El jui­cio de dios

Los Andes - Rumbos - - BAJORELIEVE - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Al co­men­zar el S. XIV, Fe­li­pe IV, rey de legendaria in­te­li­gen­cia, rei­na­ba en Fran­cia. Me­dian­te el po­der que re­te­nía, ha­bía do­ble­ga­do a los so­ber­bios ba­ro­nes nor­man­dos, ven­ci­do a los fla­men­cos su­ble­va­dos, qui­ta­do Aqui­ta­nia a los in­gle­ses y te­nía en un puño al Pa­pa, a quien ins­ta­ló por la fuer­za en Avi­ñón. Un es­tu­dio­so di­jo: “Los Par­la­men­tos obe­de­cían a sus ór­de­nes y los con­ci­lios res­pon­dían a sus so­bor­nos.”

Con­ta­ba con tres hi­jos pa­ra per­pe­tuar su di­nas­tía, y su hi­ja Isa­bel es­ta­ba ca­sa­da con el rey de In­gla­te­rra –ver la pe­lí­cu­la Corazón va­lien­te–; seis mo­nar­cas eran sus va­sa­llos y ca­si to­da Eu­ro­pa ha­bía fir­ma­do sus tra­ta­dos.

Nin­gu­na for­tu­na es­ca­pa­ba a su avi­dez: ha­bía gra­va­do los bie­nes de la Igle­sia, con­fis­ca­do a los ju­díos y ex­po­lia­do a los ban­que­ros lom­bar­dos. Pa­ra cu­brir las deu­das del trono, al­te­ró la mo­ne­da, subió los im­pues­tos y la po­bre­za sem­bró la rui­na y el ham­bre, y quien osa­ba amo­ti­nar­se ter­mi­na­ba en la hor­ca. Só­lo la Or­den de los Tem­pla­rios –una for­mi­da­ble or­ga­ni­za­ción mi­li­tar, re­li­gio­sa y fi­nan­cie­ra que de­bía sus glo­rias y ri­que­zas a las Cru­za­das– se re­sis­tía a su po­der.

La in­de­pen­den­cia del Tem­ple in­quie­ta­ba al rey, que tam­bién co­di­cia­ba sus in­men­sas ri­que­zas. Pa­ra apo­de­rar­se del oro, ar­mó con­tra ellos uno de los pro­ce­sos más vas­tos de la his­to­ria: ca­si 15.000 hom­bres es­tu­vie­ron su­je­tos a jui­cio du­ran­te sie­te años, en los cua­les se in­cu­rrió en to­do ti­po de in­fa­mias. Y al fi­na­li­zar, el “Rey de Hie­rro” fir­mó la muer­te de los prin­ci­pa­les tem­pla­rios.

Di­ce la le­yen­da que des­de la ho­gue­ra, su su­pe­rior, Ja­ques de Mo­lay, mal­di­jo al rey y a los que ama­ña­ron el pro­ce­so: el pa­pa Cle­men­te y el se­cre­ta­rio del reino, Gui­ller­mo de No­ga­ret. Nom­brán­do­los uno a uno, los em­pla­zó a que, an­tes de un año, com­pa­re­cie­ran an­te Dios pa­ra re­ci­bir su cas­ti­go. Y co­mo si fue­ra po­co, mal­di­jo al mo­nar­ca has­ta la de­ci­mo­ter­ce­ra ge­ne­ra­ción: si­guien­do la lí­nea ge­nea­ló­gi­ca de Fe­li­pe a tra­vés de los Ca­pe­tos, se­gún al­gu­nos cro­nis­tas, ve­mos que ter­mi­na en Luis XVI, muer­to por la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa.

Pa­ra sor­pre­sa de al­gu­nos, el pa­pa Cle­men­te mu­rió a los cua­ren­ta días de la mal­di­ción de­bi­do a “unas fie­bres y an­gus­tias inex­pli­ca­bles”. Qui­zá lo en­ve­ne­na­ron, pe­ro el pue­blo lo atri­bu­yó a la mal­di­ción.

El se­gun­do em­pla­za­do, No­ga­ret, mu­rió sin du­da en­ve­ne­na­do, al pa­re­cer por or­den de un no­ble que sos­pe­cha­ba que aquél ha­bía en­tre­ga­do a sus hi­jas a la ver­güen­za, de­ve­lan­do lo que su­ce­día en la To­rre de Nes­le.

La muer­te al­can­zó a Fe­li­pe a fi­nes de 1314, du­ran­te una ca­ce­ría: se le apa­re­ció un cier­vo “pe­re­grino” –más sal­va­je que los que an­dan en ma­na­da– y lo ten­tó a se­guir­lo a tra­vés de un bos­que ce­rra­do, se­pa­rán­do­lo de sus hom­bres. Y cuan­do iba a ma­tar­lo, el ani­mal se vol­vió mi­rán­do­lo, y él vio bri­llar en­tre sus cuer­nos la cruz de San Hu­bert, pa­trón de la ca­za.

Uno de sus pe­rros lo en­con­tró, ho­ras des­pués, en el sue­lo y bal­bu­cean­do. Lo lle­va­ron al cas­ti­llo, ago­ni­zó por do­ce días y ex­pi­ró an­tes del año. Mu­rió con los ojos abier­tos y fue im­po­si­ble ce­rrár­se­los: des­pués de va­rios in­ten­tos, se los ven­da­ron. Cuan­do le abrie­ron el pe­cho pa­ra en­te­rrar su corazón en un monasterio, des­cu­brie­ron que és­te era “tan pe­que­ño co­mo el de un re­cién na­ci­do.”

Sin em­bar­go, tam­po­co en­ton­ces des­can­só en paz: una no­che de l695, un ra­yo ca­yó so­bre el con­ven­to y su fue­go des­tru­yó la Cruz ro­ba­da a los Tem­pla­rios y su corazón. Su­ge­ren­cias: 1) Leer la sa­ga de Los re­yes mal­di­tos, de Mau­ri­ce Druon; 2) Ver la pe­lí­cu­la La to­rre de Nes­le; 3) Leer la no­ve­la del mis­mo nom­bre, de Ale­jan­dro Du­mas. •

La au­to­no­mía de los Tem­pla­rios in­quie­ta­ba al rey Fe­li­pe IV, que co­di­cia­ba sus in­men­sas ri­que­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.