EL DI­LE­MA DEL HUE­VO Y LA GA­LLI­NA

Los Andes - Rumbos - - PRESENTACIÓN -

Las em­pre­sas aví­co­las com­pi­ten fe­roz­men­te en­tre sí. ¿El ga­na­dor? Quien críe en tiem­po ré­cord al po­llo más gran­de con la me­nor can­ti­dad de ali­men­to po­si­ble.

Si al­gu­na vez co­mis­te po­llo, se­gu­ra­men­te vi­vió ca­si to­da su vi­da en un edi­fi­cio co­mo es­te”, ex­pli­ca la se­rie do­cu­men­tal Rot­ten. El lu­gar en cues­tión es el os­cu­ro gal­pón de una gran­ja es­ta­dou­ni­den­se en la que se crían ha­ci­na­dos unos 20 mil po­llos y ga­lli­nas. ¿La ta­rea del avi­cul­tor? Ase­gu­rar­se de que las aves pa­sen sus días y no­ches con el pi­co en­te­rra­do en el co­me­de­ro.

Eso sí, des­de que na­cen has­ta que son sa­cri­fi­ca­das, hay que evi­tar a to­da cos­ta que las aves su­fran es­trés, por­que el es­trés sig­ni­fi­ca muer­te pre­ma­tu­ra. Y la muer­te, gran­des pér­di­das eco­nó­mi­cas.

“El sis­te­ma mun­dial de ali­men­tos pa­re­ce ba­sar­se en una pre­mi­sa: pro­du­cir una can­ti­dad mons­truo­sa de co­mes­ti­bles al me­nor cos­to po­si­ble, a ex­pen­sas del me­dio am­bien­te, la sa­lud pú­bli­ca y las bue­nas prác­ti­cas la­bo­ra­les”. Así era in­tro­du­ci­da la edi­ción es­pe­cial que la re­vis­ta del New York Ti­mes de­di­có en 2016 al mun­do de los ali­men­tos. Una fra­se que, al ha­blar so­bre la in­dus­tria aví­co­la, apli­ca a la per­fec­ción.

El po­llo es la car­ne ani­mal más con­su­mi­da en Es­ta­dos Uni­dos, país que ade­más ex­por­ta al mun­do más de tres mi­llo­nes de to­ne­la­das de es­te pro­duc­to al año. Pa­ra sa­tis­fa­cer la al­tí­si­ma de­man­da, las em­pre­sas aví­co­las con­tro­lan su ac­ti­vi­dad con la pre­ci­sión de un re­loj sui­zo. “Los po­llos de en­gor­de han si­do cria­dos me­ticu­losa­men­te du­ran­te un si­glo pa­ra en­gor­dar rá­pi­do. Hoy, en so­lo 42 días, ya es­tán lo su­fi­cien­te­men­te gor­dos co­mo pa­ra ser sa­cri­fi­ca­dos”, re­la­ta el do­cu­men­tal.

El gran­je­ro re­gu­la ri­gu­ro­sa­men­te la co­mi­da, los me­di­ca­men­tos, el agua, la tem­pe­ra­tu­ra y has­ta la can­ti­dad de ai­re que co­rre en los ga­lli­ne­ros. Si ha­ce bien su tra­ba­jo, ca­da par­te del ave pue­de ge­ne­rar ga­nan­cias a la em­pre­sa. Por­que en es­te ne­go­cio na­da se des­per­di­cia. In­clu­so las pa­ti­tas y uñas del po­llo se ex­por­tan de Es­ta­dos Uni­dos a Asia, don­de son un bo­ca­di­llo muy po­pu­lar.

En los ga­lli­ne­ros co­mer­cia­les, la vi­da de los po­llos es bre­ve y muy po­bre en ca­li­dad. Se­gún Rot­ten, “la ma­yo­ría au­men­ta de pe­so tan rá­pi­do que no pue­de ca­mi­nar. El amo­nia­co que li­be­ran sus ex­cre­men­tos ha­ce que el ai­re sea irres­pi­ra­ble. Y ca­si nun­ca ven la luz del día, por­que la luz fo­men­ta la ac­ti­vi­dad y un po­llo ac­ti­vo es un po­llo más du­ro”.

Cuan­do se tra­ta de po­llos, el ta­ma­ño im­por­ta. Y mu­cho. A los avi­cul­to­res se les pa­ga se­gún el pe­so de las aves, lo cual los lle­va re­cu­rrir al uso de an­ti­bió­ti­cos co­mo la ce­fa­los­po­ri­na pa­ra ha­cer­las cre­cer rá­pi­da­men­te. “Ade­más, se las ali­men­ta con maíz y so­ja ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­das, con to­xi­na Bt”, afir­ma la Dra. Toni Bark, pe­dia­tra y aban­de­ra­da de la me­di­ci­na in­te­gra­ti­va. “Al con­su­mir sus hue­vos, con­su­mi­mos re­si­duos de es­tas sus­tan­cias da­ñi­nas”.

Pe­ro las aves y los con­su­mi­do­res no son las úni­cos mal­tra­ta­dos en es­te ne­go­cio. Gi­gan­tes de la in­dus­tria aví­co­la y pro­ce­sa­do­ras de car­ne co­mo la bra­si­le­ña JBS im­po­nen con­di­cio­nes abu­si­vas a sus pro­duc­to­res. Mien­tras que, en un su­per­mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se, un po­llo se ven­de por sie­te dó­la­res, el avi­cul­tor re­ci­be 36 cen­ta­vos por criar­lo.

VÍA LÁC­TEA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.