Da­lia Gut­man

Con su cé­le­bre stand up so­bre mu­je­res, Da­lia se vol­vió una "ex­per­ta en co­sas de mi­nas" en la úl­ti­ma dé­ca­da. ¿Pe­ro qué quie­re de­cir es­to aho­ra, en tiem­pos de ma­rea fe­mi­nis­ta? En es­ta char­la es­pon­tá­nea, opi­na so­bre los chis­tes ma­los, los tup­pers y man­da­tos

Los Andes - Rumbos - - VIDA COTIDIANA - TEX­TO LAU­RA CE­DEI­RA FO­TO PAULA TE­LLER

De­bu­tó en tv co­mo pre­sen­ta­do­ra de no­ti­cias y tra­ba­jó tres años co­mo no­te­ra has­ta que des­cu­brió que lo su­yo era el hu­mor. Des­pués de ocho años de su­bir­se a los es­ce­na­rios pa­ra ha­cer stand up, Da­lia Gut­man se con­vir­tió en ex­per­ta en "co­sas de mi­nas". Char­la­mos con ella y nos con­tó so­bre la re­edi­ción de su li­bro, su cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal co­mo co­me­dian­te y las trans­for­ma­cio­nes de la mu­jer du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da.

¿En qué an­dás, Da­lia?

Si­go con Co­sa de mi­nas, es­pec­tácu­lo que es­tá ha­ce ocho años en car­tel y tie­ne una ca­rac­te­rís­ti­ca muy par­ti­cu­lar: el con­te­ni­do se va ac­tua­li­zan­do to­do el tiem­po. De año a año, cam­bio un cuar­to de show. Es­ta­mos ca­da miér­co­les en el Li­ceo, un tea­tro que se abrió ha­ce po­co en Bue­nos Ai­res y es­tá de­di­ca­do 100 % a la co­me­dia. Tam­bién es­te año se re­edi­tó el li­bro Co­sa de mi­nas, que es­cri­bí con Ale Ba­ve­ra en 2015, con mu­cho más con­te­ni­do e in­cor­po­ra­cio­nes. Es un li­bro pa­ra di­ver­tir­te y sen­tir que lo que le pa­sa a una mu­jer, les pa­sa a to­das. La idea es acom­pa­ñar­nos, co­mo mu­je­res, con hu­mor.

que ven­go ha­cien­do el show. Hay mu­cho ma­te­rial que que­dó an­ti­guo, por­que las pa­re­jas ya no fun­cio­nan de la mis­ma ma­ne­ra; y por eso es tan im­por­tan­te re­no­var­se en el hu­mor, por­que la so­cie­dad va cam­bian­do. En mis mo­nó­lo­gos, siem­pre ha­blé de la mu­jer co­mo par del hom­bre, nun­ca la ubi­qué en una si­tua­ción de in­fe­rio­ri­dad. Igual yo ha­blo des­de mi ex­pe­rien­cia y lo que po­de­mos te­ner en co­mún las mu­je­res. Al­go pun­tual que cam­bié en mi dis­cur­so, que no ha­go más, es de­cir eso tan ma­chis­ta de que la mi­na es “hin­cha­pe­lo­tas”. No es jus­to po­ner­nos en ese lu­gar. Tam­bién voy re­vien­do un mon­tón de co­sas que es­ta­ban mal en mi ge­ne­ra­ción, por ejem­plo, aque­llo de ir a la ca­sa de un cha­bón y te­ner que cha­par por­que sino, ¿pa­ra qué fuis­te?

El la­do Gut­man de la vi­da

Cuan­do se le pre­gun­ta a Da­lia Gut­man qué ven­dría a ser, en es­tos tiem­pos de re­vo­lu­ción de mu­je­res, "al­go muy de mi­na", ella res­pon­de sin du­das: "Las mu­je­res te­ne­mos otra ma­ne­ra de ver el mun­do. Al­guien muy ma­chis­ta di­rá: “A las mi­nas les gus­tan los za­pa­tos”, pe­ro, en reali­dad, a las mi­nas nos gus­tan los za­pa­tos en­tre otros 28 mil te­mas. Te­ne­mos ten­den­cia a ma­ne­jar di­ver­sos asun­tos en una mis­ma con­ver­sa­ción. Y te­ne­mos un re­gis­tro del otro que es muy par­ti­cu­lar, y eso tam­bién es “muy de mi­na”. De to­das ma­ne­ras, no se tra­ta de crear es­te­reo­ti­pos, sino de mos­trar co­sas que nos pa­san a to­das.

¿Vos qué ti­po de mi­na sos?

En reali­dad, to­das so­mos to­do. Eso es muy “co­sa de mi­nas”: la si­mul­ta­nei­dad de gen­te que vi­ve aden­tro tu­yo. Los di­fe­ren­tes ti­pos de per­so­na­li­dad que van apa­re­cien­do a lo lar­go del día. Por ejem­plo, cuan­do es­toy en "plan ma­dre", siem­pre ten­go la in­ten­ción de ser la me­jor, co­sa que a na­die le sale. Me quie­ro ha­cer la per­fec­ta, lle­vo el tup­per con la ver­du­ri­ta y soy res­pon­sa­ble. Pe­ro, la ver­dad, soy muy caó­ti­ca y me doy cuen­ta de que no pue­do con to­do. Creo que los cam­bios de hu­mor y la au­to­es­ti­ma tam­bién me re­pre­sen­tan, y que las mu­je­res te­ne­mos que la­bu­rar mu­cho la au­to­es­ti­ma, sen­tir­nos más se­gu­ras con lo que ha­ce­mos. De­cir­nos “sí, ne­na, si es­tás acá es por­que te lo me­re­cés. El hom­bre eso lo tie­ne más re­suel­to.

No te ima­gino se­ria, pe­ro em­pe­zas­te en un noticiero a tra­ba­jar.

¡Sí! ¡Re se­ria! Cuan­do me re­ci­bí de lo­cu­to­ra, en 2002, no sa­bía qué ha­cer: te­nía cla­ro que me gus­ta­ba la co­mu­ni­ca­ción y jus­to que­dé en un cas­ting de Ca­nal 9 pa­ra tra­ba­jar en un noticiero co­mo pre­sen­ta­do­ra de no­ti­cias. Y des­pués es­tu­ve tres años co­mo no­te­ra en la ca­lle. Fue ra­rí­si­mo, por­que era ob­vio que no en­ca­ja­ba y jus­ta­men­te lo más có­mo­do en la vi­da es en­ca­jar. Pe­ro cuan­do en­con­tré la co­me­dia to­do se aco­mo­dó. Ese era mi lu­gar en el mun­do. Al prin­ci­pio, fue un jue­go, por­que no pen­sé que iba a ser mi tra­ba­jo. El hu­mor es un ca­mino don­de hay que apren­der mu­cho; por suer­te, me lo to­mé muy en se­rio (ri­sas)y pu­de em­pe­zar a vi­vir de es­to.

Du­ran­te un tiem­po creí que sí, que él ha­bía in­flui­do, pe­ro des­pués re­cor­dé las sa­li­das a ver co­me­dias al tea­tro con un no­vio an­te­rior. Con Se­ba la­bo­ral­men­te nos lle­va­mos bas­tan­te mal, nun­ca nos sen­ti­mos có­mo­dos tra­ba­jan­do jun­tos. Si ten­go que mos­trar­le un mo­nó­lo­go nue­vo a al­guien, pre­fie­ro que sea a otra per­so­na. No­so­tros ya com­par­ti­mos mu­cho co­mo pa­re­ja, co­mo pa­dres. Des­pués sí va­mos a ver el re­sul­ta­do, eso es­tá bueno.

El mo­nó­lo­go es un la­bu­ro in­terno. En ge­ne­ral, sur­ge a par­tir de un he­cho que me su­ce­de en la vi­da. Al­go que me ha­ce sen­tir mal, lue­go se trans­for­ma en un con­te­ni­do. Tal vez, des­pués tar­do diez fun­cio­nes en en­con­trar la ma­ne­ra más gra­cio­sa de con­tar­lo. Pe­ro nun­ca es­cri­bo: le pon­go el tí­tu­lo y me lar­go.

Sí, to­do se re­tro­ali­men­ta. Por ejem­plo, aho­ra ha­go un ma­te­rial de una ami­gui­ta que te­nía cuan­do era chi­ca, cor­do­be­sa, la Co­ti Cons­tan­za. Sur­gió cuan­do fui a Cór­do­ba, que em­pe­cé a ha­blar de ella y se trans­for­mó en par­te del mo­nó­lo­go. Otra co­sa que me lla­mó la aten­ción, cuan­do voy de gi­ra por el país, es que el por­te­ño tie­ne un ni­vel de ace­le­re que en la pro­vin­cia no exis­te. Sin em­bar­go, yo ha­blo mu­cho de la mu­jer, de su lis­ta eter­na de co­sas por ha­cer; no sa­bía có­mo po­día fun­cio­nar eso y fun­cio­nó de la mis­ma ma­ne­ra. Evi­den­te­men­te se tra­ta de al­go in­he­ren­te a la mu­jer.

No sé si es mi re­fe­ren­te, pe­ro me gus­tan mu­cho los pro­gra­mas de Ellen De­ge­ne­res. Tam­bién ad­mi­ro los co­lo­res que tie­ne pa­ra con­du­cir Ve­ro Lo­zano, que pa­sa del dra­ma a la co­me­dia sin pro­ble­mas. Yo no po­dría, me que­da­ría llo­ran­do en ca­da en­tre­vis­ta. Tam­bién hay al­go de Su­sa­na Gi­mé­nez que me co­pa, no le en­tran las ba­las, di­ce las peo­res bar­ba­ri­da­des y se la ban­ca. Ad­mi­ro ese per­fil de mu­jer que se ha­ce so­la y sale ade­lan­te.

"LAS MU­JE­RES TE­NE­MOS QUE VALORARNOS. EL HOM­BRE LO TIE­NE MÁS RE­SUEL­TO."

Sí, pe­ro es­toy apren­dien­do a reír­me de las co­sas que me es­cri­ben pa­ra que no me afec­te. Me cau­sa gra­cia la gen­te que me di­ce que de­ja de se­guir­me en las re­des so­cia­les. Pien­so: “Si por es­to me de­jás, lo que se­ría si char­la­mos un ra­to...” (ri­sas). •

En el cen­tro de con­ven­cio­nes del Ho­tel Ara­kur se reali­zó la pre­sen­ta­ción ofi­cial de Vía Us­huaia con la par­ti­ci­pa­ción de cer­ca de un cen­te­nar de re­pre­sen­tan­tes de dis­tin­tos ám­bi­tos ins­ti­tu­cio­na­les de la ciu­dad más aus­tral del país.

Del lan­za­mien­to par­ti­ci­pa­ron el Vi­ce­go­ber­na­dor de la pro­vin­cia de Tie­rra del Fue­go, Juan Car­los Ar­can­do; el Co­man­dan­te del Área Na­val Aus­tral, Con­tral­mi­ran­te Mar­cos Er­nes­to Hen­son; Ma­ría del Va­lle Zu­ñi­ga y Adrián Mihoe­vich, quie­nes ma­te­ria­li­za­ron y lle­van ade­lan­te el Vía del ex­tre­mo sur del país. Ade­más se en­con­tra­ron pre­sen­tes re­pre­sen­tan­tes del Eje­cu­ti­vo y Le­gis­la­ti­vo pro­vin­cial y mu­ni­ci­pal; Hu­go Can­se­co, Co­man­dan­te de los Bom­be­ros Vo­lun­ta­rios de Us­huaia; Car­los La­to­rre, Pre­si­den­te del Cen­tro de Ex­com­ba­tien­tes de Mal­vi­nas. Lue­go de la pre­sen­ta­ción de la red de co­mu­ni­ca­ción que ya cuen­ta con pre­sen­cia en gran par­te del país, Ma­ría del Va­lle Zu­ñi­ga, Ge­ren­te de Es­pa­cio Ma­kers, ex­pre­só que “fue jus­ta­men­te aquí don­de di mis pri­me­ros pa­sos en la pro­fe­sión. Vol­ver a Us­huaia con es­te pro­yec­to es re­en­con­trar­me con mis orí­ge­nes, don­de vuel­vo a ver a mu­chos pro­fe­sio­na­les que fue­ron par­te de mis ini­cios y con los que guar­do una ex­ce­len­te re­la­ción”. Gui­ller­mo Cu­lell, de Vía País, afir­mó: “El sue­ño que tu­vi­mos es­tá exis­tien­do con ca­da Vía que se su­ma a la red. Un sue­ño que no se ago­ta en las ca­pi­ta­les, por­que es­ta­mos dán­do­le im­por­tan­cia na­cio­nal a to­das las lo­ca­lías”. •

VÍA PAÍS YA TIE­NE PRE­SEN­CIA EN BUENA PAR­TE DE LA AR­GEN­TI­NA. UN SUE­ÑO QUE NO PA­RA DE CRE­CER.

Abrir una pal­ta, sa­car­le la se­mi­lla, ex­traer la pul­pa y pi­sar­la con un te­ne­dor. Agre­gar cu­bi­tos de to­ma­te y ce­bo­lla pi­ca­da.

Con­di­men­tar con ci­lan­tro, li­món y sal. ¿Exis­ti­rá fe­li­ci­dad más ins­tan­tá­nea que la de hun­dir un nacho cru­jien­te en un ta­zón de guacamole? La cre­cien­te po­pu­la­ri­dad de es­ta sal­sa me­xi­ca­na –pro­cla­ma­da el snack fa­vo­ri­to del Su­per Bowl, el even­to de­por­ti­vo más vis­to del pla­ne­ta– ha he­cho au­men­tar ver­ti­gi­no­sa­men­te la de­man­da mun­dial de pal­ta en los úl­ti­mos quin­ce años. Pe­ro ¿cuán­tos de sus fa­ná­ti­cos co­no­cen la pe­li­gro­sa ru­ta que re­co­rre es­ta fru­ta an­tes de lle­gar a sus pla­tos?

Los agua­ca­tes del dia­blo (2017), un reportaje rea­li­za­do por el pro­gra­ma pe­rio­dís­ti­co fran­cés En­vo­yé Spé- cial, mues­tra por qué pro­du­cir pal­tas es una ac­ti­vi­dad de al­to ries­go en Mi­choa­cán, el es­ta­do me­xi­cano de don­de pro­vie­ne la gran ma­yo­ría de las pal­tas que se con­su­men en la Ar­gen­ti­na y el mun­do. Su ex­por­ta­ción re­por­ta a Mé­xi­co más de mil mi­llo­nes de dó­la­res al año.

En Mi­choa­cán, el reino del agua­ca­te, los pro­duc­to­res –que de­fo­res­tan ile­gal­men­te cien­tos de hec­tá­reas de bos­ques pa­ra sem­brar “oro ver­de”– vi­ven ba­jo la ame­na­za de los cár­te­les de la dro­ga, que los ex­tor­sio­nan, se­cues­tran y asesinan pa­ra que­dar­se con una par­te del bo­tín.

La zo­na, por otra par­te, se en­cuen­tra al bor­de de una ca­tás­tro­fe sa­ni­ta­ria. En las plan­ta­cio­nes clan­des­ti­nas de pal­ta, la uti­li­za­ción de agro­quí­mi­cos no es­tá re­gu­la­da por el go­bierno. Pa­ra ase­gu­rar­se una buena co­se­cha, los pro­duc­to­res em­plean pes­ti­ci­das ile­ga­les. Es­tas sus­tan­cias al­ta­men­te tó­xi­cas ya de­ja­ron se­cue­las en de­ce­nas de tra­ba­ja- do­res y po­bla­do­res de la zo­na: en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas, mal­for­ma­cio­nes, abor­tos y pro­ble­mas re­pro­duc­ti­vos. Pe­ro el mie­do ha­ce que to­dos ca­llen.

Ele­va­da a la ca­te­go­ría de “su­per­ali­men­to” por sus cuan­tio­sas pro­pie­da­des nu­tri­ti­vas, la pal­ta es so­lo una de las mo­das gas­tro­nó­mi­cas cu­yo es­ca­lo­frian­te de­trás de es­ce­na es des­co­no­ci­do por los con­su­mi­do­res.

Nun­ca co­mo en nues­tra épo­ca se rindió tan­to cul­to a la co­mi­da: múl­ti­ples pro­gra­mas de co­ci­na pla­gan la TV, los chefs son ve­ne­ra­dos co­mo es­tre­llas de rock y nin­gún mi­llen­nial que se pre­cie de foo­die da un bo­ca­do a su ce­na an­tes de sa­car­le fo­to. Pe­ro a la par de es­ta gour­me­ti­za­ción, cre­ce la ig­no­ran­cia so­bre el ori­gen y la ca­li­dad de los ali­men­tos que con­su­mi­mos a dia­rio. Una se­rie de do­cu­men­ta­les, dis­po­ni­bles en Net­flix, po­ne ba­jo la lu­pa a la in­dus­tria ali­men­ta­ria, con re­ve­la­cio­nes que de­ja­rán sin ape­ti­to a más de uno.

A tra­vés de los hue­vos, con­su­mi­mos re­si­duos de los an­ti­bió­ti­cos que re­ci­ben los po­llos.

La mi­le­na­ria tra­di­ción de de la api­cul­tu­ra es­tá ba­jo ame­na­za.

— POR JI­ME­NA D´ANNUNZIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.