Sin du­dar­lo, co­men­za­mos a enu­me­rar los au­to­res que amá­ba­mos: Loui­sa May Al­cott, Char­les Dic­kens, Mark Twain, Lucy Maud Mont­go­mery, Jack Lon­don, Ha­rold Fos­ter –el del Prín­ci­pe Va­lien­te y su ama­da Ale­ta, que se­gu­ra­men­te in­flu­yó en mi Luz Oso­rio–, An­na Se­well, Ed­mun­do de Ami­ci.

Y sus tí­tu­los: Mu­jer­ci­tas en pri­mer lu­gar –en mi ca­so, Vio­le­ta, esa chi­ca te­rri­ble– y en se­gun­do lu­gar, An­ne, la de te­ja­dos ver­des y Aza­ba­che. Re­cor­da­mos las no­ve­las de Jack Lon­don, que guar­dé has­ta gran­de y lue­go su­plan­té con las ver­sio­nes pa­ra mayores. De Mark Twain pri­me­ro leí Tom Saw­yer, pe­ro Huc­kle- berry Finn me atra­jo más: fue el úni­co de mis li­bros de ado­les­cen­te que, al lle­gar a la pa­la­bra fin, re­tro­ce­dí a la pri­me­ra pá­gi­na.

Los pi­ra­tas, el me­dioe­vo, los cow­boys, las tie­rras le­ja­nas y los Ma­res del Sur me atraían irre­me­dia­ble­men­te; so­lía per­der­me en ellos y re­tor­nar, sin ga­nas, al gri­to de mi ma­dre que me pe­día que la­va­ra la mano de mis her­ma­nos me­no­res pa­ra sen­tar­nos a la me­sa.

Ex­tra­ña­men­te, nun­ca leí a Dic­kens en es­ta co­lec­ción, pues mi pa­drino, que te­nía una li­bre­ría, me los fue re­ga­lan­do en las ver­sio­nes

So­lía per­der­me sin re­me­dio en las his­to­rias me­die­va­les y de pi­ra­tas, en las de tie­rras le­ja­nas y los Ma­res del Sur.

ori­gi­na­les y lue­go, cuan­do co­men­cé a tra­ba­jar, com­pré en cuo­tas sus obras com­ple­tas, las de la Edi­to­rial Agui­lar, que aún con­ser­vo.

Pe­ro en esa tar­de de ca­fé y ma­si­tas, des­cu­bri­mos que las tres –Ne­nú­far, Eu­ge­nia y yo– aún an­da­mos a la bús­que­da de esos tí­tu­los.

Yo re­cor­dé que ha­ce va­rios años, en una li­bre­ría de usa­dos, en las Sie­rras, en­con­tré un li­bro de ho­jas grue­sas, rús­ti­cas y ama­ri­llen­tas; la por­ta­da te­nía uno de esos di­bu­jos in­ge­nuos de la épo­ca –que aún hoy me atraen– que nos le­ga­ron los ilus­tra­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos de los años 40 y 50. En nom­bre de mi ado­les­cen­cia, lo com­pré con el re­cuer­do atra­ve­sa­do de una com­pa­ñe­ra de co­le­gio, quien se ne­gó pres­tár­me­lo: al ver­lo, sen­tí que se lo de­bía a mi ni­ña in­te­rior, to­da­vía re­sen­ti­da por­que nun­ca lo pu­de con­se­guir en las li­bre­rías de Cór­do­ba.

Esa mis­ma no­che co­men­cé a leer­lo, con un va­si­to de je­rez y un pla­ti­to con bom­bo­nes. Tra­ta­ba de una jo­ven que, al sa­lir del se­cun­da­rio, de­ci­de po­ner –con­tra la opi­nión de su fa­mi­lia– una li­bre­ría y bi­blio­te­ca cir­cu­lan­te en un pue­blo de Nue­va In­gla­te­rra, don­de los lec­to­res, si que­rían pro­veer­se de li­bros, de­bían via­jar va­rios ki­ló­me­tros.

Lo que me atra­jo de aque­lla no­ve­li­ta –apar­te de que siem­pre qui­se te­ner una li­bre­ría– era que la pro­ta­go­nis­ta al­qui­la­ba un vie­jo tran­vía que la al­cal­día te­nía en desuso. Lo dis­fru­té y lo guar­dé en mi bi­blio­te­ca, don­de lo he per­di­do. Y ni si­quie­ra re­cuer­do el tí­tu­lo o la au­to­ra, pa­ra vol­ver a com­prar­lo.

Su­ge­ren­cias: 1) Com­par­ta­mos con los ni­ños y los ado­les­cen­tes de la fa­mi­lia los li­bros que han so­bre­vi­vi­do al pa­so de los años; 2) Las nue­vas pro­pues­tas las lee­rán en las au­las: en­se­ñé­mos­le a apre­ciar un te­so­ro li­te­ra­rio que abar­ca his­to­rias que per­te­ne­cen a la hu­ma­ni­dad. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.