A CON­TAR ABEJITAS

Los Andes - Rumbos - - PRESENTACIÓN -

El ne­go­cio de la miel cre­ce a la mis­ma ve­lo­ci­dad en que la can­ti­dad de abe­jas dis­mi­nu­ye en el mun­do. ¿A qué tru­cos re­cu­rre la in­dus­tria pa­ra sa­tis­fa­cer la enor­me de­man­da?

La abe­ja ab­sor­be el néc­tar de las flo­res y la al­ma­ce­na en su es­tó­ma­go. Al vol­ver al panal, se lo en­tre­ga a una abe­ja obre­ra. Es­ta se en­car­ga­rá de apli­car­le en­zi­mas pa­ra con­ver­tir­la en la miel que al­ma­ce­na­rá en las cel­das del panal.

Ri­ca en vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, la pro­duc­ción de es­te nu­tri­ti­vo ali­men­to se ha con­ver­ti­do en un ne­go­cio en pleno au­ge. A lo lar­go de la úl­ti­ma dé­ca­da, el con­su­mo mun­dial de miel se ha ido in­cre­men­tan­do por más de 18 mi­llo­nes de ki­los al año. Es­te au­men­to se de­be en par­te a que –pa­ra po­der ven­der­los co­mo “ali­men­tos sa­lu­da­bles”– la miel de abe­ja ha em­pe­za­do a re­em­pla­zar al azú­car co­mo en­dul­zan­te en la fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos co­mo el pan, las pa­pas fri­tas, el ja­món y las ga­lle­ti­tas.

Tan­to ha cre­ci­do su de­man­da, que ex­ce­de la ofer­ta des­de ha­ce ya al­gu­nos años. Si la pro­duc­ción no se da abas­to, “¿de dón­de pro­vie­ne la miel que sa­tis­fa­ce esa de­man­da?”, es la pre­gun­ta que ex­plo­ra “Abo­ga­dos, ar­mas y abe­jas”, el epi­so­dio de Rot­ten de­di­ca­do a la miel.

“Los con­su­mi­do­res es­tán co­mien­do un pro­duc­to que no es miel pu­ra, pe­ro que pa­sa las prue­bas ofi­cia­les”, afir­ma en el do­cu­men­tal Nor­ber­to Gar­cía, pre­si­den­te de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de Ex­por­ta­do­res de Miel. “Ca­da vez que se desa­rro­lla una nue­va prue­ba de ca­li­dad, los adul­te­ra­do­res desa­rro­llan un nue­vo mé­to­do pa­ra po­der bur­lar­la, di­ce Gar­cía.

Se­gún ex­pli­ca, mu­cha de la miel que cir­cu­la en el mer­ca­do es­tá di­lui­da con ja­ra­bes ba­ra­tos de maíz o de arroz. Al­gu­nos su­ce­dá­neos de la miel tie­nen es­ca­so va­lor nu­tri­cio­nal. Otros, con­tie­nen quí­mi­cos no­ci­vos pa­ra la sa­lud.

En la Ar­gen­ti­na, ter­cer pro­duc­tor de miel en el mun­do, es­te pro­duc­to es­tá cons­tan­te­men­te en la mi­ra de la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Me­di­ca­men­tos, Ali­men­tos y Tec­no­lo­gía Mé­di­ca (ANMAT). Es fre­cuen­te que es­te or­ga­nis­mo re­ti­ra de cir­cu­la­ción al­gu­nas mar­cas. En mu­chos ca­sos, por tra­tar­se de miel adul­te­ra­da o que es­tá eti­que­ta­da co­mo “100% pu­ra” sin ser­lo.

Los cien­tí­fi­cos ad­vier­ten que en los pró­xi­mos años se­rá ca­da vez más di­fí­cil con­se­guir miel ver­da­de­ra. Por más de una dé­ca­da, las abe­jas han es­ta­do mu­rien­do en nú­me­ros ré­cord en to­do el mun­do. ¿Su prin­ci­pal ase­sino? La agri­cul­tu­ra mo­der­na, que es­tá aca­ban­do con el há­bi­tat de las abe­jas. Se­gún Rot­ten, “hoy las abe­jas mue­ren por una com­bi­na­ción de es­trés, pro­vo­ca­do por pa­rá­si­tos, in­sec­ti­ci­das y mo­no­cul­ti­vos agroin­dus­tria­les que han re­em­pla­za­do los pra­dos flo­ri­dos por acres de cul­ti­vos que no ofre­cen néc­tar a las abe­jas”.

La pro­ble­má­ti­ca de las abe­jas – cu­ya fun­ción es pri­mor­dial en el equi­li­brio del pla­ne­ta– es tan preo­cu­pan­te que se con­vir­tió en el te­ma de un ca­pí­tu­lo de la apo­ca­líp­ti­ca se­rie Black Mi­rror. Pe­ro el do­cu­men­tal ex­pli­ca que no son so­la­men­te las abe­jas sino tam­bién los api­cul­to­res los que lu­chan por se­guir a flo­te. Pe­se a que es­tos en­con­tra­ron for­mas de re­cons­truir las co­lo­nias, la can­ti­dad de miel que pro­du­cen las abe­jas si­gue ba­jan­do a un rit­mo alar­man­te. •

Pa­ris Fas­hion Week 2018

El cor­de­roy lle­gó a las pa­sa­re­las pa­ra mos­trar que es una de las me­jo­res op­cio­nes tex­ti­les de la tem­po­ra­da.

Des­mi­gar la man­te­ca con el azú­car, agre­gar el hue­vo y las ye­mas. Aña­dir la ha­ri­na cer­ni­da con la fé­cu­la de maíz y per­fu­mar con la ra­lla­du­ra de li­món. To­mar los in­gre­dien­tes y for­mar una ma­sa li­sa. De­jar des­can­sar en la he­la­de­ra ta­pa­da unos 30 mi­nu­tos. Es­ti­rar y fo­rrar una tar­te­ra en­man­te­ca­da y en­ha­ri­na­da de 24 cm de diá­me­tro. Re­ser­var en la he­la­de­ra. En un bol, mez­clar la ri­co­ta, el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.