VER­DA­DES SO­BRE EL ORO BLAN­CO

Los Andes - Rumbos - - PRESENTACIÓN -

So­mos la úni­ca es­pe­cie que –in­clu­so en la adul­tez– be­be le­che de otra es­pe­cie. ¿Es po­si­ble que es­te ali­men­to no sea tan sa­lu­da­ble co­mo la in­dus­tria de los lác­teos nos lo hi­zo creer?

Pa­ra pro­mo­ver el con­su­mo de le­che en Es­ta­dos Uni­dos, se lan­zó en 1993 una de las cam­pa­ñas más exi­to­sas de la his­to­ria de la pu­bli­ci­dad: ¿Got milk?. Ac­tri­ces, can­tan­tes y de­por­tis­tas fa­mo­sos se tur­na­ron pa­ra apa­re­cer en afi­ches y co­mer­cia­les de TV lu­cien­do un fal­so bi­go­te de le­che. El re­sul­ta­do fue un enor­me au­men­to en las ven­tas, que lle­vó a las com­pa­ñías lác­teas a ex­ten­der la cam­pa­ña has­ta 2014.

Des­de que so­mos chi­cos, los me­dios nos con­ven­cen de que to­mar le­che es la cla­ve pa­ra cre­cer sano y con hue­sos fuer­tes. El do­cu­men­tal Food Choi­ces, se en­car­ga de des­ba­ra­tar es­te dog­ma ali­men­ti­cio. “La le­che es un ali­men­to sa­lu­da­ble... pe­ro pa­ra las va­cas be­bés”, afir­ma el Dr. Mi­chael Gre­ger, una de las fi­gu­ras más re­co­no­ci­das del mun­do de la nu­tri­ción. “¿Qué es la le­che de va­ca? Un cóc­tel de hor­mo­nas de cre­ci­mien­to des­ti­na­da a que un ter­ne­ro au­men­te unos cien­tos de ki­los en po­cos me­ses. Pe­ro pa­ra una per­so­na adul­ta, con­su­mir ese ex­tra de hor­mo­nas de no es na­da bueno”.

Su co­le­ga, el Dr. John McDou­gall, des­cri­be a la le­che co­mo “car­ne lí­qui­da”: ri­ca en gra­sa, ri­ca en co­les­te­rol, na­da de fi­bra. Y se­ña­la que ma­les co­mo el cán­cer de prós­ta­ta, el Par­kin­son, el as­ma, la dia­be­tes y la in­fer­ti­li­dad mas­cu­li­na es­tán sos­pe­cho­sa­men­te aso­cia­dos al con­su­mo de lác­teos.

En cuan­to a la re­la­ción en­tre la can­ti­dad de le­che que con­su­mi­mos y la os­teo­po­ro­sis, el Dr. Co­lin Camp­bell, au­tor de El Es­tu­dio de Chi­na, afir­ma: “los datos mues­tran que a ma­yor in­ges­ta de cal­cio, más al­to es el ries­go de os­teo­po­ro­sis. Pe­ro, cla­ro, na­die quie­re es­cu­char eso”.

Y por si a es­ta al­tu­ra del do­cu­men­tal to­da­vía que­da­ba en pie al­gún de­fen­sor de los lác­teos, Food Choi­ces ad­vier­te tam­bién so­bre las sus­tan­cias da­ñi­nas pre­sen­tes en el que­so: “La ca­seí­na que usan pa­ra unir el que­so es­tá lle­na de quí­mi­cos tan­to

o más adic­ti­vos que la he­roí­na”. En­ton­ces, ¿por qué los lác­teos tie­nen tan buena pren­sa? El Dr. Camp­bell apun­ta a una cons­pi­ra­ción: “La úni­ca ra­zón por la que la gen­te cree que ne­ce­si­ta­mos más cal­cio es por­que ha­ce dos dé­ca­das, los cien­tí­fi­cos au­men­ta­ron la ci­fra de cuán­to cal­cio ne­ce­si­ta­mos. Esa ma­ni­pu­la­ción, a su vez, es­tu­vo in­fluen­cia­da por la in­dus­tria lác­tea. ¿Que no be­be­mos su­fi­cien­te le­che?. Eso es lo que quie­ren ellos que pen­se­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.